La Verdad

Real Murcia
Manolo Zambrano, jugador del Murcia en los 90, ayer, en su toma de posesión como presidente del Recreativo.
Manolo Zambrano, jugador del Murcia en los 90, ayer, en su toma de posesión como presidente del Recreativo. / Huelva Información

Dos históricos entre el césped y los despachos

  • El Murcia y el Recre tienen el ascenso como objetivo irrenunciable, pero ambos necesitan encontrar un inversor antes que los puntos del domingo

  • Los granas supieron el lunes que el juzgado aprueba su nuevo convenio; su rival del domingo cambió de presidente ayer

El Real Murcia y el Recreativo de Huelva se parecen como dos gotas de agua. Son dos históricos del fútbol español en plena lucha por su supervivencia. Ambos son centenarios, pero pasan por un momento crítico. Los dos necesitan el ascenso a corto plazo para afianzar sus cimientos, algo deteriorados, y poder mirar al futuro con más optimismo. El club grana adeuda a sus acreedores 44,6 millones; el Recreativo, cerca de 23, de los que aproximadamente 13 se los debe a Hacienda, entidad con la que tiene pleitos pendientes por algunos embargos. Los dos clubes están trabajando para llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria y reordenar su abultada deuda a través de un plan de pagos, trámite y condición indispensable que exige el oscense Javier Tebas a los clubes que quieran ingresar en la Liga de Fútbol Profesional.

Esta semana, tanto en Murcia como en Huelva se ha hablado más de lo que está sucediendo en los despachos, registros y juzgados donde se debate el futuro de ambas entidades, que del campo, sobre el que los dos se juegan el domingo tres puntos importantes. En ambos lugares se ha aparcado el choque, a pesar de que el partido es vital para ambos si quieren ascender. En Murcia el epicentro de la información grana ha sido la aprobación del nuevo convenio de acreedores que ha sacado adelante Martínez Abarca y que el pasado lunes recibió el visto bueno del Juzgado Mercantil número 1 de Murcia, un paso obligatorio para que el club grana no se viera abocado a la liquidación.

Zambrano estrena palco

En Huelva ayer se consumó el plan estratégico puesto en marcha por el recreativismo y por el Ayuntamiento onubense para quitar los mandos del club andaluz a Pablo Comas, un dirigente que ha hundido a la entidad con su gestión en los últimos años, un caso similar al de Jesús Samper con el Murcia. Curiosamente Comas, como presidente del Recre, justificó el descenso administrativo grana a Segunda B en el verano de 2013, sin prever que él también podría llevar a la ruina al Recre en 2016.

El Decano, como el Murcia, ha salvado un 'match ball', ya que el Ayuntamiento de Huelva declaró como BIC (Bien de Interés Cultural) al club más antiguo del fútbol español (fundado en 1889). Seguidamente, al tratarse de patrimonio protegido, expropió al propio Pablo Comas su poder en la entidad, pasando el control del club al Consistorio a través del 75% de sus acciones. Ayer, tras varios meses de oposición y resistencia de la directiva de Comas, se consumó la salida con una junta general de accionistas que fulminó al empresario madrileño y nombró como presidente a Manolo Zambrano, el jugador del Murcia en los años noventa. Con esta operación, el Recre ha vuelto a nacer y se prepara para salir del agujero en el que estaba. Ahora el nuevo órgano de gobierno (nombrado por el Ayuntamiento) auditará de arriba abajo la entidad, e intentará llegar a un acuerdo con Hacienda y poner la plantilla al día para evitar denuncias en el mercado invernal.

Los nuevos gestores del Recreativo tienen todo lo ingresado por la campaña de abonos (cerca de un millón de euros) guardado en un cajón, ya que no querían ponerlo encima de la mesa hasta la salida de Comas. Además, cuentan con otros 500.000 euros que le llegan directamente desde el Ayuntamiento de Huelva a través de un convenio publicitario. Algo parecido a lo que puede pasar en Murcia si el pleno municipal aprueba alguna medida económica directa para el Murcia. Por lo tanto, hay muchas característican que hermanan al Murcia y al Recre: sus profundas historias, sus deudas gigantescas, grandes aficiones detrás y la movilización de sus respectivas ciudades para dos equipos que tienen pasado y luchan para que haya un futuro mejor.