El Murcia fulmina a Borja Gómez y el central denuncia al club por despido improcedente

Borja Gómez. /Javier Carrión / AGM
Borja Gómez. / Javier Carrión / AGM

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Borja Gómez ha dejado de ser jugador del Real Murcia de la peor forma posible. Tras contar con él durante toda la pretemporada, el lunes 17 agosto Deseado Flores le comunicó que prescindía de sus servicios. De verse como pieza clave del Murcia a estar en la calle, sin más. Con las plantillas del resto de equipos casi cerradas, el central madrileño pidió para marcharse, como procede en estos casos, una parte del sueldo firmado en su contrato y así poder llegar a otro lugar por un salario más bajo, compensando así quedarse en la calle con la liga empezada.

Según el propio jugador, el Murcia le ofreció una cantidad muy baja para rescindir y además dividida en varios plazos, un acuerdo que Borja Gómez rechazó. El Murcia, que le mandó una carta el pasado 16 de agosto para que se marchara de vacaciones hasta el 1 de septiembre, decidió despedirlo dos días después ante su negativa a aceptar, aludiendo bajo rendimiento.

Conciliación en septiembre

«No me dejaron ejercer mi derecho a trabajar, por eso no pillé las vacaciones. He consultado con la AFE y este despido es improcendente. Jugué 8 partidos de pretemporada y no me perdí ni un entrenamiento, así que estoy apto físicamente. Si me lo dicen en junio, les hubiera dado la mano y me hubiera ido sin cobrar, pero tenía hechas las matrículas de mis hijos en el colegio y todo organizado para vivir aquí. No les pido que me paguen todo el sueldo», dice el jugador, que ha denunciado al club por despido improcedente. El acto de conciliación será el 27 de septiembre.

Fotos

Vídeos