La Verdad

Real Murcia

La Copa, una baza para llenar la hucha

Cristiano, ante Richi, en el choque jugado en Murcia en octubre de 2010.
Cristiano, ante Richi, en el choque jugado en Murcia en octubre de 2010. / Guillermo Carrión / AGM
  • El Consejo fija como objetivo prioritario llegar a la cuarta ronda y hacer caja contra un rival de Champions

  • En 2010, con la visita del Madrid de Mourinho, el Murcia logró una taquilla de más de 700.000 euros y acabó el año con superávit en Segunda B

El 26 de octubre de 2010 el Real Murcia apareció en las primeras páginas de todas las portadas de los periódicos a nivel nacional, a pesar de ser un equipo de Segunda B. El Real Madrid de Mourinho visitó la Nueva Condomina en la cuarta ronda de la Copa del Rey como premio al esfuerzo de los granas en las tres rondas anteriores. Casillas, Cristiano, Ramos, Pepe, Benzema e Higuaín (todos jugaron aquel partido), entre otros, no pudieron doblegar a un equipo grana cuyo principal objetivo era volver a Segunda y que empató a cero en aquel partido.

Más allá del buen sabor de boca del choque que tuvo la continuación una semana más tarde en el Bernabéu, la visita del Madrid dejó en las arcas granas un buen pellizco que sirvió para acabar aquella temporada con superávit, a pesar de los enormes gastos de aquella plantilla (3,7 millones) que dirigió Iñaki Alonso. La taquilla de aquel partido rondó los 795.000 euros, cantidad que aumentó con los ingresos por televisión y la publicidad vendida explícitamente para aquel partido de gran repercusión.

Casi un millón de euros que en aquel momento, con Jesús Samper al frente del club, pasaron desapercibidos para la afición grana, pero que hoy supondrían un gran alivio para el nuevo Consejo, que ve en la Copa del Rey una forma inmejorable de recaudar dinero. Sobre todo, porque todo lo recaudado por el club grana esta temporada se ha empleado para pagar antiguas deudas, como la del Betis de Valladolid para que retirara la denuncia en la Federación y otros gastos inaplazables: «A Fernández Romo y a Paco García ya les hicimos ver desde el primer momento la importancia para el club de la Copa. Es importante, un objetivo prioritario», asegura Enrique López, consejero grana. Y más tras lo que pasó la pasada campaña, cuando el Murcia se centró solo en la Liga, fue primero buena parte del curso y perdió el liderato al final.

Los de Aira llegaron mal al 'playoff' y cayeron a las primeras de cambio. Al Consejo, por tanto, no le importaría llegar a la cuarta ronda de la Copa y que el Murcia se enfrente a un rival de Champions, aunque pierda ahora algunos partidos, siempre que llegue al 'playoff' bien físicamente.

Cursos parecidos

Entre la temporada de Iñaki Alonso y la actual hay paralelismos. Entonces, al Murcia le tocó disputar las tres primeras rondas de la Copa del Rey como visitante. Primero eliminó al Puertollano en la tanda de penaltis, igual que al Oviedo en el Tartiere, en la segunda. En la tercera se deshizo del Sant Andreu, en un choque disputado en Barcelona. Para llegar a la cuarta ronda este año, escalón donde los supervivientes de Segunda B se miden contra equipos de Primera que disputan competiciones europeas, el Real Murcia ya sabe que tiene que eliminar al Sanluqueño y al Tudelano, a domicilio, y que el tercer rival saldrá de un sorteo que se disputará a mediados de septiembre y en el que el rival grana sería otro equipo de Segunda B.

Desde aquella Copa de 2010, el Murcia ha patinado una y otra vez en esta competición. En 2012 cayó en la Nueva Condomina contra el Córdoba, en 2013 el equipo de Siviero también sucumbió contra el Almería (2-0) en los juegos del Mediterráneo, mientras que un año más tarde el verdugo fue el Hércules en el Rico Pérez. En los dos años de Aira el Murcia cayó contra el Sabadell y contra el Cádiz.