La Verdad

Real Murcia

Vía libre al Consejo

Gonzalo Samper, a la derecha, hijo de Jesús; a su lado, su primo José Antonio Samper de Miguel.
Gonzalo Samper, a la derecha, hijo de Jesús; a su lado, su primo José Antonio Samper de Miguel. / Guillermo Carrión / AGM
  • Gonzalo, hijo de Samper, firma el documento de venta de acciones por un euro a la junta de accionistas. «Es la solución que buscábamos porque nos abre el camino para la ampliación de capital», confiesa el presidente Martínez Abarca

Era la mejor noticia que podía recibir el Consejo justo antes de celebrar hoy la reunión. El documento más esperado en las oficinas de Nueva Condomina llegó sobre las 15.30 horas vía fax y no por el conducto notarial por el que esperaban recibirlo. En cualquier caso, lo más importante era su contenido. En ese escrito, la familia Samper, por medio de sus herederos Gonzalo y Patricia, cumplió el compromiso que tenían establecido con el Real Murcia, de dar facilidades para que se realizase una transición pacífica hasta que el club tuviese un nuevo dueño. Ese pacto surgió de Juan Antonio Samper en su visita a Murcia por motivo de la celebración de la misa en honor a su hermano. Aseguró que se iban a apartar e iban a dejar trabajar al consejo de administración, liderado por Guillermo Martínez Abarca. Esa promesa hizo que accediesen a entrar en el consejo tanto Miguel Martínez, presidente de los peñistas; como Enrique López, vicepresidente de los accionistas minoritarios. Sin embargo, hasta ayer mismo el consejo no podía avanzar en la convocatoria de la junta general de accionistas y en la ampliación de capital.

El documento fue firmado por Gonzalo, aceptando la vía que le presentó el actual presidente del Real Murcia, que le avanzaba que el artículo 999 del Código Civil le amparaba a la hora de asignar a un administrador provisional sin tener que aceptar de manera tácita la herencia. Será el propio heredero el encargado de asignar a ese administrador de Gestora Deportiva Murciana, que es la empresa que posee el 88% de las acciones, para que asista a la próxima junta general de accionistas, que hoy va a convocar el Consejo de Administración para ejecutar la ampliación de capital. De esta forma, mediante un poder especial que recibirá el administrador, se podrá realizar la ampliación, con independencia de la decisión que tomen los herederos sobre el legado en el futuro.

Renuncian a todo

Además, tanto Gonzalo como Patricia aseguran en el escrito que renuncian a adquirir acciones de las que se van a salir próximamente a la venta, y avanzan que las acciones que ahora mismo están en su propiedad, como herederos que son, serán facilitadas mediante una cesión con un precio simbólico y de escaso valor -presuntamente por un euro-. Este último punto, si que especifica que está sujeto a la decisión que tomen sobre si finalmente aceptan la herencia de manera simple, a beneficio de inventario o a que la rechacen, siempre que no perjudique a terceros y que no tenga ningún coste para ellos. De esta forma, la familia Samper deja clara su desvinculación del Real Murcia y permite al actual Consejo seguir avanzando con el viento a favor, y evidenciando de buena fe su deseo de no continuar ni ahora ni en un futuro al frente de la dirección de la entidad murciana.

«Es la solución que buscábamos porque nos abre el camino para realizar la ampliación de capital», reconoció Guillermo Martínez Abarca, que al mismo tiempo augura que «el camino es largo», en previsión de lo que suceda con esas acciones, que están pendientes de la decisión que adopten los hijos de Samper sobre el legado. Para el Consejo este movimiento supone un soplo de aire fresco porque «crea un marco de confianza porque ningún Samper tiene intención alguna de mantener algún tipo de derecho sobre el Real Murcia», destacó el presidente. Esta decisión, quita la razón a todos aquellos incrédulos, que temían que la familia Samper estuviese jugando con el actual Consejo, alargando el procedimiento hasta saber si el equipo lograba el ascenso y podían sacarle algún beneficio al club.

La Sub 21 viene

Si la última reunión del Consejo de Administración se alargó durante cinco horas, la que se va a celebrar hoy a partir de las 12.00 horas en las oficinas del Estadio Nueva Condomina, podría prolongarse todavía más. El presidente y sus cuatro consejeros pretenden analizar minuciosamente el escrito enviado por Gonzalo Samper y actuar en consecuencia, poniendo fecha a la junta general de accionistas en la que se realice la ampliación de capital. Otro tema a analizar pasa por estudiar cómo está tramitándose la negociación con los acreedores sobre el concurso.

Y también buscar la manera de conseguir fondos, estableciendo un plan estratégico, para poder pagar hasta el 30 de junio todas las nóminas y evitar que los posibles impagos puedan afectar al rendimiento deportivo, que está siendo sobresaliente hasta el momento. Por esas vías, ya se conoce la intención de organizar un partido de veteranos entre el Real Madrid y FC Barcelona, un concierto murcianista en el Teatro Circo y se está trabajando para que la selección española Sub 21 pueda disputar alguno de sus próximos encuentros oficiales en el feudo grana.

Desde el Consejo también quieren hacer hincapié en la posibilidad que tiene toda la sociedad de poner su granito de arena a través de la cuenta 'Las cuatro esquinas', abierta en el Banco Mare Nostrum -antigua Cajamurcia-, bajo el número de cuenta 0487 0090 7220 0701 8036. La intención del club es que todos esos donativos se puedan recompensar en un futuro de alguna forma, o bien con préstamos participativos que puedan convertirse en acciones o, según las cantidades ingresadas, podrían regalar abonos, vallas publicitarias, palcos, etc. El club estudia darle forma a estas aportaciones y hacerlo público en los próximos días para que nadie piense que ese capital aportado va a fondo perdido.