La Verdad

Real Murcia

¿TE ACUERDAS?

El portero que parecía un luchador

De pie, de izquierda a derecha, Campillo, Álvarez, Aznar, Dauder, Martínez y Paz; agachados, Lax, Vicedo, Marsal, Lalo y Monóvar, el equipo que se proclamó campeón y ascendió a Primera en la temporada 1962-63.
De pie, de izquierda a derecha, Campillo, Álvarez, Aznar, Dauder, Martínez y Paz; agachados, Lax, Vicedo, Marsal, Lalo y Monóvar, el equipo que se proclamó campeón y ascendió a Primera en la temporada 1962-63. / Tomás
  • Campillo, fallecido la semana pasada, quitó el puesto en la meta del Murcia a El Gato García y se lo cedió a Borja

Cervantes, Reinke, Amador, Borja, Notario y, por supuesto Campillo. Estos seis porteros defendieron la portería del Real Murcia en diferentes etapas y todos ellos dejaron huella, están entre los mejores de la historia murcianista. Este sexteto perdió a uno de sus componentes el pasado martes, día en el que murió José García Campillo, a los 84 años. Perteneció a la disciplina grana durante ocho temporadas, entre los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. Natural de Guardamar del Segura, llegó a la entidad grana en 1958 procedente del Xerez. Compitió durante seis temporadas en Segunda División con el cuadro murciano y ascendió a Primera en la 1962-63.

El Real Murcia se mantuvo en la máxima categoría en la campaña 63-64 y Campillo fue, junto a Tatono y Merodio, el que más minutos jugó. El 10 de noviembre de 1963 en el viejo Altabix, donde se enfrentaron el Elche y el Murcia, Campillo encajó un gol que pasó a la historia. Para muchos, el tanto más vacilón de la Liga. El paraguayo Romero, después de sortear a varios jugadores del Murcia, incluido al propio Campillo, se fue caminando hasta la línea de gol. Allí dejó muerto el balón en la raya, se arrodilló y marcó con la cabeza ante el clamor de la hinchada franjiverde, que celebró entre risas ese tanto. «Fue una burla y encima en un Elche-Murcia. Lo quería matar», rememoró en alguna ocasión Campillo, que aquella noche no cenó por culpa del disgusto que se llevó.

Entre Picón y Marsal

Pero el paso de Campillo por el Real Murcia tuvo bastante más trascendencia. Cuando llegó a La Condomina defendía el portal grana El Gato García, un portero muy ágil, que aún aguantó un par de temporadas más, pero que acabó cediendo su puesto al alicantino, que a su vez fue el que abrió la puerta a Borja, un joven de 18 años que no habría tenido su oportunidad si el presidente de aquel Murcia, Ángel Fernández Picón, no hubiera hecho caso a Ramón Marsal, quien recomendó el traspaso de Campillo al Betis, para que pudiera jugar el joven meta murciano. Tan bien lo hizo que acabó defendiendo la portería del Real Madrid.

Pero volviendo a Campillo, que también fue un grande, era fiable bajo los tres palos, muy seguro y muy grande. Con más peso de lo normal y un físico que la hacía parecer un practicante de lucha libre más que un futbolista.

Campillo no fue la única baja que registró el cuadro de exjugadores del Real Murcia la temporada pasada. El miércoles pasado falleció en Madrid San Román, también portero. Conocido como el Pechuga, perteneció al Real Murcia durante una temporada, la 1960-61, en Segunda. Sus mayores éxitos los logró en el Atlético de Madrid, con el que ganó dos Ligas (65-66 y 69-70), una Recopa de Europa (61-62) y una Copa (64-65).