La Verdad

Real Murcia

Fútbol | Real Murcia

Color en la grada, final en el césped

Jóvenes aficionados del Real Murcia en el último partido en la Nueva Condomina.
Jóvenes aficionados del Real Murcia en el último partido en la Nueva Condomina. / Guillermo Carrión / AGM
  • El Murcia espera hoy de 10.000 a 15.000 espectadores en el choque ante el Mancha Real, el primero de los seis duelos vitales para llegar al 'playoff'

El aficionado que no esté preparado para las emociones fuertes, mejor que no acuda esta tarde a la Nueva Condomina y que se olvide de seguir los pasos del Murcia en la seis últimas jornadas de la primera fase de la Liga. Porque el equipo grana está inmerso en una guerra en la que tiene que lidiar seis batallas vitales por meterse en el 'playoff' de aquí a mediados de mayo. Y ni siquiera equipos de perfil bajo como el modesto Mancha Real, que visita hoy la Nueva Condomina, se lo van a poner fácil al conjunto de Vicente Mir, que más allá de los resultados que se dieron ayer y que afectan a sus rivales directos, debe ganar su partido.

Al dejarse dos puntos la pasada semana en el Municipal de Marbella, en un choque del que salió fortalecido en lo emocional, debe ganar hoy, y también el próximo domingo en Jaén, y al siguiente domingo en la Nueva Condomina ante El Ejido. El equipo que tenga más personalidad, el que tire más de orgullo y el que tenga la cabeza más fría será el que se lleve el gato al agua y el que conseguirá colarse entre los cuatro primeros. El Murcia ha reaccionado justo a tiempo y ha pasado de ser un equipo timorato y sin vigor a uno con personalidad y con hambre, que confía en sus posibilidades y que ha atemorizado a sus rivales, que hace dos semanas lo daban por muerto.

Además, el Murcia tiene un activo que casi todos los demás no tienen. A diferencia del Lorca, el Villanovense, el Marbella o el Melilla, el club grana cuenta con una afición que se está volcando cada semana más y es solo equiparable a las del Cartagena y el Mérida. Además de los cuatro mil aficionados de media, incondicionales, que han acudido a la Nueva Condomina desde principio de temporada y que ni siquiera han lanzado un reproche a su equipo, a pesar de que no cumplía ni de lejos con las expectativas marcadas, ahora se están sumando los desencantados, los que dejaron de apoyar al equipo en los últimos años y los que quieren volver a ver al Real Murcia como un equipo grande, capaz de salir del pozo de la Segunda B y de recuperar su sitio en el fútbol profesional.

Hoy, la Nueva Condomina tiene otro reto: llegar a los 15.000 espectadores. La entidad que preside Moro Martín ha lanzado un órdago a su afición para que tire de orgullo y llegue a esa cantidad. Se consiga o no, la Nueva Condomina va a presentar un aspecto por el que suspiran muchos equipos de Segunda.

Jugando al despiste

En lo deportivo, Vicente Mir ha jugado en los días previos al gato y el ratón con su once inicial. Con David Sánchez y Golobart fuera de combate, Adri Cruz tiene una contusión en el sóleo, y ni siquiera Curto, su delantero de más confianza, está al cien por cien. Ahora falta por saber qué piezas va a mover Mir. En el centro del campo, Armando es intocable ya para el entrenador valenciano, mientras que Diego Benito tiene todos los número para volver a la medular grana. Rayco e Isi también podrían volver, igual que Borja Gómez o Fran Morante, que pelearán por ocupar el sitio que ha dejado libre Golobart en la zaga. Hasta Elady, que la semana pasada hizo méritos en Marbella, podría tener minutos ante su exequipo.