La Verdad

Real Murcia
Simón, en la Nueva Condomina, el miércoles.
Simón, en la Nueva Condomina, el miércoles. / Guillermo Carrión / AGM

Simón Ballester: «Si nos apretamos los machos, jugaremos el 'playoff' de ascenso»

  • Simón Ballester, Portero del Real Murcia

  • «Hacía falta un partido como el del Cartagena para darnos cuenta de que sí llevamos equipo para estar arriba»

Ha llegado su momento y lo está disfrutando. Simón (Murcia, 1994) ha dado un paso adelante justo cuando mejor marcha el Real Murcia esta temporada. Su constancia ha tenido recompensa. Desde muy pequeño tenía claro que su meta era ser el portero titular del primer equipo grana y en las últimas jornadas ya puede decir que lo ha conseguido, aunque no puede bajar la guardia. En el Cartagonova se consagró y dio la victoria a su equipo con varias paradas decisivas. Su deseo ahora es prolongar esa buena racha hasta terminar bañándose en La Redonda, celebrando el ascenso con su club de toda la vida.

-¿Estáis en el mejor momento de la temporada?

-El equipo se guía por sensaciones. Ahora está muy bien y el cambio de entrenador se ha visto que le ha venido bien. Estamos con confianza y si seguimos así nos vamos a meter en el 'playoff' seguro. Llevamos jugadores para estar más arriba de lo que estamos.

-También parece que haya cambiado la suerte, ya que, quizás ese penalti en el 89 [en Marbella] no se habría pitado antes.

-Nos merecemos tener un poco de suerte, ya que la primera parte ha sido bastante dura. No salían las cosas. En una temporada un equipo tiene momentos buenos y malos y parece que ahora estamos en un buen momento y que la suerte nos acompaña porque en Marbella aunque fue penalti, el árbitro también tenía que pitarlo.

-Lo que no acompañan son los resultados de los rivales para haber alcanzado ya el 'playoff'

-Estamos a tres puntos, lo tenemos en la palma de la mano. Ahora tenemos un calendario que, si nos apretamos los machos, como estamos haciendo, entraremos en el 'playoff'. Hay duelos directos y creo que está en nuestra mano.

-¿El calendario es más fácil por lo que se juegan los rivales?

-Ellos se juegan el descenso y van a ser partidos complicados, pero nosotros nos jugamos entrar en 'playoff' y eso es lo más importante. Tenemos una responsabilidad grande, ya que el club también necesita ascender.

-¿Qué ha cambiado en el vestuario con el cambio de técnico?

-Estábamos en una dinámica mala en la que no salían los partidos ni sacábamos puntos. No entrábamos en esa dinámica buena ni como equipo ni como grupo. Hacía falta un partido como el del Cartagena para darnos cuenta que sí que llevamos equipo para estar ahí arriba.

-Empezó la temporada suplente, en la Copa tampoco jugó, ¿creyó que iba a pasar una temporada en blanco?

-El año pasado me pasó lo mismo. En la Copa tenía la esperanza de jugarlo y coger minutos con el primer equipo, pero no llegó ese momento. Este año la pretemporada la cogí con muchas ganas y tenía la esperanza de empezar jugando, pero no fue así, seguí entrenando y mejorando, llegó el partido de Copa tampoco lo jugué y este año tenía un poco más de esperanza de poder jugarlo. Paco García me conocía bien y no jugar fue una piedrecita que me encontré. Al final ese no jugar me ha hecho ser mejor portero y a día de hoy estoy muy contento, ya que en vez de quedarme pensando en por qué me pasaba eso, he seguido trabajando y al final te llegan las oportunidades.

-Jugó la jornada 5 por una lesión de Diego Rivas. No encajó ningún gol pero no tuvo más oportunidades hasta que lo expulsaron.

-Sí, al dejar la portería a cero tenía esperanzas. Ese tiempo que jugué la verdad que hice una intervención buena. En la siguiente jornada jugué (por la sanción de Rivas) y Paco [García] siguió confiando en mí.

-¿Con Mir ha vuelto a empezar de cero?

-Vicente habló conmigo, porque era el portero que estaba jugando. Si llega, te quita y no te dice nada, te crea un poco la duda. Vicente lo hizo muy bien, no me conocía, pero me transmitió muchísima confianza. Le habían hablado bien de mí, pero entiendo que un entrenador en su primera semana se tiene que basar en lo que conoce. Me fastidió mucho no seguir jugando, pero lo entendí. A la siguiente semana, seguí entrenando al máximo para demostrarle que estaba preparado para ser titular. Me chocó muchísimo que cambiase de portero en una semana, pero me alegré muchísimo porque quería seguir jugando y fue un momento muy bueno.

-¿El derbi fue su consagración en el Real Murcia?

-Sé lo que es un derbi. Los he vivido en la Nueva Condomina y en el Cartagonova. Ese era un día muy especial y venía jugando muy bien. Llegué con muchísima confianza y fue un premio que yo mismo me llevé. Necesitaba una alegría como aquella. Además, fue muy especial por lo que los murcianistas sabemos que significa ese partido.

-¿Sabe que algún día provocará un ataque al corazón en la grada por su recortes con el balón?

-(Risas) Es mi juego. Me encanta jugar con los pies, me gusta de vez en cuando dejar alguna cuña. Hasta ahora no me ha salido mal, pero cada vez lo hago menos porque la gente te conoce, los entrenadores rivales lo dicen y tengo que llevar cuidado. Es mi forma de jugar porque me gusta mucho el riesgo y me sale solo.

-Como murcianista, el descenso administrativo fue un palo, pero como jugador fue una oportunidad para llegar al primer equipo

-Si lo piensas fríamente, dices 'han bajado, pero tengo más posibilidades de entrar', pero realmente me fastidió porque para el club fue una autentica faena, ya que los beneficios son bastante diferentes. Si por mí hubiera sido, prefería que el equipo se hubiese quedado en Segunda División porque para el club era lo mejor. Ahora está en nuestras manos que el equipo ascienda y ojalá lo logremos.