La Verdad

Real Murcia

El día más feliz en un año de sufrimiento

Roberto Alarcón golpea la pelota en una jugada del encuentro disputado ayer ante El Ejido.
Roberto Alarcón golpea la pelota en una jugada del encuentro disputado ayer ante El Ejido. / Nacho García / AGM
  • Los granas tumban a El Ejido y se meten entre los cuatro primeros, a falta de tres jornadas para el final, después de un choque cargado de ocasiones. Era la segunda vez consecutiva en que los de Mir dependían de sí mismos para llegar al fin a un puesto de privilegio

Por segunda semana consecutiva el Real Murcia dependía de sí mismo para meterse en los puestos de 'playoff' y esta vez no desaprovechó la oportunidad. Tras varios meses de sufrimiento, el club grana ha conseguido su objetivo a tres jornadas para el final de la primera parte de la Liga y ahora ya puede mirar el futuro con más optimismo. Los pinchazos del Mérida y el Melilla se lo pusieron en bandeja, y el equipo de Mir remató la faena ante más de 13.000 espectadores que dieron a la Nueva Condomina un aspecto de Segunda, precisamente la categoría a la que aspirará a regresar a partir del próximo 21 de mayo, fecha en la que arrancan las eliminatorias de ascenso. Solo falta que ahora, en las tres últimas jornadas, muestre la misma solvencia que ha mostrado desde que llegó Mir y entre en la fase de ascenso con la misma seguridad que ha exhibido en las siete últimas jornadas, en las que ha ganado cinco partidos y ha empatado dos.

El Murcia, sabedor de que podía ser un día redondo, arrancó con brío, con unos primeros minutos muy intensos. Pumar, a los cuarenta y ochos segundos, estrelló un balón en el larguero. El equipo de Mir saltó al terreno de juego muy motivado, con ganas de solventar el choque a las primeras de cambio. Además, siempre intentó salir desde atrás con el balón controlado, como los equipos grandes que tienen muy claro cuál es su plan. El equipo grana se gustaba y sus hombres de arriba estaban especialmente enchufados y participativos. El dominio murciano se transformó en una segunda gran oportunidad de gol después de un centro de Juanjo y un remate de Sergi Guardiola de cabeza que se marchó fuera por poco.

Además, en una jugada del propio Sergi Guardiola en el minuto 17 El Ejido debió quedarse con un hombre menos. Admonio, que se durmió y vio como el delantero jumillano le robó la cartera, tuvo que recurrir a pararlo con falta a pesar de ser el último defensa, aunque el colegiado solo le mostró la amarilla. La falta señalada la tiró Curto muy cerca de la escuadra, en otra gran ocasión de gol grana. El dominio era total y faltaba la guinda del gol. Pero El Ejido, que llegaba a la Nueva Condomina enrachado tras sumar cuatro victorias y un empate en los seis últimos partidos, comenzó a despertar. Primero con una internada de Javilillo que desbarató Pumar y después con un saque de esquina que botó el propio Javilillo y que otra vez Pumar sacó debajo de los palos.

Premio merecido

El Murcia se repuso y creó otras dos grandes ocasiones de gol: un cabezazo a bocajarro de Golobart y después un disparo desde la frontal de Roberto Alarcón que paró Manu García. La primera parte, tras un torrente de ocasiones mayoritariamente granas, terminaba con empate a cero y con la grada entregada a un Real Murcia con carácter, agresivo, que se jugaba la vida y que había merecido una victoria parcial.

Y en la primera ocasión de la segunda mitad llegó el gol, en un saque de esquina botado por Armando que Josema, tras el remate fallido de Golobart, introdujo en la red con un remate de '9' puro. El central ilorcitano volvía a salir al rescate del Real Murcia. El premio llegaba tarde para los méritos hechos por el equipo grana en la primera mitad, pero lo suficientemente temprano como para que la afición grana pudiera respirar tranquila, sin sufrir hasta el final.

Además, después de varios acercamientos con peligro de El Ejido que solventó con jerarquía Simón, una jugada de tiralíneas del ataque grana acabó con una asistencia de Curto a Guardiola que el jumillano se encargó de materializar en gol. Era el tanto de la tranquilidad total, el que permitía al Real Murcia empezar a saborear su puesto de 'playoff' tras meses de remar a la contra. Eso sí, el equipo grana encontrará la misma dificultad que ayer le planteó El Ejido cuando la próxima jornada visite a un Sanluqueño que quiere evitar el descenso y que ha ganado los dos últimos partidos. En el campo de El Palmar, el próximo domingo, a las 19 horas, será la primera vez que los granas defiendan su puesto de privilegio entre los cuatro primeros clasificados.

Las lágrimas de Isi

El Murcia siguió gustándose hasta el final del partido, con Sergi Guardiola buscando su segundo gol y con un Víctor Curto que impartió varias clases de cómo asistir y crear espacios para sus compañeros. Y eso que el tarraconense no está al cien por cien y hace un gran esfuerzo cada semana para jugar. La mala noticia para el club grana, en el día más feliz de una temporada cargada de suspense y nerviosismo, llegó a diez minutos del final cuando Isi, en una jugada de ataque, se fue al suelo lesionado y roto por el dolor en el tobillo. En principio el ciezano padece una rotura de ligamento en el tobillo y es posible que tarde aún un tiempo en volver a jugar. Pero seguro que sus compañeros, que ayer se tiraron a darle ánimos cuando era retirado en camilla del césped de la Nueva Condomina, están dispuestos a dedicarle el ascenso.