La Verdad

Real Murcia

¿TE ACUERDAS?

Apagón de Zidane en La Condomina

Zidane y Acciari pugnan por un balón en el Real Murcia-Real Madrid disputado el 16 de mayo de 2004. :: juanchi lópez
Zidane y Acciari pugnan por un balón en el Real Murcia-Real Madrid disputado el 16 de mayo de 2004. :: juanchi lópez
  • El entrenador del Madrid pasó un mal trago como jugador en el partido que perdieron los merengues ante un Murcia desahuciado: «Corremos, pero lo hacemos mal»

Al Real Murcia le valió de poco ganar al Real Madrid el 16 de mayo de 2004. Fue la penúltima jornada y el equipo grana, que entrenaba Toshack, llevaba varias jornadas matemáticamente descendido a Segunda. Sí sirvió, sin embargo, para romper el maleficio del club blanco; al que el Murcia no ganaba en su estadio desde la temporada desde 1945-46.

El Real Murcia dijo adiós a la máxima categoría del fútbol español ante su afición con un triunfo histórico y brillante, antes los 'galácticos' de Florentino Pérez. Los granas fueron superiores a un Real Madrid muy desdibujado. Curiosamente, fue un jugador de la cantera blanca, Luis García, quien anotó los dos goles del Real Murcia. El gol del Madrid lo marcó Guti en el minuto 96.

Aquel Real Madrid llegó a Murcia tercero en la tabla, sin opciones de ganar la Liga, que se llevó el Valencia de Rafa Benítez, técnico que ha dejado su puesto en el banquillo blanco a Zinedine Zidane. El fino centrocampista francés se vistió de corto aquella jornada de hace más de once años, aunque pasó desapercibido. Como también los hicieron Casillas, Michel Salgado, Helguera, Raúl, Borja, Figo, Solari, Pavón, Beckham y Mejía.

El actual entrenador del Real Madrid se borró del partido que jugó su equipo en La Condomina y del que debía disputar en la última jornada ante la Real Sociedad en el Bernabéu, que acabó con un contundente triunfo donostiarra por 1-4.

«Corremos, eso está claro, pero posiblemente corremos mal. La verdad es que cuando todo sale mal, no hay nada que hacer. El domingo no podré estar en el último partido de Liga, por tarjetas, y lo siento». Lo sintió, pero no escuchó la bronca del público madridista a los suyos.

Si Zidane se perdió el último partido de aquella Liga, Ronaldo y Roberto Carlos hicieron la misma jugada, pero para perderse el desplazamiento a Murcia por culpa de una oportuna sanción por acumulación de amonestaciones.

Pero volviendo a aquella tarde del 16 de mayo de 2004, Zidane sí asumió el mal partido que disputó su equipo, quien lo digirió tan bien fue su compañero David Beckham, quien fue expulsado en el minuto 36 por protestar. Insultó gravemente a un juez de línea.

El técnico blanco, Carlos Queiroz, se escudó en la mala suerte que tuvo su equipo para justificar aquella derrota. «Es muy difícil encontrar palabras para explicar un encuentro de estos. Hemos tenido muchos nervios y hemos logrado correr, pelear y construir ocasiones pero con mucha ansiedad. La suerte no está con nosotros, ya que construimos diez u once oportunidades entre los palos y mandamos dos veces el balón a la madera».

Jorge Valdano, director general deportivo del Real Madrid, habló avergonzado. «Pido perdón al madridismo. Es muy difícil encontrar explicaciones lógicas a lo que nos está pasando», dijo

Quien tuvo motivos para sonreír aquella jornada fue Iker Casillas, pero fue antes del partido, cuando el alcalde pedáneo de Casillas Serafín Muñoz, entregó al portero internacional un libro con la historia de la población murciana.