La Verdad

Real Murcia

Los aficionados granas pagarán 15 euros en el derbi del Cartagonova

  • En la primera vuelta, la afición albinegra llenó parte de la grada lateral de la Nueva Condomina, pagó 12 euros por cada localidad y dejó 55.000 en las arcas murcianistas

El Cartagena hizo ayer público lo que tendrán que pagar los aficionados del Murcia que acudirán al derbi del 19 de marzo que se va a disputar en el Cartagonova. Finalmente, las entradas para la marea grana costarán 15 euros y no 12 como esperaba la afición del Real Murcia. De hecho, en la primera vuelta, los aficionados albinegros que se desplazaron a la Nueva Condomina pagaron 12 euros por su entrada en la grada lateral superior, 3 euros más barata que el precio fijado por el club albinegro.

La polémica ya está servida. Y no solo por el precio ya que los aficionados murcianos serán colocados en el fondo norte bajo del Cartagonova, una ubicación diferente a la de la pasada campaña, en la que los más de mil aficionados desplazados ocuparon la parte superior de la grada, con mejor visibilidad. Paco Belmonte argumenta que esta temporada no se dan los condicionantes ya que no puede desplazar, como hizo el año pasado, a los socios albinegros ubicados en la parte alta de esta grada para ceder su sitio a los del Real Murcia. El motivo expuesto es que el club blanquinegro ha vendido más carnés en esta ubicación y es complicado recolocarlos en otro lugar del estadio cartagenero.

El Cartagena, que en el derbi de la primera vuelta dejó 55.000 euros en las taquillas granas gracias al desplazamiento masivo de sus aficionados, cederá 998 entradas y argumenta que el precio solo puede ser de 15 euros, el mismo que cuesta la entrada más barata para los aficionados cartageneros que acudan al derbi y no sean abonados. Cabe recordar que en la primera vuelta ya hubo discrepancias entre ambos clubes por la ubicación de la afición cartagenerista. El club grana los ubicó en la grada lateral superior y no en la inferior, como deseaba el Efesé.

El Murcia sigue trabajando en dos asuntos fundamentales para que Vicente Mir, el nuevo técnico grana, se pueda sentar en el banquillo grana el próximo domingo en San Fernando. El primero es la negociación con el Betis de Valladolid, club que está enrocado en su postura: exigir un aval bancario que cubra la deuda de la entidad grana con el equipo castellano y que en estos momentos es de 245.000 euros. El Murcia entiende que la cantidad que le adeuda es de 25.000 euros después de incumplir el plazo que venció el pasado 20 de enero y que el resto lo pagará cuando llegue su vencimiento. De momento, ambas entidades siguen negociando para cerrar un acuerdo que sea definitivo.

Aún sin finiquito

El segundo asunto es el finiquito de Paco García, necesario para que un nuevo entrenador pueda ser inscrito por el Murcia en la Federación. El técnico del barrio del Carmen pidió una excedencia de dos años para poder dirigir al Real Murcia y necesita cobrar lo que tenía firmado de aquí al final del curso. Ambas partes quieren cerrar este asunto hoy.