La Verdad

Real Murcia

7M en La Roda, el gran desembarco

Parte de los 2.500 aficionados granas que estuvieron el 3 de mayo de 2014 en el Rico Pérez.
Parte de los 2.500 aficionados granas que estuvieron el 3 de mayo de 2014 en el Rico Pérez. / ´Alex Domínguez
  • Los directivos del Murcia quieren que el campo se llene con 2.000 aficionados y que el equipo se sienta arropado el domingo como si jugara en casa. La cercanía de la población, lo vital de los puntos para llegar al 'playoff' y el bajo precio de las entradas, incentivos

La directiva del Real Murcia quiere que la fecha del 7 de mayo de 2017 ocupe un lugar privilegiado en la historia del club, que se convierta en una cita recordada en el futuro porque la marea grana protagonizó uno de los grandes desplazamientos lejos de la Nueva Condomina. Por eso, la directiva de Raúl Moro solicitó 2.000 entradas a La Roda para el duelo de la penúltima jornada de Liga con el objetivo de que el Municipal de la localidad albaceteña solo tenga un color: el grana. El actual presidente del equipo, respaldado por Deseado Flores, su hombre fuerte en el club, piensa que tener un respaldo masivo en la grada el próximo domingo (12 horas) es la forma ideal de lograr el primer gol de un partido vital para el futuro de la entidad centenaria.

El Murcia de Vicente Mir, si vence a La Roda, no solo podría dar un paso de gigante a la hora de clasificarse para el 'playoff', es que, además, si gana, aparecerá durante unas horas por delante del Cartagena y el Villanovense en la clasificación. La distancia, de solo 181 kilómetros, y el asequible precio de 8 euros por ver el duelo, hacen que los dirigentes sean optimistas y piensen que el desplazamiento de los aficionados pueda ser similar a otros que aparecen en el retrovisor.

Mirando atrás, el primer desplazamiento masivo desde la inauguración de la Nueva Condomina se produjo el 12 de mayo de 2007, cuando cerca de 900 aficionados acompañaron al Murcia hasta Ponferrada, en el duelo que supuso la vuelta grana a Primera. 11 autobuses y decenas de coches particulares llegaron hasta El Toralín para presenciar un 1-1 entre leonenses y murcianos que condujo a los de Alcaraz a la máxima categoría del fútbol español. 1.600 kilómetros entre la ida y la vuelta que no se hicieron nada pesados a los aficionados.

Tres años después se produjo otro gran desplazamiento masivo que acabó bastante peor. Fue al estadio de Montilivi, en Gerona, en un choque que supuso la vuelta del Murcia a la Segunda B. Los casi 1.400 kilómetros entre la ida y la vuelta no fueron impedimento para 600 aficionados que acabaron con lágrimas en los ojos.

Al menos, la afición murcianista no tardo mucho en llevarse alguna gran alegría. En la temporada siguiente, en Segunda B, el Murcia de Iñaki Alonso consiguió pasar a la cuarta eliminatoria de la Copa del Rey, donde le tocó el Real Madrid a doble partido. En la ida, en la Nueva Condomina, el choque acabó con empate a cero y una semana más tarde la marea grana se envalentonó para acompañar a su equipo en el Santiago Bernabéu. En total, y a pesar de tratarse de un miércoles por la noche, 2.200 aficionados estuvieron con un Murcia que cayó 5-1 contra el equipo de Cristiano Ronaldo y Mourinho. Esa misma temporada, el 30 de mayo de 2011, el Real Murcia consiguió el ascenso a Segunda División en el Anxo Carro de Lugo, en un partido en el que tuvo detrás a 1.000 murcianistas que se metieron entre pecho y espalda 2.000 kilómetros.

El Rico Pérez, campo propicio

En los últimos años Alicante y Cartagena se han convertido en dos de los escenarios favoritos de la afición grana. De hecho, el Rico Pérez registró la mayor avalancha de murcianistas de los últimos años. Fue el 3 de mayo de 2014. El Murcia de Julio Velázquez iba como una moto hacia el 'playoff' de ascenso y visitaba en la jornada 37 a un Hércules que luchaba por no bajar. 22 autobuses y centenares de coches hicieron que 2.500 aficionados murcianos se concentraran en una de las gradas altas del estadio alicantino. Los goles de Kike, Saúl y Héctor Font en propia puerta dieron la victoria a los granas 2-3.

Dos años después, con el Murcia de Aira en el 'playoff' de ascenso a Segunda tras un año en el grupo I de Segunda B, fueron 1.700 los granas que apoyaron a su equipo. Fue el 23 de mayo de 2015 y la ida de la primera eliminatoria acabó 1-1, con gol de Isi. El último desplazamiento masivo de la afición se produjo la pasada campaña, al Cartagonova, estadio donde el Murcia perdió el liderato ante 1.600 murcianistas.