La Verdad

Real Murcia
Kike García, celebrando un gol con el Middlesbrough.
Kike García, celebrando un gol con el Middlesbrough. / EFE

Abarca lleva al Boro ante la FIFA

  • El Murcia demandará al club inglés por incumplir el contrato del traspaso de Kike

  • El presidente grana pide un millón al Middlesbrough por ascender a la Premier; los ingleses dicen que el jugador ya era del Eibar en el verano de 2016

El Real Murcia no está dispuesto a que el Middlesbrough, club que milita actualmente en la Premier League inglesa, tome por tontos a los dirigentes del equipo grana. Guillermo Martínez Abarca, presidente del club murciano, ha decidido llevar al club inglés ante la FIFA (Federación Internacional de Fútbol) por incumplir el contrato de venta de Kike García al Boro (nombre coloquial con el que se conoce a este equipo) firmado en el verano de 2014.

El precio del traspaso fue de 2,5 millones de euros, además de un premio de un millón adicional en caso de que el equipo que entrena Aitor Karanka ascendiera a la Premier en las dos primeras temporadas de Kike García en este club. Como el ascenso se produjo en la segunda temporada, al final de la campaña 2015-16, el Murcia entiende que tiene que cobrar esa cantidad adicional, independientemente de que el Boro traspasara a Kike García al Eibar en el mercado invernal de su segundo año en Inglaterra.

Las pruebas que tiene el Murcia son claras y contundentes. Primero, la cláusula del contrato que dice que el premio del millón de euros por el ascenso se hará efectivo si hay ascenso a la Premier «durante la duración del primer contrato» de Kike García. Además, y con independencia de que el Boro traspasara a Kike al Eibar en el mercado invernal de su segunda temporada, el manchego marcó 4 goles en 19 partidos de la primera fase, que también contribuyeron al posterior ascenso de categoría. Prueba de ello es que el actual jugador del Eibar está esperando que el Boro le pague la prima por el ascenso de categoría, una clara muestra de que contribuyó a ello.

El Real Murcia ha intentado que el Middlesbrough recapacite por las buenas, pero el club inglés se ha desentendido del asunto. De hecho, Martínez Abarca puso el caso en manos de un despacho de abogados de Madrid especializado en derecho deportivo que, a su vez, envió un requerimiento al Middlesbrough solicitándo que asumiera el pago de ese millón de euros. El Boro contestó, pero diciendo que piensan que no tienen la obligación de pagar. Ahora al club grana le quedan dos caminos por tomar.

El espejo del Aalborg

Independientemente de que el despacho de abogados contratado por Abarca va a hacer un segundo requerimiento al club inglés reiterando la posición del Real Murcia y además solicitándole el contrato de traspaso del jugador al Eibar, el Murcia va a acudir a la FIFA presentando una demanda contra el club inglés. La otra vía que podría utilizar es acudir a la justicia inglesa, una posibilidad que de momento no valoran los juristas que están defendiendo los intereses del club murciano.

El Real Murcia espera que el Middlesbrough recapacite un vez que el club grana interponga la demanda ante la FIFA, y más teniendo en cuenta precedentes en los que el organismo internacional del fútbol ha actuado quitando puntos o sancionando económicamente a equipos que no cumplieron con sus obligaciones contractuales. Uno de los últimos casos fue la sanción de la FIFA al Almería con la que le quitó tres puntos en 2015 por no abonar 60.000 euros al Aalborg en concepto de derecho de formación de Jakobsen, jugador que llegó al equipo almeriense procedente del club noruego. El Almería consideró que esa cantidad de dinero estaba incluida en el traspaso, pero el Aalborg no. Al final intervino hasta el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo).

«Soy muy optimista, aunque no sabemos cuando se podrá resolver todo ya que se puede alargar. Entiendo que el Murcia tiene razón y por eso vamos a ir a la FIFA», dice Martínez Abarca. El Murcia tampoco cobrará nada por la plusvalía del traspaso del jugador, otras de las cláusulas que figuraban en el contrato de venta. Esta decía que en caso de que el Boro traspasara al futbolista manchego por una cantidad superior a la que éste había pagado al Murcia, el club grana tendría derecho al 15% de esa plusvalía. Como finalmente el Middlesbrough vendió a Kike al Eibar por 2 millones de libras (cerca de 2,5 millones de euros), el club grana no ingresará nada por este concepto. Cabe recordar que los 2,5 millones que recibió el Murcia por Kike se los quedó Hacienda, igual que los 2,4 millones de los derechos televisivos de aquella campaña, justo unos meses antes del descenso administravivo grana de 2014.

Un mes sin Adrián Cruz

En lo deportivo, se ha confirmado la peor noticia para Adrián Cruz y el Real Murcia tras su expulsión en Jumilla. Al centrocampista grana le han caído cuatro partidos de sanción, dos por producirse de manera violenta con un contrario y otros dos por menosprecio al colegiado.