El murcianismo, con el ancla echada

Presentación de la campaña, el pasado 15 de junio, con la presencia de Moro, Carrilero, Deseado y Pedro Contreras.
Presentación de la campaña, el pasado 15 de junio, con la presencia de Moro, Carrilero, Deseado y Pedro Contreras. / Nacho García / AGM

La directiva busca cómo reactivar la venta de abonos, más lenta de lo esperado tras el final del pasado curso. El club se puso como meta alcanzar los 10.000 fieles, tras llegar a los 21.300 en el 'playoff', pero por ahora tiene poco más de 1.500, sin contar a los peñistas

JOSÉ OTÓNMurcia

Las grandes asistencias de público que registró la Nueva Condomina al final de la pasada campaña (más de 21.000 aficionados vieron el Murcia-Mestalla), hizo que la directiva de Raúl Moro se frotara las manos. Creyó que la explosión de murcianismo y la reactivación del área social del club se iba a reflejar de inmediato a la hora de vender abonos para la siguiente temporada. Parecía que la afición grana había despertado de forma definitiva, pero, de momento, no es así.

Los consejeros solo tardaron dos semanas, tras la eliminación del equipo de Mir a manos del filial valencianista, en sacar a la luz una nueva campaña de abonos, con un gancho, según creían, que haría que la pasión se desbordara. Para los que sacaran el abono antes del 31 de julio había premio: el descuento de lo pagado este año en el carné de la temporada siguiente, siempre que hubiera ascenso a Segunda.

Pero 20 días después de que arrancara la campaña (lo hizo el pasado 15 de junio), esta marcha «bien» según los miembros del Consejo, aunque no a toda máquina, como esperaban. De hecho, no descartan pegarle un «empujón» en las próximas semanas en busca de reactivar la ilusión por alcanzar la cifra de 10.000 abonados fijada como primer objetivo.

Entre esta campaña y la pasada, que arrancó de forma fulgurante, hay varias diferencias. Para empezar, la puesta en marcha el pasado verano por Martínez Abarca y sus colaboradores fue más agresiva. Necesitaban dinero de forma urgente para hacer frente a las denuncias de los jugadores ante la Comisión Mixta, y apostaron por recaudar el máximo dinero posible antes del 30 de junio. Lanzaron abonos más baratos que esta temporada (de 80 a 190 euros, por entre 90 y 150 del pasado verano) y además aplicaron un descuento del 10% a los los que lo compraran antes del 30 de junio. Incluso, y debido a la demanda, ampliaron el plazo algunos días más, sobrepasando los 4.000 abonados a comienzos de julio, una cifra que contrasta con los más de 1.500 que actualmente tiene el club, cifra a la que aún no se ha sumado la de los peñistas, que están haciendo su propia campaña. La del pasado año fue una promoción muy atractiva concentrada en un espacio de tiempo, que hizo que más del 60% de los abonados totales comparan su carné antes de mediados de julio.

Este verano los murcianistas se lo están tomando con más tranquilidad, ya que hasta finales de julio podrán acogerse a la única promoción de la campaña. Esto ha provocado que los aficionados estén esperando a ver qué jugadores de relumbrón llegan al Murcia en los próximos días y si el equipo de Sanlúcar muestra buenas sensaciones en la pretemporada.

El objetivo del club, no obstante, es hacer un 20% más de abonados que la pasada campaña (7.200) y llegar a los 10.000. Eso sí, los miembros del Consejo no descartan buscar medidas para reactivar la campaña cuando termine la promoción de descuento y buscar otras formas de llegar a la sociedad murciana, ya que actualmente el club grana ha apostado únicamente por las redes sociales. De hecho, no hay una imagen de campaña reconocible como sí tienen otros equipos de la Región como el UCAM y el Cartagena, que han utilizado a aficionados y jugadores para tal fin.

No todos los equipos de la Región que van a militar en Segunda y Segunda B han puesto en marcha ya sus campañas de abonos. A día de hoy, ni el Jumilla ni el Lorca Deportiva, ambos del grupo IV, han empezado a vender carnés, aunque por motivos diferentes. Los primeros están metidos de lleno en una guerra interna que provocará cambios en la directiva. A día de hoy, no hay ni entrenador. El Lorca Deportiva, por su parte, dará a conocer en los próximos días su campaña de abonos tras el reciente ascenso de categoría. El Cartagena no ofrecerá datos oficiales de su campaña hasta el próximo viernes, mientras que en el UCAM las sensaciones son buenas.

A pesar del descenso traumático, la afición universitaria está respondiendo y en apenas siete días de venta ya han alcanzado los 600 carnés vendidos, una cifra que el club azulón considera «más que positiva». El descuento del 10% hasta el 21 de julio al que tienen acceso los socios del pasado año ha hecho que muchos hayan pasado ya por las oficinas del club. Es uno de los incentivos, igual que el regalo del carné del próximo año en Segunda, si hay ascenso y el aficionado en cuestión acude al 80% de los partidos de esta campaña, en una medida que busca la fidelidad y el compromiso. Los abonos del UCAM oscilan desde los 45 a los 90 euros, aunque hay diversas promociones de las que se pueden beneficiar las familias, pensionistas, minusválidos, estudiantes universitarios y el público infantil.

El Lorca de Segunda, por su parte, ya ha alcanzado la cifra de 2.600 abonos. Estos oscilan entre los 80 y los 160 euros, aunque también ofrecen variedad de descuentos.

Más

Fotos

Vídeos