La Verdad

Real Murcia
Curto, ayer, en su presentación.
Curto, ayer, en su presentación. / LV

«No prometo una cifra de goles, solo trabajo y constancia»

  • Curto peleó durante dos semanas para poder dejar el Linares y venir al Murcia: «Es un honor poder jugar en un club tan grande como este»

Víctor Curto ha peleado con todas sus fuerzas para llegar al Real Murcia. Su fichaje ha costado tres semanas de negociación a tres bandas entre el club grana, el Linares y el propio jugador: «No ha sido fácil. Hablé con Deseado en el parón invernal. Tenía muy claro que quería venir aquí. Había dado todo por el Linares hasta que he salido. La situación era difícil para todos, pero al final ha salido todo bien».

El nuevo delantero grana insistió a su club para dejarlo salir y hasta pidió una baja médica porque no se sentía en condiciones de entrenar. Finalmente, y previo pago de cerca de 20.000 euros para liberarlo de su cláusula de rescisión, Curto pudo cumplir su objetivo: «Tengo familia, una hija, y las cosas afectaban también en casa y se hace más duro. Para mí es un honor poder formar parte de este club que tiene una historia tan grande, tengo ganas de hacer bien las cosas», asegura. Curto no tiene miedo de la presión que va a tener que soportar cuando se enfunde la camiseta grana: «Cuando juegas en la parte de arriba la responsabilidad siempre la tienes. Tengo que asumirla pero no me pongo más presión porque eso no te sirve para rendir más. Quiero trabajar al máximo y seguro que así llegarán los goles. Vengo con ilusión».

Curto no quiere prometer una cifra de goles: «Es una tontería, no llega a ninguna parte. Prometo trabajo y constancia. Cuando he sido titular y he tenido minutos han acabado llegando los goles», dice.