La Verdad

Real Murcia
Pardo Cano a hombros en su primer ascenso a Primera.
Pardo Cano a hombros en su primer ascenso a Primera. / J. López

¿TE ACUERDAS?

Pasillo en el Bernabéu y primer ascenso con José Pardo Cano

  • El Castilla, flamante finalista de la Copa del Rey, rindió homenaje al Murcia, que matemáticamente era equipo de Primera en la temporada 1979-80

El Real Murcia visitó el Santiago Bernabéu el 25 de mayo de 1980. Matemáticamente ya era equipo de Primera División y cuando los jugadores granas saltaron al césped del estadio madridista fueron homenajeados por los jugadores del Castilla, el equipo de moda aquella temporada, el que sorprendió en la Copa del Rey al Hércules, al Athletic Club, a la Real Sociedad y al Sporting de Gijón y se plantó en la final de la Copa del Rey. Los jugadores del filial del Real Madrid hicieron el pasillo a los hombres de José Víctor.

El Murcia, que iba líder destacado, ganó 2-1, con goles de Naharro y García Murcia, y se proclamó campeón de Segunda, a falta de una jornada. Ayudó la derrota del Valladolid, segundo clasificado, en su estadio ante el Palencia.

El 6 de abril, el Real Murcia perdió en La Condomina con el Palencia (1-2) y era quinto en la clasificación. No volvió a perder hasta la última jornada, ya con el ascenso a la máxima categoría conseguido, ante el Osasuna, también en casa. Entre medias, ganó al Levante, Deportivo, Nástic de Tarragona, Recreativo de Huelva, Sabadell, Getafe y el referido ante el Castilla. Estos siete triunfos consecutivos lo elevaron a lo más alto de la tabla.

No pudieron empezar mejor las cosas para el Real Murcia aquel 25 de mayo de 1980. Apenas cumplidos los dos minutos, Naharro empalmó a la red el primer balón que tocó en el partido, que le llegó tras un saque de esquina lanzando por García Murcia. El Castilla acusó el gol en contra y parecía perdido en el campo. De hecho, no inquietó la meta de Echevarría hasta pasada la primera media hora. Paco desaprovechó una clara ocasión.

El equipo madrileño se pudo ir al descanso con empate a uno, pero Juanito desperdició una pena máxima con la que fue castigado el Real Murcia en el minuto 45. La segunda parte arrancó igual que la primera, es decir, con el Murcia lanzado sobre la portería rival. En la minuto 4 de la reanudación, en otro córner lanzado por García Murcia, el balón fue rematado por Abad a gol. El partido estaba resulato a favor de los murcianistas. El gol del Castilla lo marcó Pineda, quien culminó una buena jugada de Gallego.

«Pueden estar seguros de que el Murcia le ha gando a un Castilla que ha hecho todo lo que ha podido. En modo alguno hemos salido relajados. Estoy contento con mis muchachos, ya que se han vaciado trabajando a tope y buscando todo los balones. Incluso con diez jugadores [Espinosa fue expulsado en el minuto 35 de la segunda parte por dar una patada sin balón a Sotelo] hemos logrado dominar al Murcia territorialmente», dijo al final del partido Juanjo, técnico castillista.

Para José Víctor, entrenador grana, marcar el primer gol a los dos minutos fue clave, aunque destacó que su equipo pudo haber logrado un marcador más amplio.

García Murcia dijo que vio al Castilla muy confiado, quizás por su destacado papel en la Copa del Rey. Vidaña, por su parte, explicó que el partido fue «muy competido, si bien nosotros hemos sido superiores, a lo mejor porque ellos estaban cansados».

La prima de dos aficionados

Dos aficionados del Real Mur- unido pagaron una premio extra de 300.000 pesetas a los jugadores y el entrenador por el ascenso. Fueron Pepe 'el de las gambas' y el señor Segovia. El primero había ofrecido 190.000 pesetas y el segundo otras 200.000. El club había primado al equipo con 40.000 pesetas.

Aquel fue el primer ascenso a Primera División con José Pardo Cano al frente de la directiva. Llegó a la presidencia del Real Murcia en la temporada 1979-80 sustituyendo a José Moreno Jiménez, el equipo ascendió tres veces a Primera División (1979-80 con José Víctor de entrenador, 1982-83 con Eusebio Ríos y 1985-86 con Vicente Carlos Campillo) y de los ocho años que duró su mandato, la mitad fue en la máxima categoría y los otros cuatro en Segunda, de los que tres acabó colocando al Murcia como campeón.