La Verdad

Real Murcia
Mágico González, en la salida del túnel de vestuarios de La Condomina.
Mágico González, en la salida del túnel de vestuarios de La Condomina. / Tomás

Mágico González se encontraba «flojo» y no jugó en La Condomina

  • El salvadoreño viajó a Murcia, pero vio el partido desde el túnel de vestuarios. Se habló de castigo de Joanet: «Por mi forma de ser, tengo algunas diferencias con mi club»

La fecha del 7 de septiembre de 1982 pasó a la historia del fútbol como el primer día que jugó Mágico un partido oficial en la Liga española con la elástica del Cádiz. Fue en el estadio Ramón de Carranza frente al Real Murcia, encuentro que acabó en empate a uno. El salvadoreño fue el autor del gol gaditano. López remató de cabeza un córner sacado por Guina y el balón entró por la escuadra. Fue el 1-1, resultado con el que acabó el partido.

El futbolista salvadoreño era un recién llegado y de él se conocía que era un excelente futbolista. De hecho ha sido uno de los jugadores que más han hecho disfrutar a su afición, pero también tenía su lado oscuro. Pronto se vio que su apego a la disciplina era nulo. Tanto que cuando vino a España lo hizo acompañado de dos dirigentes de la Federación de El Salvador, su país de origen, para intentar meter en cintura al astro. Mágico alternó grandes tardes de fútbol con 'espantás' de los entrenamientos. El club llegó a asignar a un empleado la tarea de ir a despertarlo todas las mañanas, ya que sus juergas nocturnas solían acabar de día.

El 15 de enero de 1984 el Murcia recibió el Cádiz en La Condomina. Mágico ya había maravillado más de un domingo, pero aquel día no jugó. Tampoco estuvo en el banquillo, pero sí viajó. De hecho vio el partido desde el túnel de vestuarios. Su relación con Benito Joanet, técnico entonces del Cádiz, no era la mejor.

«Que nadie interprete el que no haya jugado con que tengo algún problema con el entrenador. Es cierto que tengo algunas diferencias con mi club por mi forma de ser, pero son nimias y no se debe pensar que el que no haya jugado en La Condomina sea por un castigo», dijo a 'La Verdad' el salvadoreño. Lo cierto es que pese a su advertencia, fueron muchos los que interpretaron que aquel día no jugó en Murcia por una sanción.

La explicación que dio Mágico de su ausencia fue que no se encontraba bien. «Lo cierto es que en el viaje vomité varias veces y me encuentro muy flojo de las piernas, por lo que entiendo que el entrenador haya preferido darme descanso».

Pese a su insistencia al aclarar que no estaba castigado, añadió que creía que con él en el campo el Cádiz, que perdió 3-1, podía haber salido mejor parado. «La verdad es que pienso que algo de positivo habría aportado, pero es algo que nunca se sabrá».

Mucho trasnochar

El exgrana Pepe Mejías, que lo tuvo de compañero en el Cádiz, lo tiene claro y llegó a decir que «Mágico ha sido el mejor futbolista que ha venido a España. Más completo que Maradona, que solo usaba una pierna. El cambio de horario, como él decía y trasnochar le pasó factura».

El Real Murcia se enfrentó al Cádiz con Cervantes; Nuñez, Higinio, Vidaña, Sierra, López, Santi, Del Barrio, Ramírez, Pelegrín y Moyano. Husillos y Sebas jugaron en la segunda parte. El Cádiz, por su parte, saltó al césped de La Condomina con Cedrún, Chano, Voginovic, Amarillo, Manolito, Do Santos, SalvadorMejías, Vílches, Pepe Mejías, Casajús (1) y Dieguito. Francis jugó en la segunda parte.

Por qué no jugó Mágico en La Condomina aquel 15 de enero de 32 años fue la pregunta que se hicieron todos, murcianistas y cadistas.

Como había hecho el propio jugador, el entrenador Benito Joanet intentó, sin éxito, quitar hierro al asunto.

«Mágico González no ha jugado porque no está en perfectas condiciones físicas. El salvadoreño, en buena forma, podría ser titular en cualquier equipo de España. De modo que, si así lo entiendo, comprenderán que si no lo he alineado, ha sido porque no pude».

Quien más celebró que Mágico no saltara al campo fue Eusebio Ríos. Para el entrenador del Real Murcia fue un alivio no ver vestido de corto a González.