La Verdad

Real Murcia

El regalo de su boda lo hizo Aguilar

Aguilar, autor del gol del ascenso a Segunda del Real Murcia en la temporada 1999-00, es felicitado por aficionados granas.
Aguilar, autor del gol del ascenso a Segunda del Real Murcia en la temporada 1999-00, es felicitado por aficionados granas. / EFE
  • El Real Murcia logró el ascenso a la Segunda en la promoción de la campaña 1999-00, tras acabar segundo en el grupo III

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Aguilar se casó el 25 de junio de 2000 en Santander y al día siguiente viajó a Granada, se enfundó la camiseta del Real Murcia y marcó el gol que dio el triunfo al equipo que entrenaba Crispi en el nuevo estadio Los Cármenes y permitió al club grana regresar a Segunda, seis años después. La alineación que saltó al césped granadino fue la integrada por Viña, Vaqueriza, Carrero, Matito, Velasco, Kortina, Quique Torres, Nacho Zaragoza, Aguilar, Luis Gil y Loreto. Cuxart, Espín y Algar también tuvieron unos minutos.

Cuando Aguilar consiguió que el esférico entrara en la portería por encima de Notario, besó la alianza que unas horas antes le había ajustado su esposa. Era un hombre doblemente feliz y el centrocampista exteriorizó con estas frases lo que sentía: «Nunca pude imaginar que podía lograr en un solo día dos cosas tan importantes en mi vida, por un lado casarme y por otro lograr el mejor regalo que podía obtener, que es marcar el gol que nos diese el ascenso. Esto es increíble y no se puede explicar con palabras la alegría que tenemos todos. Creo que hemos merecido este premio».

El jugador cántabro, que llegó al Real Murcia procedente del Mérida, equipo con el que todavía le quedaba un año de contrato, esperaba solucionar su futuro en breve: «Estoy muy contento en Murcia y ya he dicho en más de una ocasión que, pasase lo que pasase, quería continuar aquí, porque mi familia es feliz en Murcia. Se quedó y vistió de grana hasta 2002. Después militó en el Ciudad de Murcia, Lorca, La Unión y Ciudad de Lorquí.

El gol que marcó en Granada se lo dedicó a su padre, que había muerto hacía dos años y, «claro, a mi mujer, como también a mi madre y a mi familia y, por supuesto, a esa gran afición que nos está esperando en Murcia. Insisto en que este es un día muy especial en mi vida y que nunca podré olvidar. La expedición grana regresó a Murcia tras el partido.

A Granada llegaban noticias de que la Redonda era un hervidero de aficionados granas, quienes salieron a la calle en tromba cuando el gallego Bello Rebolo pitó el final del partido de Granada.

Miles de aficionados celebraron la buena nueva. El equipo grana volvía a Segunda y aquella noticia era la mejor excusa para montar una fiesta. «¿Cuándo llega el equipo?», preguntaban inquietos los seguidores murcianistas. A las 21 horas la afición grana ya esperaba con los brazos abiertos a sus ídolos, que llegaron cuatro horas después. A la 1.10 de la madrugada del lunes 26 de junio de hace dieciséis años, el autobús de la expedición murcianista llegó. La alegría se desbordó como hacía mucho tiempo que no se veía en Murcia. Crispi, Aguilar y Luis Gil fueron paseados a hombros por quienes cada domingo les han animado desde las gradas.

El Real Murcia regresó a una Segunda División de postín, ya que se iba a encontrar al Atlético de Madrid, al Sevilla y al Betis.

Joaquín Romeu, entonces presidente del Murcia, no pudo evitar bailar bajo la ducha junto a los jugadores. Algunos de sus predecesores, como Alberto Soto, Antonio Zamora y Faustino Cano también entraron en la caseta para festejar el ascenso. Cotorruelo, uno de los consejeros, no quiso perderse la fiesta, lo mismo que el director general, José Ángel Serantes; el gerente, Antonio Sánchez Carrillo, y el doctor Pedro Luis Ripoll.

Romeu prometió que el Real Murcia tendría un equipo competitivo en la siguiente temporada.