La Verdad

Real Murcia

Menos silbidos y más cariño

Aspecto del fondo sur de la Nueva Condomina en el Murcia-San Fernando.
Aspecto del fondo sur de la Nueva Condomina en el Murcia-San Fernando. / Nacho García / AGM
  • Las peñas piden a los descontentos que animen al Murcia en el duelo ante el Efesé

  • «Algunos aún no han ido al campo, pero lo harán para el choque ante el Cartagena», dice Mariano Morales, dirigente de la Peña de Beniel

El dato de público asistente al Murcia-San Fernando (3.889) del pasado sábado ha dejado aturdidos a los murcianistas más fieles. A pesar de que el club grana cuenta con 7.300 socios, solo acuden a ver a su equipo poco más de la mitad. Y el hecho de que el Cartagena, aunque sea de manera interna, piense que puede desplazar a Murcia de 3.000 a 4.000 espectadores para el derbi del 30 de octubre ha encendido las alarmas de parte de la grada, que no quiere que en su casa reine el color blanquinegro por un día, por encima del grana habitual que siempre ha invadido las gradas.

«Vamos a pensar que la gente va a responder, un derbi contra el Cartagena es algo grande. Tengo socios en la peña que no han ido al estadio todavía y están deseando que llegue ese partido. Hay que animar al Murcia sí o sí, en un derbi se iguala todo. Es como un Madrid-Barça, el resultado es inicierto», asegura Mariano Morales, presidente de la Peña Murcianista de Beniel, asociación que tiene 39 fieles. Pablo Guzmán, dirigente de Región Grana, ve el derbi para que se reivindique el murcianismo: «Es una oportunidad de oro para demostrar que somos el primer club de la Región, lo grande que es el murcianismo. Creo que la gente va a responder, aunque puede depender de lo que haga el equipo en Linares. Es un derbi muy atractivo y sabemos que la afición grana se mueve muchas veces por estados de ánimo o los resultados», asegura este abogado murciano.

Guzmán va más allá: «Es el momento de animar. Ahora más que nunca, la gente lo necesita. Esto, que haya un entrenador murciano al frente del equipo y que se esté tirando de la cantera, es lo que todos habíamos pedido», afirma.

Richi vistió durante ocho temporadas la camiseta grana. Y aunque ha conseguido dos ascenso a Primera y uno a Segunda, también ha pasado malos momentos vestido de grana. Es madrileño, pero se ha afincado en Murcia y conoce de sobra a la afición grana. «Es un partido muy atractivo, a pesar de que se produce en una categoría que no es la del Murcia y que se le queda pequeña, y eso hace que atraiga menos el encuentro. Además, el equipo grana está en un puesto en la clasificación malo y el Cartagena está en una situación contraria». El ahora empresario confía en la afición grana: «El murcianista ha demostrado que es fiel sacando su abono y llegando a superar los 7.000 abonados. No se le puede exigir mucho. Además, el equipo también tiene que tirar del aficionado».

Más implicados

«Lo que más me preocupa es que el ambiente de nuestra afición sea el mismo que sentí ante el San Fernando. Para que la gente se comporte igual que en el último partido, prefiero que no vaya. No quiero un recibimiento bochornoso para mi equipo, quiero el mejor recibimiento para el Murcia», dice Pepe Almansa, presidente de Los Coloraos. El jefe de la peña grana más numerosa también mira al club: «Deben moverse un poco más, tener más imaginación para que la gente vaya al campo».