La Verdad

Real Murcia

El Murcia cumple y espera

Sergi Guardiola intenta superar al portero del Córdoba B, que acaba derribándolo en la acción del penalti.
Sergi Guardiola intenta superar al portero del Córdoba B, que acaba derribándolo en la acción del penalti. / Guillermo Carrión / AGM
  • Los de Mir tumban al Córdoba B apoyados en su experiencia y acudirán a Marbella el domingo con la posibilidad de adelantarle y llegar al ansiado 'playoff'

El Real Murcia no hizo un partido brillante ayer, pero sí se mostró como un equipo contundente que sabe lo que tiene que hacer para pelear hasta el final por el 'playoff'. Aunque en el primer tramo del choque el Córdoba B se encontró con dos ocasiones claras, el Murcia demostró su pegada en el comienzo de la segunda mitad. Como en los últimos partidos, Sergi Guardiola y Curto, los delanteros que han sustituido a Borjas y Wilson Cuero, demostraron su puntería y por qué fueron los elegidos por Deseado Flores para enderezar el triste bagaje goleador del Murcia en la primera fase de la temporada. Lo mejor, además del resultado, la tercera victoria consecutiva de la 'era Mir', fue el aspecto de la Nueva Condomina con más de 10.000 espectadores, no menos del calor que se merece un club histórico que está luchando con todas sus fuerzas por salir del pozo de la Segunda B. Aunque a los granas no le acompañaran todos los resultados en esta jornada, el Murcia ha dado un paso más en cuanto a su autoestima, fundamental para visitar la próxima jornada al Marbella en otro partido clave en la remontada del equipo que preside Raúl Moro.

Además el Córdoba B era un rival peligroso, que llegaba a la Nueva Condomina tras sumar siete puntos de los últimos nueve y con jugadores arriba con mucha dinamita, como Moha Traoré y Quiles, que marcó dos goles la pasada jornada. De hecho, aunque el mando del partido en los primeros minutos lo tuvo el equipo de Mir, fue el Córdoba B el que disfrutó de las mejores ocasiones. Tras el regalo del meta visitante Valera y una posterior volea de Curto que no acabó en gol, llegó la jugada personal del propio Moha Traoré, que tras entrar en el área grana y con ángulo suficiente para fusilar a Simón, decidió asistir a Brian, que estaba en el centro del área. La suerte sonrió al equipo grana porque el extremo del Córdoba se resbaló y se fue al suelo sin rematar a bocajarro sobre la meta grana. Tres minutos después, con el susto aún en el cuerpo, el Murcia falló en un saque de esquina a favor, tras el que regaló un contragolpe a su rival que no acabó en gol por los pelos, tras una galopada del central Pablo Vega que acabó con un disparo cruzado ante la salida de Simón. Fue una ocasión de gol clamorosa que el Córdoba no supo solventar con acierto.

La chilena de Curto

El Murcia dominaba, pero sufría atrás. Las ocasiones granas no eran tan mayúsculas como las de su rival. Sergi Guardiola disparó contra el cuerpo de Vázquez, después un centro de Rayco lo remató Adri Cruz de espuela demasiado flojo y Golobart remató muy desviado de cabeza en la siguiente jugada. Hasta que llegó la mejor ocasión grana hasta el momento tras un robo de Curto y un disparo de Guardiola que paró Valera. Eran los mejores minutos del Murcia, que también tuvo otra ocasión con un disparo de Curto que se fue desviado. La grada se enganchaba. Hasta Josema, a ocho minutos para el descanso, se probó con un disparo lejano que atajó el portero visitante. Al Córdoba le costaba salir de su área y el Murcia ya merecía el gol, sobre todo tras un remate de chilena de Curto que acabó otra vez en las manos del portero. Pero el equipo grana comprobó que tenía que hacer algo más en la segunda parte para doblegar a un conjunto joven, que dejaba huecos atrás pero que arriba había demostrado ser peligroso.

En la segunda mitad el Murcia salió con ganas, como una semana atrás en el Cartagonova. Al primer minuto de juego los granas dispusieron de dos acercamientos con peligro, uno de Sergi Guardiola y otro de Curto. El Murcia necesitaba presionar más a su rival en la parte de arriba ya que la salida de balón no era el punto fuerte del filial andaluz. Mir se dio cuenta de que necesitaba reactivar el ataque de su equipo y retiró a Adrián Cruz para dar entrada a Isi para que aportara electricidad en la banda. Y la salida del extremo ciezano se notó de inmediato. En apenas dos minutos Isi dio dos asistencias muy peligrosas y Rayco mandó el balón a la escuadra.

El Murcia merecía el gol, pero antes concedió un regalo al Córdoba B que pudo cambiar el rumbo del partido. Pumar perdió un balón en una zona peligrosa, y el contragolpe del Córdoba B acabó con un centro de Moha Traoré al punto de penalti que Brian, con toda la portería para él, tiró fuera. En el contragolpe del contragolpe Sergi Guardiola se plantó solo delante de Valera y tras la entrada del portero del Córdoba B, el delantero grana se fue al suelo. El colegiado del encuentro señaló el primer penalti de la temporada que transformó el propio Guardiola en gol. Del 0-1 al 1-0 en apenas unos segundos. Antes del lanzamiento, Guardiola y Curto discutieron para ver quién lo lanzaba.

La ventaja sentó bien a los granas, que solo dos minutos más tarde se encontraron con el segundo tanto gracias a la pillería de Víctor Curto, que robó la cartera a Valera para hacer el 2-0. La inocencia del Córdoba B castigó al rival de un Murcia que tiró de experiencia en el momento más determinante del partido. Hasta el final del choque el equipo grana se limitó a manejar el encuentro a su antojo, teniendo ocasiones suficientes para ampliar la cuenta, sobre todo con los dos dos disparos de Isi y otra de Rayco. El Córdoba B lo intentó en el tramo final pero se estrelló contra un Murcia firme, que contó con el calor de una grada que debe demostrar también su apoyo en el resto de finales que aún le quedan en la lucha por el 'playoff'.