La Verdad

Real Murcia
Miembros de la peña Región Grana, ayer, con sus camisetas del 'playoff' en la Nueva Condomina.
Miembros de la peña Región Grana, ayer, con sus camisetas del 'playoff' en la Nueva Condomina. / Guillermo Carrión / AGM

Fútbol | Real Murcia

La segunda plaza como gran colofón

  • Una carrera matinal y la camiseta del ascenso darán colorido al adiós a la fase regular, en un encuentro que puede acabar a lo grande si el Murcia gana y el Villanovense cae en Sanlúcar

Si el equipo de Vicente Mir resbalara esta tarde ante el Extremadura, en la Nueva Condomina, la afición grana no podría reprocharle gran cosa. Sería casi inmoral. Los nueve partidos consecutivos sin perder, con siete victorias y dos derrotas, han demostrado que de no ser por el afán de superación de la plantilla grana y de su fe inquebrantable, el objetivo se hubiera quedado por el camino. De no ser por el arreón final en Sanlúcar, por ejemplo, o en otros partidos donde el equipo de Mir se pudo conformar con un empate y, sin embargo, se tiró a tumba abierta a por la victoria, el equipo grana podría estar hoy contra las cuerdas, ahogado por los nervios y dependiendo de terceros para meterse en la fase de ascenso.

La ambición en momentos determinantes de partidos que se convirtieron en finales ha marcado la diferencia del Real Murcia con el Mérida y el Melilla, otros dos claros aspirantes que fallaron en los momentos clave. Esto ha hecho que el equipo grana tenga hoy el billete para el 'playoff' y, sin embargo, extremeños y norteafricanos se hayan quedado con dos palmos de narices.

La afición grana desea, pese al reconocimiento que ha hecho a su equipo en las últimas semanas, que su equipo entre al 'playoff' por la puerta grande, como tercero y, si puede, como segundo. ¿Por qué no? Los números de los pupilos de Mir son admirables, pero el murcianismo quiere más. Tiene voracidad de alegrías tras todos los varapalos de los últimos años. Al menos, si el Villanovense no pincha, la grada quiere acabar en tercera posición, por delante de un Cartagena que hace tres meses vivía un momento de gloria.

Descifrados los dos grandes objetivos del equipo grana para hoy, acabar segundos o terceros en la liga regular y por encima del Cartagena, Mir no tiene más remedio que dar oportunidades a los que menos han jugado. A esos que, gracias a su entrega e intensidad en los entrenamientos, han hecho mejores a sus compañeros. Es un tópico, pero es real. El trabajo de la segunda línea del equipo grana ha hecho que los titulares no hayan levantado el pie del acelerador. La competencia ha elevado la exigencia y los resultados. Mir, que pondría otra vez a los titulares para que no bajen la intensidad de cara al 'playoff', sabe que tiene que enchufar a todos los demás y, de paso, dejar descansar a futbolistas como Víctor Curto, con problemas físicos que le han hecho jugar con molestias y dolor casi desde que llegó, o David Sánchez, el motor que ha dado sentido al juego grana durante un final de temporada brillante. El entrenador valenciano buscará el término medio: dar descanso y oxigenar a su equipo sin perder la cara a un partido clave para la clasificación y para poder escoger un itinerario en el 'playoff' con menos trampas.

Jugadores como Alberto López, que llegó desde el Mallorca B en el mercado invernal para reforzar la banda izquierda, o Borja Gómez, que se ha visto relegado al banquillo por el gran rendimiento de Josema, podrían aparecer en el once titular. También centrocampistas como Adri Cruz y Javi Saura, relegados a un papel secundario por las lesiones y por el buen trabajo de David Sánchez, Armando y Diego Benito.

Y en la parte de arriba, Rubén Ramos podría tener minutos desde el principio. Las lesiones han lastrado esta temporada al ex del Alcoyano y no le han permitido tener continuidad después de un buen arranque de curso. También podrían descansar para entrar limpios en el 'playoff' Juanjo, Rayco, Diego Benito y Alarcón, futbolistas que cuentan para Vicente Mir y que están al borde de la suspensión.

Un rival engrandecido

El Extremadura, por su parte, llega a la Nueva Condomina relajado tras conseguir la pasada semana la salvación en casa. En el Francisco de la Hera, como en Murcia, las cosas han cambiado radicalmente desde enero hasta ahora. En diciembre de 2016, el Extremadura era segundo por la cola y apuntaba a Tercera. Pero la entrada de un grupo inversor, la llegada de jugadores de superior categoría y el fichaje de Juan Sabas para el banquillo, reactivaron un proyecto en el que Luis Oliver, hasta hace poco accionista del Betis, busca, a medio plazo, el ascenso.

Con los nuevos mimbres, el Extremadura solo ha perdido dos partidos en la segunda vuelta y es, junto al Lorca y el Murcia, el mejor equipo del grupo IV desde enero. El conjunto azulgrana llegó el pasado viernes a Murcia, y Sabas aprovechará para dar descanso a jugadores como el propio Doblas, Willy y Carlos Rubén, titulares indiscutibles y grandes protagonistas de la remontada en la tabla que les ha permitido llegar a la última jornada salvados. El Extremadura, que hace dos semanas desplazó a mil aficionados a Jaén y que metió a 10.000 espectadores en su campo en la final ante el Sanluqueño de hace siete días, también vendrá a la Nueva Condomina acompañado por un autobús de seguidores que quieren seguir de fiesta una semana más, y luchar la próxima temporada, a pesar de ser una localidad de 30.000 habitantes, por subirse al carro del fútbol profesional.

A correr, a las 9.30 horas

Antes de conocer el resultado final de la Liga, la Nueva Condomina será hoy una fiesta. Además de las dos entradas de regalo que ha recibido cada socio y la que se llevarán por la mañana los corredores de la carrera alrededor del estadio (9.30 horas), el club ha vendido varios miles de camisetas del 'playoff', que invadirán la grada de un color aún más grana. Será como la pintura de guerra para el asalto a Segunda. Cada aficionado que lleve la camiseta y que no sea socio podrá entrar gratis a la grada lateral y dar más colorido a una jornada que arranca a las 9.30 horas alrededor del estadio y que puede acabar a las ocho de la tarde con el Real Murcia siendo segundo, algo impensable hace dos meses.