La Verdad

Real Murcia

Resbalón en el peor momento

fotogalería

Golobart, que se metió un gol en su portería, lucha con un rival en el encuentro de ayer. / Nacho García / AGM

  • Un gol en propia puerta de Golobart contra La Roda aleja a los granas del tren de cabeza

  • El equipo de Paco García dominó y fue mejor en la primera parte, pero su inocencia ante la meta rival evitó que lograra su cuarta victoria seguida

El Murcia ha pegado un patinazo en el peor momento. Justo cuando el equipo grana estaba a punto de culminar la escalada y meterse en el 'playoff' tras un mal arranque, resbaló ayer contra un rival frágil que solo tuvo que defender con sobriedad las embestidas granas y apuntar bien en los últimos metros. De hecho, no tuvo ni que marcar para llevarse los puntos de la Nueva Condomina, ya que fue Golobart quien anotó el 0-1 en su propia puerta al intentar despejar un balón.

Pero el culpable no fue solo el central catalán. Simplemente fue uno más en la debacle grana. Ayer los de Paco García dejaron entrever todas sus carencias, sobre todo su falta de gol y de instinto asesino. Y eso que el arranque grana fue demoledor con diez minutos en los que el Murcia tuvo las tres mejores ocasiones del partido. Pero entre la falta de pegada y el excesivo manoseo del balón a la hora de atacar, el equipo fue como la gaseosa: con el paso de los minutos se quedó sin presión.

El técnico murciano salió con cuatro cambios en el once titular respecto a la semana pasada. Wilson Cuero entró por Borjas, Germán sentó a Titi, Roberto Alarcón a Isi y Morante a Sobregrau. Paco García, además, en una declaración de intenciones dejó fuera de la convocatoria a Iru, Álvaro Moreno y Nacho Pérez, tres jugadores que tienen abierta la puerta de salida. Y el Murcia fue un huracán después de que el reloj dieran las doce del mediodía. Al minuto de juego Armando dio un pase en profundidad a Pumar que este hizo llegar a Cuero, aunque Pulpo Romero, el exgrana, sacó de puños. Los aficionados murcianistas se frotaban las manos en lo que parecía un escenario ideal para disfrutar de un partido tranquilo.

Torbellino inicial

Pumar volvía a aparecer por la banda y se mostraba confiado. Se sentía fuerte. Hasta que a los siete minutos Wilson Cuero tuvo la más clara con un balón que recibió dentro del área en el que se mostró muy lento. Cuando el colombiano estaba preparado para disparar, ya tenía dos defensores manchegos encima. Unos segundos después Fran Morante, en un centro de Armando, estrelló el balón en el palo. El gol se mascaba, hasta que los granas fueron perdiendo gas y profundidad. No obstante, el juego y el dominio eran del Murcia.

De hecho, La Roda solo tuvo una ocasión clara aunque estuvo cerca de transformarse en el 0-1. Fue un remate de cabeza de Buitrago que Diego Rivas sacó con la mano derecha cuando el balón iba a entrar en la portería visitante. Salvó este lunar y una jugada dudosa en el área grana en la que el exmurcianista Mejías pidió penalti, La Roda no hizo más méritos para marcar. El Murcia, sin embargo, continuaba llegando, pero se atascaba justo en los últimos metros, en los que tenía que haber sido más perspicaz y despierto. Solo Golobart, con un arranque desde su campo, acercó al equipo grana al gol con una jugada personal que Javi Saura no culminó. Antes del descanso, el de Molina de Segura disfrutó de otra ocasión tras una jugada de Cuero. La sensación al descanso fue agridulce para los locales ya que, además del buen trato de balón mostrado, el Murcia se volvía a estrellar contra su inoperancia de cara al gol.

La Roda, un conjunto que solo había ganado dos partidos hasta ayer, olió sangre y comenzó a pensar que podía sacar algo positivo de la Nueva Condomina. Y el equipo grana comenzó a recortar sus prestaciones. Hasta que a los once minutos de la segunda parte, un centro al área de La Roda lo metió Golobart, al intentar despejarla, dentro de su portería. El golpe no lo supo digerir el equipo grana hasta veinte minutos después, justo cuando comenzó a asediar, de verdad, la portería del débil equipo manchego. Mientras tanto estuvo más cerca de llegar el segundo gol del equipo de Pato, extécnico del Cartagena, que el empate. Sobre todo en dos ocasiones; la primera con un disparo envenenado de Bolo que paró Diego Rivas, y más tarde con un centro al segundo palo que Tomás no acertó a introducir en la portería del equipo local.

En el tramo final el Murcia lo intentó con más intensidad, aunque con más ansiedad que orden. Paco García, tras el 0-1, hizo un cambio ofensivo y sentó a Saura y a José Ruiz, con amarilla, y dio entrada a Rubén Ramos y a Titi. El Murcia pasó una defensa de tres e intentó llegar más por las bandas. Pero, a pesar de las buenas ocasiones de Isi y Germán, se pegaba cabezazos contra la pared cuando el colegiado pitó el final y tras desaprovechar una ocasión mayúscula de escalar puestos.

Lo peor es que una semana más los resultados de otros partidos de candidatos al 'playoff' hubieran podido sonreír al Murcia, pero los granas no aprovecharon el empate entre el Marbella y el Jumilla y tampoco que el Villanovense igualara en Jaén. Los granas, de colocarse quintos a dos puntos del cuarto, caen al noveno puesto, en un día para olvidar ante La Roda.