La Verdad

Real Murcia

El explosivo Elady aparca la vara

Elady Zorrilla, el nuevo jugador del Real Murcia, en un partido esta temporada con el Mancha Real.
Elady Zorrilla, el nuevo jugador del Real Murcia, en un partido esta temporada con el Mancha Real. / Ideal
  • Con carisma e ímpetu, el nuevo extremo grana, que recogía oliva en el Mancha Real, se hace profesional con el Real Murcia

Elady Zorrilla es una de las grandes apuestas de Deseado Flores, el nuevo director deportivo del Real Murcia. El quinto fichaje grana es un extremo explosivo, capaz de hacer vibrar a la grada con sus regates y con su improvisación. De hecho, una de sus principales virtudes es su fuerte carácter y su gran temperamento, una condición que algunas veces le ha jugado una mala pasada. Sin embargo, los que le conocen dicen que es una buena persona y que es muy sensato. De hecho, no es el prototipo de futbolista derrochador y sí un jugador austero a quien no se le caen los anillos por trabajar fuera del fútbol para ganar algún dinero extra que le permita vivir desahogado. La prueba irrefutable es que, cuando lo ha necesitado, ha trabajado en en el campo en su propia finca de olivos familiar. En la temporada de la recogida de la oliva, en invierno, es uno más en el trabajo.

En el club que acaba de dejar, el Mancha Real, era una auténtica estrella. Según algunos de sus compañeros, es el mejor jugador de la categoría. La pasada temporada se convirtió en uno de los futbolistas clave a la hora de llevar a los jienenses desde Tercera a Segunda B. Y lo hizo con mucho esfuerzo, ya que cada día de entrenamiento recorría la distancia que separa su pueblo, La Puerta del Segura, hasta Mancha Real. Un total de 120 kilómetros de ida y los mismos de vuelta cuatro veces a la semana. Por esa entrega y por esa dedicación pasada, el equipo que dirige Juan Arsenal lo ha dejado salir al Real Murcia, donde va a pasar a ser un jugador profesional. «Moriré siendo verde, volveré», afirmó el nuevo jugador grana en sus despedida de un club que lleva en el corazón.

Aunque este año está bastante más tranquilo, Deseado Flores ha buscado en Elady esa energía y vigor de la que muchas veces ha carecido el equipo grana esta temporada. Elady ha pasado por todos los equipos importantes de la provincia de Jaén (Linares, Real Jaén y Mancha Real) y busca en Murcia triunfar por primera vez lejos de su tierra. Lo intentó en La Hoya en el verano de 2012, pero no cuajó. Ofensivamente tiene muchas virtudes, pero también debe corregir algunos defectos, como por ejemplo su indisciplina táctica. O lo que es lo mismo: es un jugador que, con libertad, es capaz de hacer grandes cosas, de levantar a la Nueva Condomina y ponerla patas abajo, pero también debe aprender a defender y sacrificarse atrás. Esta temporada, en el Mancha Real, las cosas también le han ido muy bien. De hecho, es uno de los culpables de que este humilde equipo sea uno de los más goleadores del grupo IV de Segunda B aportando diez dianas que lo han convertido en una pieza cotizada del mercado.

También ha dado catorce asistencias, destacando por ser un jugador que, aunque es diestro, juega en la izquierda, a pierna cambiada. De hecho, su jugada preferida es encarar al defensa, salir hacia la derecha y disparar con mucha potencia.

En el Real Murcia, a sus 26 años, tiene la oportunidad de hacerse un hueco en un equipo con gran proyección mediática y en una plaza donde jugadores como él han sido capaces de ganarse un hueco en el corazón de la afición murcianista. El último fue un Tete que llegó sin haberse estrenado en Segunda y que se fue de Murcia por la puerta grande, dejando grandes regates y jugadas mágicas de las que la afición grana todavía se acuerda.

Canterano que regresa

El Real Murcia se ha colocado en la 'pole position' para fichar a Juan José García, Juanjo, lateral murciano que milita actualmente en el Cádiz y que no tiene sitio en la actual plantilla gaditana que dirige Álvaro Cervera. Juanjo se formó en la cantera del Murcia, club con el que jugó dos campañas en Segunda B. Fue en el Imperial, primero a las órdenes de José Miguel Campos y después con Manolo Requena. En total, 56 partidos, aunque su trayectoria en el club grana se vio cortada por el descenso a Segunda del primer equipo en 2010 y la caída del filial a Tercera.

Aquello obligó a Juanjo, con el que no contaron para el primer equipo Sergio Fernández ni Iñaki Alonso, a buscar acomodo fuera de la Región. Primero en el Jaén, con el que jugó 30 partidos. Después volvió a la Región para jugar en el Lorca, aunque solo un año más tarde fichó por La Roda, donde jugó en una campaña 33 partidos. Después llegaría el Nástic, con el que también disputó, en una sola campaña, otros 36 partidos en Segunda B, categoría que nunca abandonó hasta el pasado verano. Pero lo que de verdad cambió su carrera fue su paso por el Melilla. El que era extremo nato pasó a ser lateral derecho en el equipo norteafricano, en el que llegó a jugar en esa posición 35 partidos, 3.132 minutos, logrando dos goles. Como lateral derecho, lo firmó el Cádiz, club en el que ha jugado dos temporadas y con el que ascendió a Segunda. Juanjo tenía un acuerdo con el Marbella, pero el Murcia se ha adelantado.