La Verdad

Real Murcia

Último viaje hacia el 'playoff' de ascenso

Miembros de la peña Los Coloraos preparan, ayer, los bocadillos y los dulces de los que disfrutarán en la jornada de hoy en el viaje a La Roda.
Miembros de la peña Los Coloraos preparan, ayer, los bocadillos y los dulces de los que disfrutarán en la jornada de hoy en el viaje a La Roda. / Vicente Vicens / AGM
  • El Murcia, que estará apoyado por 2.500 aficionados en el Municipal de La Roda, busca certificar su billete para las eliminatorias a Segunda ante un rival que ya está descendido a Tercera y no gana desde hace meses

El Real Murcia ha luchado contra corriente durante la segunda vuelta para llegar a este momento de la temporada dependiendo de sí mismo. Lo tiene de dulce, tras meses en los que parecía que no llegaba. Después de una primera vuelta irregular, en la segunda y, tras la incorporación de diez jugadores en el mercado invernal que han elevado el nivel de la plantilla, el equipo grana comenzó la escalada hacia la cabeza. Y tras varios acercamientos, en la jornada 35 y después de ganar a El Ejido, consiguió colocarse cuarto, puesto que le concede, temporalmente, el billete para luchar por el ascenso.

Hoy el escenario para rematar la faena es el mejor posible para los de Vicente Mir. Aunque el equipo grana juega la penúltima final de la primera fase de la Liga en el campo de La Roda, lo hace ante un equipo descendido que hoy solo se juega la honra y que tiene en el delantero murciano Megías, con 15 goles en su cuenta, al mayor peligro.

Pero el Murcia no será un visitante en el Municipal de La Roda, ya que este será más grana que manchego. Con un aforo de 4.000 espectadores (aumentado en 1.000 personas con una grada supletoria), cerca de 3.000 de los que acudan al choque de este mediodía habrán llegado desde Murcia, tanto en el viaje en autobús organizado por la Federación de Peñas y Los Coloraos como en centenares de coches particulares. Una afición que con la movilización de hoy quiere demostrar que está a la altura de un equipo que se encuentra en uno de los momentos más importantes de su vida y que necesita ayuda. Desde el final de la campaña 2013-14, cuando el Murcia de Velázquez rondaba el ascenso a Primera y 2.500 murcianistas invadieron el Rico Pérez de Alicante, no se producía un desplazamiento tan masivo.

Por eso el Murcia estará como en casa, con todos los aperitivos adornados de forma inmejorable para que el equipo que preside Raúl Moro sume una nueva victoria y afronte la última jornada de Liga en la Nueva Condomina ante el Extremadura ya clasificado, o dependiendo de sí mismo para meterse en el 'playoff'. Le falta dar el último empujón a una gran reacción en un momento en el que la fuerza mental y la experiencia de jugadores como Juanjo, David Sánchez y Curto, entre otros, debe ser decisiva.

Un once que funciona

La semana ha sido feliz y motivadora para el murcianismo, solo emborronada por la suspensión del homenaje a José Rico, el Panadero de Archena, mítico aficionado fallecido en 2002 que iba a ser recordado ayer con el estreno de un plaza a su nombre en su localidad natal. Por lo demás, todo ha marchado sobre ruedas. El técnico grana ha recuperado a Adrián Cruz y a Diego Benito, dos centrocampistas que hoy podrían tener opciones de jugar junto a David Sánchez y Armando, ambos indiscutibles con Vicente Mir.

Por lo demás, el equipo que podría alinear el técnico valenciano en La Roda se parecerá mucho al que la semana pasada ganó ante el Sanluqueño. Con Simón más que afianzado en la portería, Juanjo y Pumar serán los laterales, con Golobart y Josema en el centro de la defensa. Con David Sánchez y Armando en el centro del campo y Curto, Rayco y Guardiola arriba, la única duda parece radicar en si Elady le quita el puesto a Roberto Alarcón, o incluso en si Mir prefiere sentar a los dos y meter otro centrocampista más, con un planteamiento de inicio más conservador que el puesto en liza en las últimas semanas de Liga.

El estado de ánimo es tan diferente en ambos equipos como sus últimas rachas ligueras. El conjunto grana llega al partido en el mejor momento de la temporada, tras sumar 20 de los últimos 24 puntos. En los últimos ocho encuentros, que han coincidido con los vividos por Mir en el banquillo grana, el Real Murcia ganó seis y solo se dejó puntos en dos, en la visita a Marbella y Jaén. Un esfuerzo final que le ha colocado en una situación privilegiada para cerrar la liga regular con un puesto asegurado para jugar las eliminatorias de ascenso. La Roda, que está descendido desde hace semanas, está en un situación antagónica. El equipo de Pato, exentrenador del Cartagena, solo ha ganado un partido en casa en toda la temporada, sumando la mayoría de los puntos que acumula en su casillero en las cuatro victorias a domicilio y los 13 empates. Ha perdido los últimos seis encuentros y la última vez que puntuó fue el pasado 19 de marzo, en la visita del Lorca a tierras manchegas. El único partido en casa en el que el conjunto manchego agarró la victoria fue el 22 de enero, con una victoria ajustada ante el Granada B por 3-2.

El aspecto psicológico

La penúltima jornada de Liga en el grupo IV de Segunda B tiene más de psicológica que de futbolística. El equipo que esté más fuerte mentalmente tendrá mucho ganado. Paradójicamente, si el Murcia vence en su partido ante La Roda que se disputa a las doce del mediodía, se colocará segundo en la clasificación de manera provisional, igualado a puntos con el Cartagena y con uno más que el Villanovense, a los que obligará a ganar los partidos que jugará por la tarde. El Murcia, si gana, podría acabar la jornada clasificado para el 'playoff', y jugará indirectamente con la ansideda de sus rivales en un final de temporada en el que todo le está saliendo a pedir de boca y en el que la afición grana, arropando a su equipo, ha demostrado que también quiere jugar.