La Verdad

Real Murcia

fotogalería

Golobart y Borjas Martín abrazan a Fran Morante tras el 0-1 anotado por el central. De espaldas, acude hacia ellos Adri Cruz. / LOF

El Murcia endulza el parón por Navidad

  • Los granas fueron más prácticos y contundentes que el rival en un partido con poco brillo y acaban la primera vuelta sin perder de vista los puestos de 'playoff'

  • Morante, de cabeza, adelantó a los de Paco García gracias a la pizarra, y Titi remató a su rival en el tramo final, tras un pase de Borjas

La primera vuelta del Real Murcia no va a ser para enmarcar, pero al menos se va a ir de vacaciones de Navidad cerca de los puestos del 'playoff', a tiro de dos partidos de los cuatro primeros tras ganar 0-2 en Almendralejo. El equipo grana se marcha al parón invernal con buen sabor, tras vencer de forma solvente un choque que no fue brillante, pero en el que demostró que ha aprendido a sobreponerse a terrenos de juego en malas condiciones y a partidos en los que es más efectivo el pico y la pala que la escuadra y el cartabón. Ahora le toca a Deseado Flores y a Paco García acertar en el mercado invernal, dotar al Murcia de más pegada y contundencia y hacer una segunda vuelta mayúscula para recuperar el terreno perdido y hacer soñar a los murcianistas con la posibilidad del ascenso.

La entrada de Paris Adot por el sancionado José Ruiz fue una novedad más que previsible. También que Rubén Ramos empezara el choque ante el penúltimo de la tabla desde el banquillo, ya que necesita ritmo competitivo para ser un jugador determinante y en Almendralejo el equipo grana no estaba para probaturas. La sorpresa llegó con la suplencia de Wilson Cuero en detrimento de Borjas, y también la de Titi, que ha ido perdiendo fuerzas en las últimas semanas. Para completar el abanico de cambios, Javi Saura dejó su puesto en la medular a Adri Cruz, que tenía otra oportunidad de reivindicarse como pilar importante en el proyecto de Paco García antes del mercado invernal. El equipo era más rocoso que los dos últimos que había presentado en Liga en las dos últimas semanas.

De inicio, ambos conjuntos intentaron tocar el balón, obviando el mal estado del césped de un Francisco de la Hera que en la campaña 1996-97 fue escenario de partidos de Primera. A los tres minutos, Borjas cazó un balón en uno de los vértices del área extremeña, pero no tuvo el acierto suficiente para hacer llegar el esférico a Germán, que entraba por el carril central. Tras un errático disparo de falta de Armando, Javi Pérez contestó con otra ejecutada de forma más precisa y que salió cerca del palo defendido por Diego Rivas. A simple vista, no parecía que entre ambos equipos hubiera tanta diferencia como marcaba la clasificación. El conjunto de Paco García debía echar mano de otro tipo de fútbol para ganar en Almendralejo y enmendar el error de una semana atrás ante La Roda.

La primera gran ocasión del partido llegó con una jugada de Adri Cruz que acabó con un disparo desde fuera del área que atrapó con alguna dificultad Fuentes, el portero local. No había un dominador claro, pero los granas estaban despiertos, con los cinco sentidos puestos en el choque. El Extremadura, penúltimo en la tabla, respondió con un disparo similar de Carlos Rubén que se fue arriba, pero muy cerca del larguero. El equipo grana intentaba acoplarse al terreno de juego y se mostraba algo impreciso en su juego. Germán dejaba muestras de calidad en la banda derecha pero ninguno de sus intentos acabó en ocasión de gol.

El susto de Angulo

Hasta que en el minuto 41 quedó demostrado que, pese a que el Murcia parecía tener el partido controlado, la derrota podría estar igual de cerca que la victoria. En un fallo en cadena de Fran Morante y Golobart, cayó el esférico a David Agudo dentro del área. El extremo local le pegó con el exterior, mano a mano frente al portero grana, y Diego Rivas sacó una mano derecha providencial para evitar el 1-0. Con la última ocasión, el Extremadura asustó al equipo de Paco García. Pero faltaba la última jugada del primer acto que puso por delante a los granas. Un saque de esquina de Armando fue rematado por Fran Morante en el área pequeña de Fuentes para hacer el 0-1. El Murcia se fue al vestuario con demasiada recompensa a sus méritos, pero había tirado de pizarra para enmendar su falta de creatividad en ataque.

El Murcia necesitaba tener la cabeza fría y tirar de experiencia en las dos áreas para acabar por delante. Willy, en un remate de chilena tras un saque de banda, dispuso de la primera ocasión de los extremeños en la segunda parte. A los seis minutos y en un contragolpe, Javi Pérez se probó con la izquierda desde la frontal y su disparo se fue demasiado a la derecha. La defensa grana fue en exceso contemplativa. Pero el Extremadura se diluyó.

A los diez minutos de la segunda parte, Isi se sacó un misil que desvió Fuentes de puños. Fue la segunda gran ocasión grana, tras el gol, justo antes de que llegara un mano a mano de Germán, que no supo definir. El partido estaba para que el Murcia lo terminara de sentenciar con un segundo gol. Y lo hizo a dieciséis minutos del final, en un contragolpe que culminó Titi batiendo al meta local con un disparo raso. La mitad del gol fue de Borjas. El partido estaba sentenciado, por la entereza que transmitía el Murcia y porque el Extremadura bajó los brazos. El Murcia sale reforzado para una segunda vuelta en la que saltarán chispas por el 'playoff'.