La Verdad

Real Murcia

Un campo que no gusta ni a los de casa

Los jugadores de la Balompédica Linense celebran un gol conseguido ante el Sanluqueño en el estrecho campo de San Rafael.
Los jugadores de la Balompédica Linense celebran un gol conseguido ante el Sanluqueño en el estrecho campo de San Rafael. / Europa Sur
  • El Murcia visitará el domingo a un Linense que juega temporalmente en un estadio que critican los propios futbolistas locales por su mal césped y su estrechez

La Balompédica Linense es un club histórico que está muy agitado. Además del mal arranque liguero, una juerga entre semana de tres jugadores de la plantilla andaluza enturbió la visita a Jumilla del pasado domingo. Juan Diego Molina 'Stoichkov', José Méndez Canario y el exjugador del UCAM Álex Rubio, reconocieron que se fueron en la noche del martes 13 a un casino de San Roque de Lepe, donde presuntamente estuvieron hasta altas horas de la madrugada. En varios medios de la zona los implicados dieron su versión de los hechos: «Solo tratábamos de esparcirnos un poco, son días complicados, no hemos matado a nadie», dijo Canario. Lo que más molestó al club fue la hora, ya que los jugadores confesaron que se habían desplazado hasta la localidad onubense después de ver el partido de la Champions del Barça y tras haber cenado.

Durante los días posteriores se barajó la posibilidad de que el equipo presidido por Alfredo Gallardo los pusiera en la calle, ya que todos los jugadores de la Balona tienen una cláusula en su contrato por la que pueden ser despedidos unilateralmente si se encuentran fuera de peso. En el caso de Stoichkov el asunto se puso más feo ya que también le pillaron disputando un torneo de fútbol sala en la población de Jimena. De hecho, la Balona piensa que las molestias de pubis que arrastra este jugador son fruto de su doble vida deportiva. En todo caso y, tras escuchar a los implicados, el equipo blanquinegro aún no ha despedido a ninguno de los tres. Les ha puesto una sanción económica y dejó viajar a dos de ellos (a Canario y Álex Cruz) el pasado fin de semana a Jumilla con el resto de sus compañeros. El técnico Manolo Ruiz les quitó la titularidad a ambos, pero los sacó al ruedo en los últimos minutos del choque.

Este incidente vino a enturbiar el mal arranque de un conjunto diseñado para jugar otra vez el 'playoff' de ascenso a Segunda, como hiciera en la temporada 2011-12, cuando eliminó en la primera ronda al Amorebieta y cayó en la segunda ante el poderoso Tenerife. Esta campaña, aunque no hay datos oficiales sobre su presupuesto, la Balona cuenta con uno de los más grandes del grupo y con la aportación económica de Miguel Rodríguez, dueño de la firma de relojes Lotus, que ayuda con gran parte de los gastos. El próximo rival del Murcia solo cuenta con cerca de 800 abonados, aunque las empresas ubicadas en el campo de Gibraltar no cuentan con ganancias suficientes para apoyar a la Balona.

Cabe recordar que este club no es un cualquiera de la Segunda B. Fundado en 1912 y con título de Real desde que se lo otorgara Alfonso XIII en 1923, jugó seis temporadas en Segunda. Fue desde la campaña 1947-48 y hasta la 1954-55, llegando a lograr un noveno puesto. La apuesta para llegar al 'playoff' ha sido fuerte ya que, además de fichar a jugadores como el propio Canario, Álex Cruz y Gato, entre otros, cuentan en el banquillo con Manolo Ruiz, un técnico que tras varios años como segundo de Bernd Schuster en el Xerez, Levante, Getafe, Besiktas y Real Madrid, club con el que consiguió una Liga y una Supercopa, ha decidido iniciar su carrera en solitario.

Mala suerte grana

El Real Murcia no está teniendo suerte en sus primeros partidos fuera de casa. En la jornada 2 visitó un Romero Cuerda de Villanueva de la Serena cuyo césped estaba afectado por una plaga que lo convirtió en un auténtico patatal. Una pena ya que esta misma semana el club extremeño ha instalado tepes en toda la instalación y el césped se ha quedado como si fuera un campo de Primera. El estadio del Sanluqueño, que le tocó visitar en la Copa, es el peor de la categoría, muy estrecho, y tampoco se encontraba en las mejores condiciones para desarrollar un fútbol digno. La segunda y última salida en Liga del conjunto grana hasta el momento fue al campo del Jumilla, un recinto que siempre cuenta con césped magnífico pero que es extremadamente estrecho, según los futbolistas que allí han jugado. Unas medidas que, según Paco García, entrenador del Murcia, mermaron a los granas.

Esta semana le tocaba visitar el estadio Municipal de la Línea de la Concepción, con un terreno de juego grande y que debía de contar con un nuevo y flamante césped natural que iba a sustituir al antiguo, de césped artificial. El problema es que la empresa que está procediendo a este cambio de superficie todavía no ha terminado la obra y el choque del próximo domingo entre la Balona y el Real Murcia se tiene que jugar en la población de Los Barrios, situada a 21 kilómetros de la Línea de la Concepción, que posee un campo, el de San Rafael, muy estrecho y complicado.

Este estadio donde jugará el Murcia el domingo cuenta con césped natural desde 1985, aunque actualmente se encuentra en un estado muy irregular. Para colmo, el equipo de la localidad gaditana, la Unión Deportiva Los Barrios, jugará el sábado un partido en el mismo campo y no estará en las mejores condiciones. Hasta los jugadores de la Balona se han quejado del estado del césped del San Rafael, del que hablan muy mal porque aseguran que no favorece su juego. Pero el que de verdad ha tenido mala pata es el Murcia, ya que si le hubiera tocado visitar la Línea dentro de tres semana hubiera disfrutado del campo municipal de la Línea de la Concepción. Lo peor es que el equipo de Paco García va de ratonera en ratonera.