El Murcia quiere saldar su deuda con el Betis de Valladolid con la taquilla de la visita del Cartagena

A. G.MURCIA

La visita del Cartagena a la Nueva Condomina permitirá que el Real Murcia haga frente al último plazo del pago que tiene pendiente con el Betis de Valladolid por la deuda que los granas arrastran con este equipo desde el traspaso de Sergio Escudero al Schalke 04 alemán en el verano de 2010.

La operación se cerró en 2 millones y la cuarta parte (500.000 euros) corresponde al conjunto castellano-leonés. Los granas tienen pendiente el pago de 35.000 euros y el 1 de agosto de 2017 se firmó ante notario que este plazo se afrontaría con la venta de las entradas del derbi contra el Efesé, que tendrá lugar el 8 de abril.

En caso de que los granas no cumplan con este pago, deberán hacer frente a un recargo de 7.000 euros equivalente al 20% de la cantidad total. Así lo refleja el acta notarial suscrita entre ambos clubes.

Esta fórmula ya la empleó el Murcia cuando jugó en su estadio contra el UCAM. En aquella ocasión los 22.117 euros que se recaudaron de la venta de entradas también fueron a parar al Betis de Valladolid. Sin embargo, los pimentoneros debieron pagar el pasado 30 de diciembre de 2017 una cantidad de 15.000 euros que no abonaron hasta el 26 de enero.

Por este retraso los granas deben asumir un recargo de 3.000 euros que todavía no han afrontado. Los vallisoletanos han enviado un burofax a las oficinas de la Nueva Condomina recordando el pago pendiente y no descartan denunciar al Real Murcia si el club grana no cumple lo pactado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos