La Verdad

Real Murcia

El Murcia solicita ante la FIFA una parte de los traspasos de algunos de sus exfutbolistas

  • Denominados 'derechos solidarios', los Samper no reclamaron porcentajes que eran del club por formar a jugadores vendidos al extranjero

Deseado Flores ha levantado las alfombras desde que ha entrado en el Real Murcia. El manchego ha descubierto que el club grana ha dejado de percibir durante los últimos quince años cantidades importantes de dinero por derechos solidarios de la FIFA. O lo que es lo mismo: jugadores que vistieron la camiseta grana cuando eran jóvenes y que posteriormente fueron traspasados por otros equipos a clubes de fuera de España. El club grana maneja un listado de siete páginas repletas de jugadores que está estudiando caso por caso.

«Estamos peinando todos los documentos de todos los jugadores que han estado en el club para tener opción a cobrar estos derechos solidarios. Queremos que el Murcia cobre todo lo que le pertenece. Cuando llegamos nos sorprendió que no se hubiera movido un dedo por estos asuntos por los que han estado antes», asegura el director deportivo grana. El Real Murcia sabe, a través de sus servicios jurídicos, que hay contratos de los que firmó el club en los que figuraba una cláusula expresa en la que renunciaba a estos derechos, pero que a la vez existen muchos contratos en los que no se especifica nada y, por lo tanto, hay una pequeña parte del traspaso al extranjero que pertenece al Real Murcia.

Cuatro, para empezar

Entre los nombres que maneja el Murcia y de los que podría sacar un pellizco económico figuran de inicio cuatro nombres, aunque hay muchos más. El murciano Toni Martínez es uno de ellos. Criado en la cantera grana se marchó al Valencia para, años después, fichar por el West Ham de la Premier inglesa. El jugador del barrio del Progreso está cedido actualmente el Ofxord United. Wellington Silva es otro. Cedido por el Arsenal al equipo grana en la temporada 2013-14, el club inglés lo traspasó el pasado verano al Fluminense brasileño. El espíritu de la norma FIFA va destinada a premiar a los clubes donde estos jugadores se han formado antes de que sus clubes de origen ingresen importantes cantidades de dinero por sus traspasos.

Como el de Borjan Bastón, cuando recaló en el Swansea inglés por 18 millones de euros. En el Murcia militó en la campaña 2011-12. Raúl Albentosa es otro de los casos: jugó en el Murcia B en la 2010-11 y, tras pasar por otros equipos, llegó al Derby County de Inglaterra.