La Verdad

Real Murcia
Mir abraza a Elady en un entrenamiento en Cobatillas.
Mir abraza a Elady en un entrenamiento en Cobatillas. / Guillermo Carrión / AGM

Otra hora y media trascendental

  • Si el Murcia de Vicente Mir, que al fin se podrá sentar en el banquillo, no gana al Linares hoy, quedará muy descolgado de la lucha por meterse en el 'playoff'. El equipo grana, que podría jugar con tres atrás y dos carrileros, arranca la jornada a cinco puntos del cuarto clasificado y lleno de dudas, tras la derrota ante el San Fernando

Solo quedan diez de las treinta y ocho jornadas con las que arrancó la Liga y el Real Murcia aún sigue sin pisar los puestos del 'playoff'. El problema es que cada vez tiene menos tiempo para enderezar el rumbo y para evitar que la temporada no acabe de forma terrorífica. O los granas luchan a partir de mediados de mayo por subir a Segunda o el fracaso de la antigua directiva y de la nueva será total.

Raúl Moro y Deseado Flores ya han gastado todas las balas que tenían en el cargador tras fichar a diez futbolistas y un nuevo entrenador, y ahora solo pueden cruzar los dedos para que las piezas encajen y que los jugadores que han llegado en enero, con mejor cartel de los que se fueron, demuestren que el desembolso y la revolución ha valido la pena. Tras el pinchazo en el estreno desde la grada de Mir en San Fernando, al Murcia solo le vale ganar ante el Linares, otro rival de la zona media de la tabla que tiene argumentos para asustar a los granas.

Para empezar, lo entrena Miguel Rivera, un viejo rockero de la categoría que pasó por el Cartagena, Águilas y Caravaca, entre otra decena de equipos, y que tiene fama de sacarle el máximo partido a sus plantillas. Al Linares lo ha situado por detrás de los ocho equipos que pelean en la zona alta, a pesar de que su objetivo era la permanencia. Busca un triunfo en la Nueva Condomina que le dejaría a solo un punto de los granas y más cerca de los puestos que le llevarían a jugar la Copa del Rey la próxima temporada.

Un goleador de Jumilla

El Linares no llega especialmente fino tras ganar solo un partido de los últimos cinco y quiere volver a soñar llevándose los tres puntos en uno de los grandes campos del grupo IV. El equipo jienense tiene gol gracias al murciano Casi, que es el máximo goleador del rival del Murcia tras la marcha de Víctor Curto. Nacido en Jumilla, José Ruiz Cutillas, Casi, es el típico delantero que, a sus 23 años, ha tenido que buscar sitio en Segunda B lejos de la Región de Murcia. Lleva 12 goles y, junto al excartagenerista Chus Hevia, es una de las grandes amenazas para la dubitativa defensa grana.

Por parte del Murcia, Vicente Mir solo tiene las bajas de Juanjo, aquejado de un problema físico, y de Víctor Curto, que no puede jugar por la acumulación de amarillas. Curto, que llegó en el mercado invernal procedente del Linares tras marcar 10 goles en la primera parte de la competición, no tenía ninguna cláusula en su contrato que le impidiera jugar. El entrenador valenciano, que ha sometido esta semana a su equipo a grandes cargas de trabajo, ha probado con dos sistemas: un 4-2-3-1 con una línea de cuatro defensas y dos pivotes tradicionales, y otro bien diferente con solo tres defensas atrás, unidos a dos carrileros que suban por la banda o bajen a defender cuando sea necesario.

Lo que parece evidente es que en la parte de arriba Sergi Guardiola jugará de delantero centro y podrá demostrar, tras un mes en Murcia, que ya está preparado para convertirse en el goleador que necesitan los granas. Por detrás de él puede jugar Rayco, otro delantero que no ha rendido pegado a la banda y que se ha sentido más cómodo jugando como mediapunta. Lo que es evidente es que el Murcia debe ganar y esperar que sus rivales pinchen. Si pasa lo contrario, el tren de cabeza se le puede escapar de forma definitiva.