La Verdad

Real Murcia
Tebas y Samper.
Tebas y Samper. / LV

REAL MURCIA

La última partida de la Gran Vía

  • Real Murcia y Liga se ven las caras en el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid

El 21 de agosto de 2014 va a pasar a la historia del fútbol murciano. Hoy, en el número 52 de la Gran Vía de Madrid, se decide el futuro del Real Murcia. Javier Tebas intentará arrebatar al club grana su derecho deportivo de jugar en Segunda, mientras que Jesús Samper se va a agarrar a las leyes para que su club siga compitiendo en el fútbol profesional. Representantes de la Liga y del Real Murcia se han encerrado, a las once de la mañana, en un despacho de la sede del Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid para disputar la última gran batalla de un mes de agosto que se ha convertido en una pesadilla para la afición grana, para los que sienten el escudo del equipo más antiguo de la Región. Es una jornada especial en la que el juez Vaquer Martín, dependiendo de lo que argumenten Samper y Tebas, tendrá que dar un veredicto que aclarará en qué categoría juega el Murcia. El dueño del club grana y el jefe de la Liga volverán a enfrentarse hoy ante los focos de la Justicia. De ello depende el futuro del equipo grana y de la Liga de Fútbol Profesional.

El club grana va a defender con todas sus fuerzas el auto dictado el pasado 12 de agosto por el juez Sánchez Magro que suspendía el acuerdo adoptado por la Asamblea de la Liga, el 1 de agosto, por el que descendía al Real Murcia, y el posterior de la Comisión Delegada de la propia Liga, que ratificaba el descenso e imponía una sanción económica a los grana de 180.000 euros.

El juez Sánchez Magro, que actualmente está de vacaciones, ordenó también la inmediata inscripción del Real Murcia en Segunda. El Real Murcia defenderá que los estatutos sociales de la Liga de Fútbol Profesional, por los que se creó el artículo 55.17 y la norma de los ratios económicos, se aprobaron recientemente (el 16 de junio de 2014) y que han supuesto un nuevo requisito de inscripción inalcanzable para un club como el Real Murcia.

Solo un 2,7% de la deuda

El equipo grana también se agarra a que, según cifras oficiales de la Liga de Fútbol Profesional, los clubes españoles que son sociedades anónimas deportivas (no lo son el Real Madrid, el Barcelona, el Athletic de Bilbao y el Osasuna) deben 482 millones de euros, de los cuales solo 13 corresponden al equipo grana. Por tanto, de la deuda tributaria actual de los equipos españoles, solo un 2,7% es del Real Murcia, lo que no parece motivo para hacerlo desaparecer o hundirlo en el fango de la Segunda B. Pero hay dos motivos más que el Real Murcia pondrá encima de la mesa: el primero es que, y como dicta el auto que le concedió al Real Murcia el 12 de agosto la cautelarísima, «las sociedades anónimas deportivas deben someterse a las mismas disposiciones que el resto de sociedades mercantiles y no pueden regirse bajo otros criterios que no sean los de las normas generales societarias», según figura en el escrito de Sánchez Magro, que viene a cuestionar para un futuro las normas dictadas por la Liga. Es más, el juez asegura en su auto que expulsar al Murcia vulneraría la legalidad establecida al imponer trabas a uno de los competidores de la Liga frente a otros.

Pero, además, Samper, como prueba documental más importante y con mayor carga, querrá demostrar que el Real Murcia está en una situación concursal y su no participación en la competición de Segunda División supondrá la pérdida de ingresos. Esta situación provocaría la imposibilidad de cumplir el convenio de su concurso de acreedores en los próximos años, como también sostiene el juez de lo Mercantil número 7. Y si esto sucede, el futuro del Real Murcia como institución quedaría muy tocado.

Tebas mantiene una estrategia contraria. Jurídicamente va a defender ante el juez Vaquer Martín que no debería tratar el caso, sino que corresponde a la jurisdicción deportiva. Después se agarrará a lo que defienden otros jueces mercantiles, como el canario Cobo Plana, que parece haberse aliado con el presidente de la Liga: «El Murcia, cuando pidió las medidas cautelares al juez, exigió que se suspendiera el acuerdo de la LFP por el que fue descendido, pero no pidió que se suspendiera el acuerdo por el que se ascendió al Mirandés», dijo ayer el magistrado. Además, el abogado oscense tiene otras pretensiones, como que el juez ratifique el auto y no lo deje sin efecto, pero que a su vez lo califique de 'ilusorio', o lo que es lo mismo, que no se puede cumplir, ya que la Federación solo permite 22 equipos en Segunda para la próxima temporada. Si la Liga no admite al Murcia, Tebas habrá demostrado que hay autos judiciales que no son de obligado cumplimiento.

La jornada de hoy arranca a las 11 de la mañana en la sede del Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid, situado en el número 52 de la Gran Vía de la capital de España. Tras la aceptación del escrito de oposición de la Liga, el juez Vaquer Martín realizara una vistilla con las partes. Este término diminutivo de vista se adopta en Derecho para definir un encuentro que no llega a ser un juicio y que no se considera un gran pleito. Ambas partes presentarán pruebas documentales, pero no demasiado extensas, con lo que la duración de este encuentro puede ser de 30 o 40 minutos.

El Real Murcia podría añadir más documentos a los que ya presentó cuando solicitó la cautelarísima, mientras que Tebas tendrá que presentar sus alegaciones contra el auto. La vistilla, según los expertos en leyes, tiene un carácter formal y se verán las caras las dos partes con el juez. Ambos tomarán la palabra, aunque el primero en exponer sus argumentos será el presidente de la Liga de Fútbol.

El plan de la Federación

Si fuera una vista para solicitar una cautelar, le correspondería primero hablar al solicitante de esta medida, en este caso el Real Murcia. Al ser un recurso, será el recurrente el que hable primero. Los protagonistas de este encuentro serán el juez Vaquer Martín, que estará acompañado de su secretario judicial, mientras que por las partes deberán estar presentes los abogados de la Liga y del Real Murcia, los respectivos procuradores y los representantes legales. Lo mejor es que, si lo decide el juez, la vista puede ser pública, con libre acceso para la prensa. Es lo habitual, ya que normalmente los únicos procesos que no son abiertos son los de familia.

Además, si lo decide el juez, hoy mismo puede dictar sentencia 'in voce', tras acabar la vista y ante la presencia de ambas partes, aunque luego se tome algunas horas para documentar la sentencia. En este caso, la Justicia puede poner a correr a la Liga e incluso a la Federación Española de Villar, que ya tiene preparado un plan para poner en marcha una Liga de 23 si lo dicta el juez. Villar tiene claro que es la mejor salida posible.