La Verdad

Real Murcia
Paco García, en la Nueva Condomina.
Paco García, en la Nueva Condomina. / Javier Carrión / AGM

Una semana más de vida para Paco García

  • La directiva del Murcia le da una tregua para que pueda encajar las piezas de un equipo muy renovado

  • Deseado, que dudó si cambiar de inquilino en el banquillo tras el choque ante el Melilla, tiene motivos para que siga otros siete días

El Murcia tiene que reaccionar cuanto antes para colarse entre los cuatro primeros, pero a Paco García no se le pueden pedir milagros. De hecho, la afición murcianista no ha señalado aún al entrenador grana y mantiene su confianza en él. Aunque Deseado Flores y sus colaboradores quieren resultados inmediatos tras la revolución llevada a cabo en el vestuario, también están dispuestos a otorgar al técnico murciano algo más de tiempo para que encaje bien las piezas de su nuevo puzzle grana. El empate del pasado domingo en Melilla dejó mal sabor de boca al director deportivo grana, que en caliente pensó en cambiar de entrenador, aunque los resultados posteriores de la jornada y un análisis frío de la situación le hicieron pisar el freno hasta el próximo domingo, cita en la que puede comprobar si la progresión de su equipo continúa. Flores se agarró a cinco puntos.

Jornada positiva

El Murcia se acercó más a la zona de 'playoff'

Después de la jornada 24, echar al entrenador del Murcia no parece lo más lógico. Sobre todo, teniendo en cuenta que el fin de semana favoreció al equipo grana en lo que se refiere a la lucha por el cuarto puesto. La derrota del Villanovense en el campo del Recreativo de Huelva, la del Jumilla ante la Balompédica Linense y el propio empate del Murcia en el campo del Melilla, el quinto clasificado, deja a los granas a solo dos puntos del cuarto. Desde que arrancó la competición, en agosto de 2016, y exceptuando las jornadas 1, 2 y 3 en las que apenas hubo diferencias y el Murcia estuvo cerca del cuarto, el equipo grana solo estuvo a dos puntos del 'playoff' en la jornada 17 y en la 21. Ni una vez más.

Por contra, la plantilla de Paco García estuvo a 8 puntos del cuarto en la jornada 12, a 7 en la 15 y a 5 puntos del Villanovense en la 20, con lo que ha recortado su desventaja. Ahora está más cerca que nunca de meterse donde aún no ha estado. Como lectura positiva, el Murcia ha jugado, desde que arrancó la segunda vuelta el 8 de enero, frente al Mérida, Villanovense, Lorca, Jumilla y Melilla, todos rivales en la lucha por el 'playoff'.

Revolución en la plantilla

10 caras nuevas y el adiós de pesos pesados al vestuario

¿Es lícito que Deseado Flores exija a Paco García resultados inmediatos solo una semana después de hacer una revolución en el vestuario? El técnico murciano está haciendo una pretemporada sobre la marcha. En Melilla todos los hombres de arriba eran recién llegados, con el debutante Sergi Guardiola de delantero centro, Víctor Curto de mediapunta y Rayco y Elady jugando como extremos. David Sánchez, otro de los fichajes, se ha convertido, de la noche a la mañana, en el encargado de botar las jugadas de estrategia del Real Murcia, mientras que Josema, sub 23 recién llegado del Almería, se ha ganado la titularidad. En territorio norteafricano fue la primera vez que Paco García tuvo la posibilidad de alinear a todos los nuevos fichajes, a pesar de que Juanjo se cayó por problemas físicos en el último momento. Los integrantes del nuevo Murcia aún no se conocen de memoria, muchos todavía no saben el nombre de pila de sus nuevos compañeros, y los automatismos y la pizarra aún no han cuajado del todo.

Más fiabilidad

Dos goles recibidos en los últimos seis partidos

El Murcia ya no es un equipo tan inconsistente como el que se dejó muchos puntos como visitante en la primera vuelta. Aunque en el tramo final de 2016 ganó a El Ejido y al Extremadura a domicilio, se mostró débil fuera de la Nueva Condomina en visitas a la Línea de la Concepción, Huelva y Mancha Real, donde fue goleado. Durante muchas semanas no pareció un candidato al ascenso y fue un equipo blando y sin consistencia. Pero en los seis últimos encuentros ha cambiado, solo ha encajado dos goles y ha demostrado que es mucho más difícil generarle ocasiones de gol. La fortaleza defensiva es un arma con la que no contaba Paco García en la primera parte de la Liga, aunque ahora sí. El Real Murcia es un equipo diferente en el año 2017.

Apuesta ofensiva

Del conservador 4-3-2-1 a un 4-4-2 con vocación atacante

Paco García ha cambiado su estilo de juego y ha convertido al Real Murcia en un equipo mucho más ofensivo, aunque todavía no consigue ver portería. Además de apostar por Josema en el centro de la defensa para sacar el balón con más criterio, está utilizando en las últimas semanas un doble pivote muy ofensivo, con David Sánchez y Diego Benito, dos jugadores que no se caracterizan por ser destructores del juego rival. Además, en el ataque está jugando con tres delanteros (Sergi Guardiola, Víctor Curto y Rayco) y un extremo con proyección ofensiva y gol (Elady). Nada que ver con el esquema de juego en el que Armando y Adri Cruz jugaban junto a Benito en un trivote que miraba más para atrás que hacia arriba. Por lo tanto, Paco García ha demostrado, con su cambio, que acepta el reto de Deseado Flores, pero es un sistema ofensivo que debe cuajar.

Solo 5 murcianos en 30 años

Campillo, Benigno Sánchez, Casuco, Campos y García, las grandes excepciones

Si la apuesta del grupo inversor de Moro Martín es 'murcianizar' el club grana, poner en valor la cantera de la Región y hacer regresar a valores que tuvieron que emigrar por falta de oportunidades en su tierra, qué mejor que tener en el banquillo a uno de los técnicos murcianos con un futuro más prometedor.

Cabe recordar que Paco García comanda su segundo proyecto en Segunda División B tras su paso por La Hoya y que necesita un tiempo de aprendizaje para dirigir una nave como la grana, con tanta exigencia y necesidad. Y más después de todos los cambios que se han producido en la plantilla. Históricamente, el banquillo del Real Murcia siempre ha sido eléctrico para los técnicos murcianos. El técnico del barrio del Carmen fue elegido el pasado verano como entrenador grana siete años después de que el último murciano se sentara en el banquillo. Este fue José Miguel Campos, nombrado a mediados de la campaña 2008-09 y destituido en noviembre de 2009 por Jesús Samper.

Antes que Campos fue Casuco, que dirigió al club grana a finales del ejercicio 2004-05 y comienzos del siguiente. Benigno Sánchez solo entrenó provisionalmente en algunos partidos de la temporada 1998-99, mientras que el último entrenador murciano de éxito fue Vicente Carlos Campillo, que llevó al Real Murcia a Primera en el verano de 1993 y que después lo volvió a dirigir en Segunda B en la campaña 1997-98.