Moro y Samper se dan la mano para salvar al Real Murcia

Raúl Moro se dirige a los presidentes de las peñas y los accionistas oro y plata, en la inauguracion del muro de la salvacion que homenajea a quienes compraron acciones en la ultima ampliacion, en una imagen del pasado mes de marzo./Juan Carlos Caval / AGM
Raúl Moro se dirige a los presidentes de las peñas y los accionistas oro y plata, en la inauguracion del muro de la salvacion que homenajea a quienes compraron acciones en la ultima ampliacion, en una imagen del pasado mes de marzo. / Juan Carlos Caval / AGM

El presidente grana y el máximo accionista alcanzan un principio de acuerdo para evitar que el club entre en liquidación tras la Junta General Extraordinaria de hoy

BORJA TORRASMURCIA

Era cuestión de tiempo, y de que le Junta General Extraordinaria que se celebra hoy al mediodía se fuese acercando, para que alguna de las partes moviese ficha en un proceso de negociación que estaba encasquillado. Raúl Moro movió pieza ayer. Telefoneó a Gonzalo Samper para buscar un entendimiento antes de la reunión de hoy.

El murcianismo puede respirar aliviado porque todo apunta a que la Junta va a tener un final feliz. Para evitar sorpresas, Gonzalo Samper, que hoy está en Murcia, y Moro se reunirán antes para concretar todos los puntos del acuerdo al que han llegado.

Este acercamiento, deseado por los aficionados, pero que hasta ayer estaba en el aire, se ha producido. Ambas partes han cedido en sus pretensiones y han hallado un punto intermedio en el que encontrarse para evitar que el Real Murcia agonizase durante unos meses hasta pasar por la liquidación y ser subastado.

El principal accionista acepta ceder su participación por unos 150.000 euros

Ambas partes se reunirán antes de la Junta de esta mañana para concretar el acuerdo al que han llegado

De los 222.000 euros que ofreció Raúl Moro a Samper en una primera toma de contacto para quedarse con todo el paquete del máximo accionista, a los 100.000 que puso después encima de la mesa, y que provocaron que la negociación se congelase, se ha pasado a un cifra intermedia, de unos 150.000 euros, que ha vuelto a acercar a ambas partes.

Este dinero, no obstante, no será transferido de forma inmediata, sino que estará regulado debidamente por una escritura notarial con la que Samper se asegure el cobro, a cambio de traspasar sus acciones a Raúl Moro. Esos 150.000 euros irán a parar a los acreedores de Gestora Deportiva Murciana, que a su vez son empresas del propio Gonzalo Samper. Algunas, además, están en pleno proceso de concurso de acreedores.

No ha sido este el único punto negociado, ya que Gonzalo Samper quería evitar a toda costa quedar en fuera de juego en el accionariado del club. Así que ha conseguido que Moro acepte un voto positivo de Samper en los dos asuntos calientes de la reunión. Se han entendido para que el máximo accionista vote que sí a la reducción de capital de las acciones, que pasará a tener un 10% menos de su valor actual, como se explica en el punto cuarto del orden del día. De esta forma todos mantienen su porcentaje de acciones al mismo nivel que estaban; es decir, Samper conserva su 73% del accionariado y Raúl Moro, el 11,2%. Con este obstáculo salvado, el club logra un formalismo para que el club no rompa la legalidad con el reequilibrio patrimonial y no incumpla su balance económico.

El quinto punto de la reunión de hoy es el que más tensión ha generado entre Moro y Samper, porque cada parte defiende sus intereses.

Aunque con el anterior punto aprobado, la ampliación de capital pasa a un segundo plano, ya que se cumple con lo exigido, Moro pretendía que Samper votase que sí a esa ampliación, para poder invertir otros 400.000 euros que convirtiesen al actual presidente del Real Murcia en el máximo accionista de la entidad.

Sin embargo, a Gonzalo Samper esa fórmula no le convence y transmitió a Moro que votaría 'no' a esa ampliación para evitar que los activos de Gestora Deportiva Murciana perdiesen valor, ya que pasaría a tener un 22% de las acciones, en el momento en el que Moro hiciese la inversión prevista.

Con este acuerdo el club no podrá ir a la liquidación y actuará el administrador concursal asignado en el concurso de acreedores de Gestora Deportiva Murciana para intentar que ese proceso se acelere todo lo posible. De esta forma, y una vez acabado todo el proceso burocrático, Samper ha acordado con Moro que le traspasará todas sus acciones por esos referidos 150.000 euros, operación que constará en un escrito notarial para que ambas partes tengan todas las garantías sobre la mesa de que el acuerdo es total.

Si todo sale según lo previsto, el grupo de Moro seguirá al frente del Real Murcia como lo ha estado hasta ahora, en calidad de segundo máximo accionista, pero con plenas funciones para fichar y llevar el día a día del club. Moro podrá invertir los 400.000 euros que pensaba aportar a la ampliación de capital en calidad de préstamos participativos al Real Murcia durante las próximas semanas. Y al mismo tiempo estará a la espera de que la jueza María Dolores de las Heras ponga todo su empeño para que el concurso de acreedores de Gestora Deportiva Murciana termine cuanto antes, siempre y cuando no haya sorpresas durante el concurso. Normalmente podrían pasar unos tres meses, por lo que se iría al mes de octubre, pero desde el club tienen la esperanza de que, quizá a finales de julio o principios de septiembre -agosto es inhábil-, pueda estar el proceso terminado. Cuando eso suceda, será el momento en el que Moro y Samper se vean las caras por última vez para que el empresario extremeño cierre definitivamente la compra de acciones y se quede por completo con el Real Murcia.

El consejo de administración también quiere aprovechar la Junta de hoy para reducir el valor nominal que deben tener los accionistas para poder asistir a las juntas. Actualmente está en 874,80 euros y el deseo es que pase a ser de 43,74 euros, con el fin de facilitar la asistencia de accionistas a las futuras juntas.

Más

Fotos

Vídeos