La Verdad

Real Murcia
Paco García, en el choque frente al Jumilla.
Paco García, en el choque frente al Jumilla. / Javier Carrión / AGM

Más prestaciones, mayor exigencia

  • Los fichajes de enero han transformado a los granas en la mejor plantilla del grupo IV, tras el Efesé y el Lorca. Paco García tiene poco tiempo; el nuevo Murcia debe ser letal de cara a gol e inexpugnable atrás con la llegada al equipo de pesos pesados de la Segunda División B

Paco García ya tiene bajo su mando una plantilla con potencial. La llegada de Deseado Flores ha transformado el plantel que diseñó Fernández Romo el pasado verano, un equipo que, con el paso de las jornadas, dejó en evidencia que estaba lleno de carencias. La camiseta del Murcia pesó demasiado a Borjas y Wilson Cuero, que fueron incapaces de ser las referencias ofensivas. Romo no fichó a ningún delantero más. Además, a aquel Murcia de septiembre y octubre de 2016 le costaba competir fuera de casa y se deshacía ante las embestidas de equipos humildes y con menos potencial.

Pero ahora el entrenador murciano tiene mucho material para cambiar el rumbo. Lo primero que han conseguido las nueve incorporaciones ha sido aumentar la competencia de la plantilla en todos los puestos. A José Ruiz, que jugaba sí o sí, le ha salido un competidor con Juanjo en su misma posición, un lateral derecho que llega hasta la línea de fondo y convierte al Murcia en un equipo más ofensivo. Fran Morante y Golobart ya no son titulares tan indiscutibles con la llegada de Borja Gómez y Josema, mientras que en el puesto de Pumar también pueden jugar el propio Josema y Juanjo.

En el centro del campo la competencia también se ha multiplicado. Diego Benito, Armando, Adri Cruz y Javi Saura se han visto sobrepasados por la llegada de David Sánchez, que es titular indiscutible. Como el Murcia ya no juega con tres pivotes, la pregunta es quién acompañará al exjugador del Baleares en el centro del campo. En la parte de arriba también ha florecido la competitividad y Roberto Alarcón e Isi han pasado de titulares a suplentes en dos semanas, por detrás de Rayco y Elady, los recién llegados.

Delanteros enrachados

Por números, este nuevo Murcia tiene más pegada que el de hace un mes. Víctor Curto dejó el Linares tras marcar diez goles en la primera vuelta. En su carrera, y aunque es un mediapunta, ha logrado goles en Segunda B y en Segunda. Con el Alcoyano anotó 22 en la campaña 2009-10 y otros 6 en la 2013-14. Rayco, por su parte, tuvo dos años primorosos en la Segunda B. El primero con el Alcoyano, marcando 14 goles, y una temporada más tarde ayudando al Nástic a subir a Segunda con otros 14 tantos. A ellos dos se ha sumado Sergi Guardiola, que llega desde el fútbol australiano pero que también demostró su valía en la Segunda B, salvando al Eldense del descenso a Tercera con 17 goles y firmando ocho dianas en solo 16 partidos con el Granada B. Para colmo, Elady,un extremo, ha llegado desde el Mancha Real habiendo hecho diez goles en la primera fase de la temporada.

Pero con los nuevos fichajes el Murcia también ha ganado capacidad en las jugadas de estrategia. David Sánchez ha tomado el mando en este sentido, ha desplazado a Armando y a Roberto Alarcón, y ya bota todas las faltas y los saques de esquina. Frente al Villanovense, una falta ejecutada por el de Sevilla desembocó en el 2-1 final, y ante el Jumilla mandó un balón al palo. Aún tiene que entenderse mejor con las torres granas como Golobart, Curto, Josema y Morante. Gracias a la estatura y jerarquía de David Sánchez, el Murcia también es un equipo más fiable atrás.

Pero además el Murcia es un equipo más experto en ascensos. El propio David Sánchez y Juanjo subieron la pasada campaña a Segunda con el Cádiz, tras una liga regular en la que el cuadro amarillo acabó cuarto y dejando malas sensaciones. No son los únicos jugadores que acaban de llegar al club con experiencia en ascensos, ya que Rayco lo consiguió hace dos campañas con el Nástic. Borja Gómez, incluso, jugó 31 partidos en Primera con el Granada.