La Verdad

Real Murcia

¿TE ACUERDAS?

El día que los aficionados del Real Murcia aplaudieron al Lorca

Los jugadores del Lorca Deportiva, tras lograr la permanencia en la Nueva Condomina, el 15 de mayo de 2011.
Los jugadores del Lorca Deportiva, tras lograr la permanencia en la Nueva Condomina, el 15 de mayo de 2011. / A. Durán / AGM
  • El equipo que entrenaba Benigno se jugó la permanencia en el estadio grana en 2011; el Artés Carrasco fue habilitado como hospital de campaña para atender a las víctimas del terremoto

El 15 de mayo de 2011 el Lorca Atlético se jugó la permanencia en Segunda B ante el Estepona en el último partido de Liga. Pero había un problema, un terremoto sacudió la ciudad cuatro días antes. El club pidió el aplazamiento del encuentro, pero la Federación Española se negó, argumentando que se trataba de la última jornada, que los dos equipos se jugaban el descenso y que otros clubes estaban implicados. Un retraso supondría variar incluso las fechas para las eliminatorias por el ascenso y por el descenso, que comenzaban la siguiente semana. El Artés Carrasco no estaba para jugar. Pero aquellos días se vio a personas correteando por el recinto deportivo. Eras sanitarios. Sus paredes habían temblado y se veían grietas, aunque porque tiene deterioros por el terremoto y porque en sus inmediaciones se ha instalado un hospital de campaña. El campo fue habilitado como campamento y hospital de campaña por la UME (Unidad Militar de Emergencias). Se convirtió en centro de operaciones para paliar los daños causados por el seísmo.

Con este panorama, a la Federación no le ha quedó más remedio que actuar rápido, fijando el partido a la hora prevista, pero con un cambio de escenario. Se jugó en la Nueva Condomina.

La directiva del Lorca Atlético presentó al equipo en contra de su voluntad e hizo un llamamiento a los murcianos para que acudieran al estadio del Real Murcia para rendir homenaje a la Ciudad del Sol. El precio de la entrada de aquel Lorca-Estepona era de cinco euros y la mitad de la recaudación se destinó a los damnificados por el terremoto. Respondieron a la llamada 6.156 aficionados.

La Federación, además, costeó autobuses gratuitos para los lorquinos que quisieron desplazarse a Murcia y el club grana cargó con toda la logística que supuso montar un partido de Segunda B. Aquel fin de semana se guardó un minuto de silencio en todos los partidos de fútbol y fútbol sala.

Las viviendas de algunos jugadores quedaron destrozadas por el temblor de tierra, pero los chicos de Benigno Sánchez, que estaban obligados a ganar o, de lo contrario depender de otros resultados, se jugaron la permanencia en campo ajeno, y la consiguieron. El partido acabó 2-2 y el Lorca alineó a Goyo, Aarón, Verdú, Olivares, Toño, Lorca, Alex Fernández, Sebas, Jorge Pérez; Quintero y Meca. El punto sumado sirvió al Lorca Atlético para mantener la categoría, pero fue gracias al empate entre el Lucena y el Betis B.

El 15 de mayo de 2011 hubo muchos aficionados del Real Murcia que aplaudieron y jalearon los goles que marcaron Verdú y Jaime, y que permanecieron en la grada esperando a conocer los resultados de otros campos. Hacía falta una carambola y se dio. El aplauso fue unánime en toda la Región.

Acabado el Lorca-Estepona, los actos de solidaridad se multiplicaron, apareciendo por tierras murcianas Real Madrid, Sevilla, Málaga y Villarreal, entre otros, para recaudar dinero con objetivos benéficos. Quedó la promesa del Barça.

El Madrid de Mourinho

Al acabar el partido, Pedro Alberto Cruz, consejero de Cultura y Deportes, llamó a Monje Carrillo para hacerle una pregunta: «¿Sería posible movilizar a la selección murciana en 48 horas?». La respuesta de Monje fue contundente: «Por supuesto». El Real Madrid de Mourinho está dispuesto a desplazarse a Murcia y brindar un homenaje a coste cero para los afectados por el terremoto. El primer partido de homenaje a las víctimas por la mayor catástrofe ocurrida en la Región en los últimos años ya estaba en marcha. El presidente de la Federación llamó a Jesús Rosagro y éste a José Antonio Camacho, la cabeza visible del fútbol regional en anteriores convocatorias. El ciezano no puso ni un pero y también estuvo en el partido. Se jugó el 18 de mayo.