Murcia y Extremadura o la guerra del talonario

Pedro Orfila, en su etapa en el Racing de Santander.
Pedro Orfila, en su etapa en el Racing de Santander. / Alberto Aja

El conjunto grana es, junto al de Juan Sabas, el que más dinero ofrece para engatusar a jugadores de Segunda

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Extremadura y el Real Murcia son los equipos que más fuerte están apostando este verano en el grupo IV de Segunda B, seguidos de lejos del UCAM y el Cartagena, que han decidido dar un paso atrás para no pagar los altos salarios a sus jugadores que están prometiendo extremeños y granas. El equipo que entrenará Juan Sabas y que está gobernado por Luis Oliver y un grupo de inversión, es el líder de la tabla de los más espléndidos, a pesar de que el club volvió a Segunda B la pasada temporada, tras su paso por Tercera División. Ha fichado a futbolistas con nivel para Segunda y les pagará como si fueran a competir en el fútbol profesional en busca del primer puesto de la clasificación.

Aunque en Segunda el salario mínimo marcado por la Liga es de 77.000 euros por temporada, el Extremadura pagará más de 120.000 euros a Airam Cabrera, el delantero de 29 años llegado desde Grecia, mientras que futbolistas como Kike Márquez (80.000) y Pardo (70.000) estarán en un segundo escalón. Este conjunto, además, se ha llevado piezas muy cotizadas en el mercado como Jesús Rubio, Candelas, Airam Benito, Fran Miranda o Airam Cabrera, entre otros, ofreciéndoles más que sus competidores. Incluso algunos como Morillas (finalmente ha fichado por el Albacete) o Cristo Martín (se queda en el Cartagena) se les han escapado, a pesar de las ofertas astronómicas que pusieron encima de la mesa por ellos.

El Murcia también ha apostado por la misma estrategia. El 'caso Ribas' ha sido su fichaje más sonado, ganando la partida al Cartagena en el último movimiento y ofreciéndole al portero balear 145.000 euros por dos temporadas. También se ha llevado a jugadores cotizados como Fernando Llorente y Santi Jara, igualmente con ofertas importantes, aunque el club grana también ha perdido otras batallas como la de Fran Pérez, por el que peleó con el UCAM hasta el último momento. Flores intentó convencer al central cántabro igualando todas las ofertas universitarias, pero finalmente Pérez decidió no cambiar de aires. Otra muestra de que el Murcia apuesta todo a la carta del ascenso es la oferta que el club grana ha hecho a Fede Vega, lateral del Alcorcón, al que ha puesto encima de la mesa 80.000 euros para la próxima campaña.

Los extremeños han roto el mercado con sueldos de hasta 120.000 euros; Ribas cobrará 145.000 por dos temporadas

El UCAM y el Cartagena han decidido no pisar tanto el acelerador, aunque también han tenido que hacer esfuerzos para retener a alguno de sus jugadores franquicia. Es el caso ya comentado de Fran Pérez en el UCAM, un equipo que va a disponer de menos de un millón bruto esta campaña para su plantilla y que pondrá encima de la mesa, como principal arma negociadora, su seriedad en los pagos, transparencia en la gestión y un proyecto que permite a los jugadores acceder a carreras universitarias y otros estudios sin coste alguno. El club albinegro, por su parte, ha perdido batallas como las de Ribas y Verdú, aunque apostó fuerte por Chavero (le pagará 60.000 euros) y Cristo Martín, que rondará en torno a los 45.000 anuales, como los dos jugadores referentes del nuevo proyecto.

Además del grupo IV, el III está que arde, con el Elche y el Mallorca como principales agitadores. El conjunto alicantino, al que han llegado Jorge Cordero y el grupo de Pina, está haciendo un equipo con el único objetivo de acabar primero. En Benja, su delantero referencia, se gastarán 150.000 euros, mientras que en la segunda línea los contratos rondarán los 70.000 que recibirá el murciano Tekio. El conjunto balear, tras el fichaje de Vicente Moreno, un entrenador que estuvo en la agenda del Lorca para Segunda, ha firmado a Manolo Reina, portero del Nástic, por 140.000 euros, demostrando que también va en serio. En otros grupos hay más mesura, aunque la Ponferradina de Carlos Terrazas, un Racing de Santander que comienza a rearmarse y el Mirandés, que mantiene el bloque del pasado año, también tienen como único objetivo el ascenso a Segunda por la vía rápida.

Fotos

Vídeos