La Verdad

Real Murcia

La afición no es de Segunda B

Aficionados del Real Murcia en la grada de la Nueva Condomina, en el partido frente al Celta B.
Aficionados del Real Murcia en la grada de la Nueva Condomina, en el partido frente al Celta B. / Nacho García
  • El Real Murcia, con 6.794, es el tercer equipo de la categoría con más socios, tras el Oviedo y el Cádiz. El equipo grana tiene más abonados que clubes de Primera, como el Getafe y el Eibar, y que muchos de Segunda, como el Lugo, el Girona y el Llagostera

La afición del Real Murcia está deprimida pero no ha abandonado a su equipo. Los números dicen que los aficionados que van a acudir a la Nueva Condomina esta temporada habiendo pasado por taquilla previamente para retirar su carné de abonado van a ser casi los mismos 7.820 que la temporada pasada, a pesar del descenso a Segunda B, y tras un verano que podría haber minado las ilusiones del aficionado grana más incondicional. A día de hoy cuenta con 6.794 abonados, cantidad que no incluye los 5.463 carnés que ha regalado Samper.

El Real Murcia, que milita en la categoría de bronce del fútbol español por sexta vez en su historia, es el tercer equipo, de los 80 que componen los cuatro grupos, que tiene más abonados. Solo está por detrás del Oviedo [13.000 socios] y el Cádiz [11.000]. El equipo gaditano no ha cerrado aún su campaña de captación y espera a pasar la tercera eliminatoria de la Copa del Rey, en la que podría enfrentarse a un rival de Champions, para poner el punto final a la campaña por todo lo alto.

Los murcianistas indecisos, por su parte, aún tiene dos días más de campaña (hoy y mañana) para acercarse a las taquillas y empujar un poco más para que el equipo grana se acerque al número de socios que tuvo la pasada temporada. El club que preside Samper cuenta con el gancho del 'abono obsequio' que está regalando a cada socio esta temporada y que va a facilitar que en partidos ante rivales con nombre, como el Oviedo, el Logroñés, el Compostela y el Burgos, el estadio grana presente entradas superiores a la de muchos campos de Segunda.

El segundo pelotón

Después de los tres grandes de la Segunda B, hay un grupo de clubes que también están respaldados por una masa social fuerte. En este segundo escalón destacan el Hércules, el Jaén, el Nástic de Tarragona y el Cartagena. El Hércules es un club similar al Real Murcia, pero, sin embargo, la grada le ha dado la espalda y solo 4.600 abonados han retirado su carné este verano. El equipo andaluz ha perdido 1.500 socios con respecto a la pasada temporada y suma 4.417 socios. El Efesé también ha perdido afición, aunque cuenta con 4.200 fieles. Otro de los clubes históricos hundido en la Segunda B, el Nástic, tiene 4.300.

Más abajo se encuentran dos equipos del grupo III de Segunda B que tienen tirón y son históricos en la categoría, a pesar de que nunca se afianzaron en el fútbol profesional. El Alcoyano, que hace dos años estuvo en Segunda, cuenta con 3.800 socios que hacen irrespirable el ambiente en el estadio de El Collao. El segundo es el Eldense, que entrena Fran Yeste, exjugador del Athletic, que es animado en cada partido que disputa en el remozado estadio Pepico Amat por 3.000 incondicionales.

En Segunda B hay otros equipos con nombre, como el Huesca, que cuenta con 1.800 abonados, 200 menos que el año pasado; el Lleida, que ya ha alcanzado los 2.700 socios, y la Balompédica Linense, rival de los equipos murcianos del grupo IV de Segunda B, que cuenta con 2.000 abonados. Precisamente, dos de estos equipos, La Hoya Lorca y el UCAM, están comenzado a afianzar su masa social en la categoría. El 'Brócoli Mecánico' tiene 600 socios mientras que el equipo universitario que preside José Luis Mendoza ya ha alcanzado los 1.600 abonados, casi la mitad del aforo del que dispone en La Condomina. Tanto uno como otros, así como el Cartagena, podrían haber alcanzado un número mayor si el Real Murcia, en vez de haber sido desplazado al Grupo I, hubiera jugado finalmente en el Grupo IV.

En su grupo, el Real Murcia es el segundo con más seguidores, solo por detrás del Oviedo. El equipo propiedad del millonario mexicano Carlos Slim lleva cinco años en el pozo de la Segunda B. Detrás del Oviedo y el Murcia no hay ningún club que se acerque a sus cifras, a pesar de que hay conjuntos que han militado en Primera, como el Compostela, el Logroñés y el Burgos. El equipo gallego que dirige Iñaki Alonso cuenta con 2.000 abonados, 200 menos de los que alcanzó el pasado curso. La Unión Deportiva Logroñés, por su parte, tiene también 2.000, una cifra superior a la de la temporada pasada. De entre estos aspirantes a disputar el 'playoff' destaca el Burgos, un conjunto, que estuvo 6 temporadas en Primera y 18 en Segunda, y que ya cuenta con 2.667 abonados gracias a una atractiva campaña que incluye un segundo abono para los socios abajo precio.

El Real Murcia podría tener una masa de socios mayor viendo los datos de los últimos años, en los que llegó a contar con 17.000 socios en Segunda en la campaña 2008-2009, aunque comparado con otros equipos es muy afortunado. En Primera hay dos clubes que no llegan a la cifra de abonados del equipo grana. Son el Eibar, con apenas 5.000 socios, y el Getafe, 6.000. La Nueva Condomina registrará esta temporada entradas superiores a las de Vallecas, donde jugará el Rayo apoyado por 9.000 socios.

En Segunda División son muchos más los equipos que no llegan a las cifras de abonados del Real Murcia. Entre ellos llama la atención el Llagostera, equipo que ha llegado este año por primera vez a Segunda y que solo tiene 1.000 abonados. El equipo catalán jugará sus partidos en Palamós, a unos 30 kilómetros. En Segunda hay otros equipos, como el Girona y el Lugo, que han llegado a los 3.600 socios a base de regalar a un abonado de cada cien, cerveza de regalo para todo un año.