La Verdad

Real Murcia

Fútbol | Lorca FC

«No le tengo rencor al Murcia y no descarto volver algún día»

Chumbi, ayer, en el estadio del Ikomar de Pilar de la Horadada, donde entrenó el Lorca.
Chumbi, ayer, en el estadio del Ikomar de Pilar de la Horadada, donde entrenó el Lorca. / Nacho García / AGM
  • Rafael Fernández 'Chumbi'

  • delantero del Lorca FC

  • El goleador aguileño se formó en las bases del equipo grana, pero salió por la puerta de atrás de un club al que considera candidato al 'playoff'

Se llama Rafael Fernández Martínez, pero todo el mundo lo conoce como Chumbi. Era el apodo futbolístico de su padre, futbolista de la Tercera de hace décadas, que heredó el actual delantero del Lorca, que ya ha sumado 13 goles esta temporada. Es la principal amenaza de un Real Murcia que visitará el domingo el Artés Carrasco, a pesar de que el delantero aguileño se criara en la cantera grana.

-Con sus 27 años, se le ve una persona muy madura.

-Fui padre muy joven, con 19 años, y eso me hizo madurar muy pronto y darme cuenta de qué era importante y qué no, de cuáles son las prioridades. Para el fútbol viene bien, aunque siempre me he considerado un jugador bastante centrado.

-Desde muy joven ha tenido que buscarse la vida en un mundo muy complicado por la competitividad.

-Me marché de casa con 16 años. Al Real Murcia, después al Atlético de Madrid, cuando era el 'pupas' y no era el equipo campeón de ahora. Después fui a Tercera, a Caravaca y Lorca. Hasta que me marché al Reus, que fue donde me empezaron a salir bien las cosas, en Segunda B. Después, en Almería, jugué en Segunda B, debuté en Segunda y ascendimos a Primera.

-Con sus cifras la pregunta es por qué no está jugando en Segunda.

-Es muy fácil. Al final el fútbol no es solo ser mejor o peor, este deporte se rige por el rendimiento. Yo el año pasado di un rendimiento muy malo en Segunda. En el Llagostera firmé un año en blanco y jugué muy poco, también por las lesiones. Desde que llegué no me situé, no fui feliz y no estuve a gusto. Quise salir y no me dejaron. Al final no hice goles y un delantero que no hace goles no encuentra hueco en Segunda. Tenía que venir a un sitio en el que confiaran en mí y en el que me sintiera importante, y el Lorca me dio la posibilidad el pasado verano.

-¿Hasta dónde va a llegar?

-La cifra más alta que conseguí fue en el Valencia Mestalla, cuando acabé el año con 17 goles. Estoy contento pero no me marco cifras, eso sería añadirme una presión innecesaria, aunque quiero superar esos 17.

-Se rumoreó su salida en el mercado invernal, ¿hubo alguna discrepancia con su club?

-No hablé con mi representante en Navidad. Con el revuelo que generé con un tuit en el que puse enero en mayúsculas hice que la gente hablara. Pero es inviable que yo salga del Lorca en estos momentos.

-¿Qué pasó?

-No fue un cabreo porque me cambiaran o porque jugara poco, como se comentó. He sido suplente muchas veces. Tampoco el cabreo fue porque me pusieran en la media punta. Fueron otras cosas de las que me di cuenta y que nadie me aclaró. Solo quería llamar la atención para que alguien del club me aclarara qué estaba pasando. Cuando volví de vacaciones hablaron conmigo y en diez minutos quedó todo aclarado. Me equivoqué utilizando las redes sociales, por eso rendí explicaciones a mis compañeros sobre lo que había sucedido.

-¿El Lorca es más dícifil para todo?

