Negocian con la plantilla del filial para la retirada de las denuncias

A. GÓMEZ MURCIA

El Real Murcia trabaja a marchas forzadas para hacer frente a las denuncias que tienen presentadas sus jugadores ante la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). El último plazo para que los profesionales denunciaran su situación acabó ayer y, según el reglamento de la federación española, los granas deberán tener la situación resuelta, como muy tarde, a las 12.00 horas del 29 junio porque el día 30 de este mes cae en sábado y no se considera hábil.

Los granas están intentando alcanzar acuerdos con sus futbolistas para lograr aplazamientos abonando de forma inmediata una parte de lo que les deben y estableciendo un calendario de pagos para las cantidades que queden pendientes. Aunque los integrantes de la primera plantilla son los que acumulan la mayor parte de las deudas de la entidad en este terreno, en las bases también tiene flecos sueltos. Los jugadores del Imperial están a expensas de cobrar las últimas cuatro nóminas de la temporada.

Solo pago íntegro

Desde el club se han puesto en contacto con algunos futbolistas de su equipo filial para llegar a acuerdos de aplazamiento. Al parecer, las gestiones las ha realizado José Manuel Sánchez, trabajador del Murcia en el área de comunicación, pero los jugadores de la plantilla del Imperial no están dispuestos a aceptar nada que no sea el cobro íntegro de lo que les deben.

Además, Julio César Espinosa, técnico del Real Murcia C hasta dos meses antes del final de la Liga, está a expensas del cobro de 6.000 euros que le deben los granas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos