La Verdad

Real Murcia

Moro abre un nuevo ciclo en el Murcia

vídeo

El nuevo equipo de gobierno del Real Murcia, ayer, tras la Junta. / Nacho García / AGM

  • El extremeño se convierte en presidente de un Consejo grana que pone fin al 'samperismo'

  • De la antigua Junta quedan los dos accionistas minoritarios y Miguel Martínez, que se unen a cuatro hombres leales al nuevo dirigente

No hubo sorpresas en la Junta de ayer. Raúl Moro Martín, un empresario extremeño que puso 400.000 euros en la ampliación de capital que terminó el pasado 15 de noviembre, es el nuevo presidente del Real Murcia. Ese fue el resultado de la Junta de Accionistas celebrada ayer en la Nueva Condomina y del posterior Consejo, que tuvo lugar unas horas más tarde. Y ha sido más por dejación de los murcianos, que no acudieron a la ampliación de capital, que por su propios méritos ya que solo cuenta con un 11,2% de las acciones de la entidad. Guillermo Martínez Abarca, que se convirtió en diciembre de 2015 en el cirujano que ha mantenido a la entidad centenaria con vida en el último año, a pesar de que estaba herida de muerte, se ha echado a un lado tras cumplir con varios hitos vitales para el Murcia, como sacar adelante el nuevo convenio de acreedores, la propia ampliación de capital y cubrir un desequilibrio patrimonial que amenazaba a la entidad con la liquidación.

El abogado murciano ha dejado el trono del club grana al extremeño para que ponga en práctica todos los planes que dice tener para el Murcia tras un año de noches sin dormir y situaciones límite. Pero ahora, y según los colaboradores murcianos de Moro Martín como Pedro Contreras y Miguel Martínez, el nuevo presidente del Murcia facturará este año con sus empresas cerca de 150 millones de euros y tiene pensado sacar al club grana de la situación agónica en la que se encuentra, a base de talonario: «Lo primero, quiero agradecer a Guillermo Martínez Abarca por este año de transición y a José Ángel Serantes por asesorarnos, informarnos y mostrarse muy cercano a nosotros. También queremos agradecer a Gonzalo Samper por ayudarnos a que podamos entrar en este club para llevarlo donde se merece. Feliz Navidad a todos», dijo en su primera intervención pública el propio Moro Martín tras hacerse con el control del club y dar carpetazo al 'samperismo', pues en el Consejo ya no quedan fieles al expresidente grana. Seguidamente declaró cuáles son sus intenciones: «Lo que haga falta se hará. No sabemos cuánto dinero hace falta para acabar el año, pero si es más de los 400.000 euros que hemos puesto ya, pondremos más dinero», aseguró.

Gonzalo Samper, reticente a vender las acciones al empresario o cedérselas de forma oficial tras los informes dudosos de sus propios abogados que desaconsejaban la operación, no ha tenido otra opción mejor para seguir un año más lejos de Murcia que dejar a Moro Martín gobernar el club hasta la próxima Junta, cuando otra vez necesitará el apoyo de los herederos de Jesús Samper para aprobar las cuentas del actual ejercicio. José Ángel Serantes, el representante de los hijos de Samper, se desplazó otra vez hasta Murcia y apoyo las cuentas de Abarca y también los cambios en el Consejo.

La cita de ayer no dejó grandes sorpresas: se fueron los consejeros que han acompañado a Abarca como Juan Guillamón, Romeo Cotorruelo, Domingo Pascual y Víctor Alonso, y se quedaron los que han tenido contacto con el grupo de Moro Martín, como los accionistas minoritarios Enrique López y Stefan Settels y el presidente de los peñistas, Miguel Martínez. Para sustituir a los cinco consejeros que se han marchado del órgano de gobierno del club, el extremeño ha elegido a Gustavo Pomar, su socio inseparable; Deseado Flores, la persona que ha embarcado a Moro en este proyecto; Manuel Gimeno, asesor del extremeño; y José Carrilero, amigo de Deseado que se encargará del fútbol base. Ahora tiene trabajo por delante ya que piensan cambiar la imagen del Murcia, hacerlo más dinámico y colocarlo en un lugar más elevado del fútbol español.

Empresas diferentes

Donde no puso demasiada luz Moro Martín fue en la relación actual de su empresa Venta de Carburantes del Sur con Hacienda. Aunque los clientes de esta sociedad de la que Moro Martín es administrador único (21 tiene en la Región) recibieron una notificación de Hacienda asegurando que los derechos de cobro de esta firma estaban embargados, el nuevo presidente grana no demostró que había llegado a un acuerdo posterior co el fisco: «Los servicios jurídicos de mi compañía me prohíben hablar de esto. Se están tomando medidas y no afectan en absoluto al Murcia. No tengo ninguna deuda, a nivel personal, con Hacienda, y aquí estamos para trabajar. Son empresas diferentes», dijo el extremeño, que no negó que esta firma arrastre una deuda con el fisco de 10,2 millones, entidad con la que el Murcia debe negociar en los próximos meses.