La Verdad

Real Murcia

¿TE ACUERDAS?

Gran Murcia, espectacular Pesudo

Viñeta de Baldo publicada en 'La Verdad' el 7 de mayo de 1963.
Viñeta de Baldo publicada en 'La Verdad' el 7 de mayo de 1963.
  • El Barça perdió en La Condomina (1-0) en los octavos de la Copa, pero salvó la eliminatoria gracias a una tarde inspirada de su portero

Fue el 3 de mayo de 1963, en el partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Generalísimo. El Real Murcia ganó 1-0 al Barcelona en La Condomina, pero se despidió del torneo. El partido de ida había acabado 4-2 a favor de los catalanes. Los murcianistas se fueron a sus casas más que satisfechos con lo que habían visto.

Aquel Real Murcia, que militaba en Primera División, gustó a los suyos y sorprendió a su rival. «¡Qué gran equipo tiene el Murcia! Me ha pasmado, de veras. ¡Qué manera de jugar! Nos ha puesto en un verdadero aprieto», dijo el canario Foncho, viejo conocido de la afición murciana, ya que inició su carrera en Murcia antes de dar el salto al Barcelona.

No fue el único jugador del Barcelona que ensalzó el juego de los murcianistas. Garay, defensa bilbaíno que llegó al Barça desde el Athletic, club en el que fue elegido «mejor defensa de la historia» del club de San Mamés, fue muy claro: «Nos vimos obligados a ser un poco conservadores, ya que el Murcia era muy peligroso».

Quien peor lo llevó aquel día fue el uruguayo Benítez, quien, en una reacción un tanto infantil, manifestó al final del partido que le había gustado el Murcia, con la excepción de Lalo.

«Lalo dijo que a él no le gustó ningún jugador del Barcelona en el primer partido. Bien, pues yo digo que a mí no me ha gustado nada Lalo en el encuentro de hoy».

Pero quien de verdad mereció alabanzas aquel 5 de mayo de 1963 fue Pesudo. El guardameta castellonense era el suplente de Sadurní, pero jugó en La Condomina. Hizo el partido de su vida.

El párrafo con el que arrancó la crónica del partido que publicó 'La Verdad' no deja lugar a dudas: «Pesudo, solo Pesudo, o apenas algo más que Pesudo, en una serie imponente de paradas magnífícas, ha sido el escollo insalvable para el Real Murcia en la eliminatoria con el Barcelona. Si el once azulgrana sigue adelante en la Copa, a él se lo debe. Pesudo fue también el cancerbero de la primera eliminatoria copera con el Valencia, hace tres temporadas».

Pero si buena fue la actuación de Pesudo, no menos destacable fue el trabajo que hicieron los murcianistas Marsal y Martínez en el centro del campo. Fueron los hombres básicos de la zona de creación del juego. «Ambos, grandes dominadores del cuero, con la serenidad que revela al futbolista de clase, no tardaron en adueñarse de los espacios propicios desde donde organizar las ofensivas sobre el marco azulgrana. Cabía incluso pensar, conforme avanzaba el tiempo, que su labor terminaría por ser absorbida por el Barcelona, que hasta el gol de Vicedo, parecía que quedaba un poco a la espera de los acontecimientos».

El Barça cayó en la siguiente ronda ante el Zaragoza. El Murcia se centró en la Liga y acabó en el puesto 13º de la tabla. Jugó la promoción por la permanencia y acabó descendiendo a Segunda. Se enfrentó al Sabadell, que empató a dos en Murcia y ganó 1-0 en su campo.

El Tai-Otoshi de Murcia debutó en Primera de hockey sobre patines hace 37 años. Fue en Zaragoza y el equipo perdió 5-4. Jugaron Ayala, Ripoll 1, Ripoll 11, Román, Ayala II, Venancio, Tomás, España y Villena.

El Murcia juvenil dio la campanada en la sexta jomada de la División de Honor. El equipo de Gregorio Mármol ganó 2-1. Marcaron los goles granas Ruiz y Medina.

«Yo soy futbolista casi a la fuerza. Puedo asegurar

que con 11 años aún no sabía cómo era un balón. Pero los amigos me arrastraban a los campos», dijo en su presentación José, futbolista que fichó el Murcia, procedente del Granada.

La tripulación formada por Carlos Martínez, Guillermo Martínez y Cristóbal López superó a la de la embarcación en la que navegaba el Príncipe Felipe y conquistó el Nacional Soling.