El Murcia salva otro 'match ball'

Raúl Moro y Gonzalo Samper se saludan antes de la Junta de Accionistas celebrada el 23 de junio./Vicente Vicéns / AGM
Raúl Moro y Gonzalo Samper se saludan antes de la Junta de Accionistas celebrada el 23 de junio. / Vicente Vicéns / AGM

El juzgado deja sin efecto la demanda presentada por Hacienda en la que pedía la disolución del club por el impago de 390.000 euros

ALBERTO GÓMEZMurcia

Después de llegar a un acuerdo con sus exempleados Víctor Alonso y Guillermo Fernández Romo, que supondrán un ahorro importante para sus arcas, el Real Murcia recibió ayer otra buena noticia de los tribunales. La titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Murcia, María Dolores de las Heras, tumbó la demanda presentada en mayo por Hacienda contra la entidad grana por el impago de 390.000 euros, correspondientes a un plazo del acuerdo que suscribieron el club grana y la Agencia Tributaria en 2010.

El fisco instaba a la disolución del equipo, pero la magistrada defendió la tesis que siempre han sostenido los actuales dirigentes del Real Murcia en este asunto, que no es otra que entender que la cantidad exigida por Hacienda está dentro del reconvenio del concurso de acreedores del club que se aprobó en octubre de 2016.

En efecto, el contenido del reconvenio sigue vigente, ya que recoge como fecha máxima para que el conjunto pimentonero tenga satisfechos todos sus pagos el próximo 31 de diciembre de 2019. Si antes de esa fecha la entidad llega a militar en Primera tendrá que saldar todo lo que debe, mientras que si sube a Segunda deberá abonar un 20 por ciento.

La Agencia Tributaria no da el brazo a torcer y prepara otra demanda contra el clubEl equipo grana debe 4 millones por el impago del IRPF desde 2009, cuando entró en concurso

En caso de estar en Segunda B, como sucede en la actualidad, el club no está obligado a abonar nada con el plazo máximo fijado como límite. Esta resolución a favor del Murcia ante Hacienda es la segunda que dicta la jueza De las Heras, ya que también se pronunció a favor de los intereses murcianistas en diciembre de 2016.

Desde el Real Murcia acogieron ayer con alivio la resolución judicial, pero la entidad es consciente de que todavía queda trecho por recorrer para hacer frente a las obligaciones pendientes con Hacienda.

Propuestas al fisco

En el club prometen trabajo con este tema y avanzan que están valorando las mejores opciones para trasladar en el futuro propuestas al fisco que permitan aliviar la situación. Lo cierto es que desde hace meses no se ha producido un contacto formal entre Hacienda y Real Murcia.

El último intercambio de impresiones fue entre el club y la Agencia Tributaria en la capital del Segura, pero el encuentro no sirvió para avanzar mucho porque Hacienda exigió una señal del equipo grana en forma de pago inmediato de una parte de la cantidad total que le adeuda.

El agujero de la entidad que preside Moro Martín con el fisco es de 12 millones de euros y la situación se agrava cada mes que vence por los intereses de demora.

El principal escollo que encuentra la directiva murciana para hacer frente a la situación con garantías es la falta de liquidez que presenta el club. El estado famélico que presentan las arcas pimentoneras es el primer argumento que esgrimen los mandatarios murcianistas para defender los impagos al fisco.

No cabe duda de que el pronunciamiento de ayer del juzgado de lo Mercantil número 1 de Murcia a favor del Murcia ha sido una bocanada de aire fresco para el equipo. Sin embargo, el problema con Hacienda sigue presente y amenaza con volver en un futuro cercano.

El conjunto murciano no ha cumplido con el fisco. De hecho desde que el club entró en concurso de acreedores, en 2009, no ha pagado nada en concepto de IRPF y la deuda por este concepto es ya de cuatro millones de euros. Con ese panorama, una de las principales asignaturas pendientes que tiene el equipo de Moro y Deseado Flores es empezar a pagar el IRPF de las nóminas que abona el Real Murcia a jugadores y empleados del club. El pago mensual o por trimestres de estas obligaciones puede propiciar que Hacienda afloje la soga que tiene sobre el cuello del equipo.

Otra demanda

Mientras que eso no suceda, la Agencia Tributaria tiene al Murcia entre ceja y ceja. Tanto es así que los técnicos de Hacienda ya se encuentran perfilando la documentación de otra demanda que cursarán contra el club. No es descartable que pidan precisamente lo que el conjunto grana debe por IRPF. En la denuncia volverían a exigir el pago de lo debido o la disolución de la entidad. Se espera que esta nueva demanda se presente formalmente el próximo septiembre, si no es antes.

Con la situación como se ha descrito, en el Real Murcia confían en acabar logrando un acuerdo de aplazamiento que relaje a la Agencia Tributaria. Lo que sucede es que debido a los continuos incumplimientos del club en Hacienda, los inspectores instarán al equipo de Moro a pagar una cantidad concreta para consensuar el futuro pacto. La escasez de ingresos de la entidad puede actuar de impedimento para que los consejeros granas logren su objetivo.

Fotos

Vídeos