La Verdad

Real Murcia
Germán, en un entrenamiento con el Cartagena.
Germán, en un entrenamiento con el Cartagena. / Antonio Gil / AGM

Tras el Murcia, una vida mejor

  • De los ocho jugadores que fueron despedidos por Deseado en enero, cinco están triunfando en sus nuevos equipos y solo tres no arrancan

Que un equipo como el Real Murcia rescinda el contrato de un jugador y le obligue a hacer las maletas a media temporada, no siempre es contraproducente para su carrera. A veces se puede convertir en un alivio. De hecho, de los ocho jugadores que recibieron la carta de rescisión de la mano de Deseado Flores el pasado mes de enero, cinco están disfrutando en su nuevo destino. De los ocho, solo tres están peor o igual de lo que estaban en el equipo grana y se puede considerar que dieron un paso atrás. Es el caso de Titi, Paris Adot y Cuero.

Titi llegó desde el Logroñés el pasado verano y solo unos meses más tarde tuvo que emprender el camino de vuelta. Había disputado, con el Murcia, 15 partidos como titular de 19 de la primera vuelta, además del primero de la segunda, y había conseguido tres goles. En Logroño solo ha sido capaz de participar en tres choques con el equipo riojano (dos de titular y uno de suplente), aunque marcó un gol en su estreno ante el Toledo, un tanto que le dio una victoria decisiva a su equipo.

Su Caso es parecido al de Paris Adot, que cambió el Murcia por el Sabadell, otro histórico que milita en el grupo III. Pero Paris, que acabó la primera vuelta contando para Paco García y firmando 90 minutos ante el Villanovense en el segundo choque de la segunda vuelta, no ha tenido suerte en la Nova Creu Alta. A día de hoy solo ha disputado 162 minutos con el equipo arlequinado. Tampoco Wilson Cuero, que fue el único de los ocho jugadores que salieron del equipo grana que bajó a Tercera, está brillando especialmente. Su equipo es líder en solitario de la tabla, aunque el colombiano solo ha conseguido un tanto en el 1-3 contra la Deportiva Minera. Eso sí, hace parte del trabajo sucio para que Andrés Carrasco, su compañero en el ataque, siga marcándolos a pares.

Confianza y continuidad

El resto de jugadores que salieron por la puerta de atrás del Murcia están brillando en sus nuevos equipos o, al menos, están contando para sus nuevos entrenadores. Una de las transformaciones más curiosas es la de un Jon Iru que en el Barakaldo ha encontrado su hábitat perfecto para mostrar sus virtudes futbolísticas. Debutó el 28 de enero contra el Bilbao Athletic, su exequipo, y desde entonces no ha soltado la titularidad. El Barakaldo está escalando posiciones en el grupo II tras una grana racha que coincide con la llegada de Iru y que ha hecho sumar a su equipo 11 de 18 puntos posibles. En el Murcia, aunque comenzó siendo titular, no captó la filosofía de juego de Paco García y tuvo un papel totalmente secundario en detrimento de Armando.

Otro de los que han vuelto a sonreír lejos de la Nueva Condomina es Álvaro Moreno. El central murciano solo disfrutó de diez minutos con la camiseta grana. Para Paco García no contaba nada. Por eso vio con buenos ojos fichar por el Levante B del grupo III, club en el que se ha convertido en titular indiscutible. El filial levantinista está saliendo poco a poco de los puestos de abajo, sumando 7 puntos de 12 posibles, ayudado por el propio Moreno y otro murciano, Arturo Molina, que ha marcado tres goles en las últimas jornadas. Una situación similar a la que vive Sobregrau, que pasó de contar poco para el técnico grana a hacerse con un puesto de titular en el Fuenlabrada, que milita en el grupo II. El central catalán, desde que debutó el 1 de febrero con su nueva camiseta, ha jugado los encuentros de Copa Federación y cinco completos de Liga, demostrando que su forma física era más que aceptable. A Sobregrau le está pasando lo mismo que a Borjas, que tras perder la confianza en el Real Murcia ya ha jugado siete partidos de titular en el Sabadell. Eso sí, aún no ha marcado.

Romo, de la oficina al césped

Las dos salidas más sonadas del mercado invernal fueron las de Germán, un jugador querido por la grada y con dos años de estancia en el club, y Fernández Romo, director deportivo que diseñó la plantilla en verano. El primero, a última hora y tras ser despreciado por el club, firmó por el Cartagena, la mejor opción que tenía encima de la mesa. Con Paco García no tenía continuidad. El canario, ante la falta de delanteros, está siendo protagonista en el segundo clasificado del grupo IV, equipo en el que ha participado en cinco encuentros, fue titular en dos y ha marcado un gol, que se suma a los dos que hizo en el equipo grana. Romo, que pasó de las oficinas de la Nueva Condomina al banquillo del Sabadell, no se puede quejar en su nueva etapa ya que ha revitalizado a un Sabadell que se asomaba a Tercera consiguiendo 9 de 18 puntos posibles.