La Verdad

Real Murcia

Sigue la racha, pero se resiste el premio

Pumar intenta marcharse de un rival.
Pumar intenta marcharse de un rival. / LOF
  • El Murcia suma su sexta jornada sin perder y sale vivo ante el rival más peligroso de los que tiene hasta el final de Liga

El Real Murcia saltó al césped de la Nueva Victoria sabiendo que un triunfo en Jaén le metería de lleno en el 'playoff'. Los pinchazos el sábado del Marbella y el Melilla habían allanado el camino del equipo grana, que volvía soñar con una jugada a tres bandas. Los pupilos de Mir, con una gran racha, se habían ganado el derecho a saborear un premio que pareció cerca durante toda la temporada, pero que se había tornado inalcanzable con el paso de las jornadas. Cada vez que lo había tocado con la punta de los dedos, acabó dejándolo escapar. Como pasó ayer.

Tampoco fue el día para entrar entre los cuatro primeros. El de Jaén fue un partido de lucha, de brega y de pelea. De alta tensión, donde los daños colaterales de un fallo y de una derrota podían ser trascendentales. Por eso, el punto supo bien a los más de quinientos aficionados que se desplazaron desde Murcia y a los jugadores de Mir. También a los del Jaén, un equipo que había recuperado la fe. El Murcia estuvo lejos de perder, pero también a kilómetros de distancia de ganar. No fue el Murcia del Cartagonova, ni tampoco el de la primera parte de Marbella, pero demostró que tiene claro que debe jugar con el calendario y tomar oxígeno para intentarlo otra vez la próxima semana. Por eso el punto tiene dos caras: no culminó la remontada, pero salvó el escollo más duro de las últimas cinco jornadas.

Para la nueva ocasión de meterse en el 'playoff', el entrenador valenciano del Real Murcia alineó el once que más prestaciones le ha dado desde su llegada, hace mes y medio. No quería experimentos de inicio. El choque arrancó con una aparición en ataque de Sergi Guardiola, aunque un minuto después las buenas sensaciones se disiparon cuando Diego Benito se fue al suelo echándose la mano a la rodilla. El susto duró más de cinco minutos, aunque el madrileño pudo seguir en el campo. Lo peor es que la efervescencia inicial del Murcia quedó en nada. El juego era tosco y la propuesta del Jaén también, hasta que los granas decidieron llevar la iniciativa a partir del primer cuarto de hora. De hecho, Sergi Guardiola comenzó a caer a una banda y puso dos centros al área que no encontraron rematador.

Piernas pesadas

Tras los primeros minutos de tanteo y de exceso de precauciones, el Murcia tiró de jerarquía en la medular. El problema: no conseguía llegar con claridad a la meta de Felipe Ramos y solo podía contabilizar como ocasión una caída de Sergi Guardiola en el área a los treinta minutos de partido. La importancia de los puntos en juego y el calor pesaba en las piernas de los veintidós protagonistas del choque en la Nueva Victoria. Y la tensión: no era un partido cualquiera, podía convertirse en vital en la temporada.

Hasta que en los últimos minutos de la primera parte el choque fue cogiendo temperatura. Después de una chilena de Víctor Curto, el Jaén se estiró y se acercó al área grana con peligro. Sobre todo, en una jugada que acabó con la caída de Nando en un encontronazo con Golobart. A pesar de que el Murcia era el dominador, el Jaén también necesitaba la victoria para escapar del descenso y a veces pegaba latigazos. Aun así, la primera parte acabó más cerca del área del Jaén, con otra caída de Curto y con el Murcia acercándose a base de jugadas de estrategia.

Pero los granas necesitaban más y Mir tomó medidas en el descanso. La primera fue sentar a Pumar, que no había estado fino en los primeros cuarenta y cinco minutos, y dar entrada a Juanjo, un lateral con más profundidad. José Ruiz pasó a jugar de lateral izquierdo. Además, Isi también entró por Diego Benito buscando más mordiente y carácter en los últimos metros. La apuesta ofensiva del técnico grana era total y al minuto de la reanudación llegó la primera ocasión con un disparo cruzado de Rayco que se paseó por la portería jienense.

Parecía que iba a cambiar el envoltorio del choque. Atrás, Josema ejercía de jefe de la defensa grana, en otro partido sublime del ilorcitano. Pero el choque, lejos de tornarse de color grana, se convirtió en un ida y vuelta peligroso. Hasta que llegó la mejor ocasión local del partido con un remate de Fede que sacó Simón con los puños. Los resultados de un paso en falso eran demasiado severos no solo para la victoria parcial, también para el objetivo global de meterse en el 'playoff'. Irse para arriba con todo parecía un suicidio a pesar de que un punto pudiera parecer poco premio. Era un partido para tener la cabeza fría.

Las ocasiones del Jaén y sus constantes llegadas a la línea de fondo hicieron creer a los de Barla en la victoria. El Murcia sufría y necesitaba salir de atrás. Pero solo contaba con las apariciones de Isi. Hasta que a la media hora de la segunda parte tuvo que intervenir de nuevo Simón para sacar una mano prodigiosa a un disparo de Aguado.

El Murcia sintió miedo, por momentos, y decidió pensar a medio plazo. Con el paso de los minutos ambos equipos fueron contemporizando, echando el freno de mano, comenzando a hacerse a la idea de que, quizás, el empate no era tan malo. El Murcia no se iba a meter en el 'playoff', pero iba a seguir muy cerca, a pesar de las victorias del Mérida y el Villanovense. Ha aguardado tanto que le da igual esperar una semana más.