La Verdad

Real Murcia

La cesión de uso exclusivo de la Nueva Condomina, vital para Moro

  • El Consejo grana solicita a Coello en un borrador del nuevo convenio mantener este derecho y pide que el Ayuntamiento se haga cargo del mantenimiento

Parece un tema menor, pero es clave para el futuro del Real Murcia. Si el Ayuntamiento de Murcia y el club grana eliminan del nuevo convenio de uso de la Nueva Condomina que están negociando la cláusula de uso exclusivo en favor de la entidad que preside Raúl Moro, su contabilidad se puede desmoronar y entrar en un supuesto de liquidación. Desde hace años, Jesús Samper comenzó a contrarrestar las fuertes pérdidas de la entidad considerando una ganancia la cesión de uso exclusivo que ostentaba el club por 50 años. Lo consideró un ingreso anticipado. Hasta hoy. De hecho, en la última auditoría realizada ya por el nuevo Consejo (ha ido bajando con el paso de los años), este ingreso está valorado en 25 millones.

En el primer borrador del nuevo convenio que el Ayuntamiento hizo llegar hace unos meses al Consejo que presidía Abarca, eliminaban esta cesión de uso exclusivo de larga duración, a cambio de hacerse con los gastos corrientes del estadio. Fue una propuesta a la que el expresidente y su Consejo se opuso radicalmente. El nuevo Consejo también sabe que es vital que esta cláusula figure en el nuevo convenio y ha propuesto al Ayuntamiento seguir conservando la cesión de uso exclusivo y seguir usándola como activo.

En la propuesta de Moro, el Ayuntamiento también correría con los gastos corrientes del recinto, al menos, mientras que el Murcia siga en Segunda B. A cambio, el Ayuntamiento puede insertar su publicidad en varios soportes del estadio, como las entradas, disponer de jugadores del Murcia en eventos y la libertad para usar el estadio para algunos actos por determinar. Las nuevas propuestas están en estudio por las partes.

La sintonía entre el nuevo Consejo grana y el Ayuntamiento es total, a diferencia de lo que pasaba antes entre el grupo de Abarca y Felipe Coello, actual concejal de Deportes. De hecho, tanto el propio Coello como el alcalde José Ballesta estuvieron informados en todo momento del desembarco del empresario Raúl Moro en el Real Murcia. En la recepción que el propio alcalde ofreció al nuevo presidente grana el pasado 13 de enero, Ballesta ya confesó en privado que el primer borrador enviado a Abarca había sido orientativo, que desconocían que la cláusula de uso exclusivo fuera tan determinante en el futuro del club grana y que llegarían a un entendimiento beneficioso para el Ayuntamiento y para el Real Murcia.

Víctor Alonso, relegado

Deseado Flores, la mano derecha de Raúl Moro en Murcia, sigue adelante con su plan de hacer viable al Real Murcia. Una vez cerrada la campaña invernal de fichajes, el empresario hostelero ha emprendido otra revolución: la que afecta al personal administrativo que trabaja en la entidad. Uno de los objetivos de Flores es adelgazar una estructura insoportable para un club de Segunda B. Dentro de su plan organizativo de las tareas de los empleados y de reestructuración del personal, una de las primeras decisiones que ha tomado ha sido la de conceder, desde el pasado viernes, vacaciones a Víctor Alonso, el gerente de la entidad grana.

Según fuentes cercanas a los nuevos dirigentes, Flores asumirá durante un periodo cercano a los 15 días las funciones de gerencia, aprovechando que ahora no es una época de excesivo trabajo. El alto sueldo de Alonso, poco acorde a la categoría en la que milita el club, y el hecho de ser el último hombre fuerte de Jesús Samper en el Murcia, hizo que desde la llegada de Raúl Moro el madrileño se viera relegado a un papel secundario. Además, a día de hoy, los empleados del club grana tienen pendientes dos mensualidades.