-Es un club atípico. Llevamos el nombre de Lorca pero solo vamos allí a jugar los partidos. Entrenamos en el Pinatar Arena y ahora en Pilar de la Horadada. No tenemos la afición que tienen otros equipos y nunca entrenamos en el campo donde jugamos, son cosas que otros equipos hacen y nosotros no. La gente dice que el juego no es vistoso, pero los resultados son buenos. Llevamos los mismos puntos que el Cartagena, que está haciendo las cosas muy bien. Tenemos que hacer que la gente de Lorca se enganche a este proyecto, aunque también entendemos y repetamos que la gente sea del equipo histórico de la ciudad.

-El del Real Murcia debe ser un partido especial para usted. ¿Es un club que lleva en su corazón?

-Me gusta porque va a haber un ambiente especial en el Artés Carrasco. Vendrá mucha gente de Murcia. Allí perdimos 2-0. Pero aparte es el club que me dio la oportunidad de ser futbolista. Si con 16 años Juan Casuco no me hubiera dado la oportunidad de hacer pruebas con los juveniles del Murcia, igual estaría en Águilas y no estaría jugando al fútbol.

-Pero hay algo que no ha perdonado aún a la entidad a la que se va a enfrentar en el Artés Carrasco.

-Estoy dolido por mi salida. Era un jugador más, no era especial, pero no fueron nada elegantes a la hora de hacer las cosas. Era un niño, con ilusiones y el sueño de jugar en el Murcia. Estábamos negociando para hacer un contrato más largo. Un domingo hice un gol con mi equipo y el lunes me dijeron que me fuera a casa. Salí de la Nueva Condomina llorando y llamando a mis padres. Pero estoy más agradecido al Murcia que dolido con él. Solo fue la decisión de dos personas y el Murcia es mucho más que eso. Pasa en todos sitios: cuando hay dinero la gente no se atreve con la cantera, solo se acuerdan cuando no hay dinero.

-Pero, ¿descarta volver alguna vez a vestir la camiseta del Murcia?

-No le he cerrado la puerta, ni mucho menos. Soy murciano y el Murcia es un gran club. Tampoco le cierro la puerta al Cartagena. Todavía me quedan algunos años de fútbol y ¿por qué no? Ojalá algún día pueda pasar eso, no es descartable.

-Si le marca algún gol al Real Murcia el próximo domingo, ¿tiene usted pensado celebrarlo?

-Mi idea es no celebrarlo. No sé qué pasará luego con la emoción, o si marco en el noventa y estallo de euforia. Siempre tengo claro que si el Real Murcia no se hubiera fijado en mí cuando tenía 16 años y estaba en Águilas, quizás el Atlético de Madrid después no lo hubiera hecho tampoco y hoy no sería futbolista.

-¿Ve usted al Lorca siendo campeón de grupo al término de la jornada 38 y al Real Murcia entre los cuatro primeros y jugando el 'playoff' de ascenso?

-Veo al Lorca con capacidad para ser campeón, estamos haciendo las cosas bien, aunque queda mucho. Pero tendremos momentos malos y tendrá que estar todo el equipo muy unido. También pienso que el Murcia va a ir a más, que va a hacer dos o tres fichajes importantes. Su juego y la apuesta de su entrenador se van a ver reflejados en buenos resultados en la segunda vuelta.

-¿Cómo se lleva con Xu Genbao? Parece un presidente exigente

-Con Genbao todo va bien. Nos entendemos, aunque sea a través del traductor. Ayer vino al entrenamiento a felicitarnos por la victoria. He tenido todo tipo de presidentes, aunque es el primero que es extranjero y que no habla mi idioma. Es diferente, simplemente. Lo atípico es el club, pero en la plantilla nos estamos adaptando a todo y salimos a competir en cada partido.

-¿Tiene usted pensado qué va a hacer el año que viene? ¿Seguirá en el Lorca si hay ascenso a Segunda?

-Me veo con el Lorca en Segunda el año que viene. Vine para eso y por eso aposté por este proyecto. Tengo esa ilusión de jugar el 'playoff' en mayo y conseguirlo, aunque sabemos que ascender es muy difícil.