La Verdad

Real Murcia

En estado de ebullición

José Ruiz cae al césped tras la entrada de un rival.
José Ruiz cae al césped tras la entrada de un rival. / Javier Carrión / AGM
  • El Murcia golea al Extremadura, acaba la Liga con una racha de diez partidos sin perder y se aprovecha del pinchazo del Villanovense para finalizar segundo

Vicente Mir ha hecho un milagro. En las once jornadas que ha dirigido al Real Murcia ha sido capaz de cambiar la cara a un equipo que parecía hundido, sin rumbo, y que no tenía pinta de jugar el 'playoff'. De ser endeble a ser indestructible. El técnico valenciano, con un discurso modesto, sin altibajos y muy firme, ha conseguido convertir a los granas en un grupo campeón, capaz de firmar una racha en el final de Liga brillante de diez partidos sin perder, con ocho victorias y dos empates. Una trayectoria que lo ha metido en la fase de ascenso a toda máquina, a tope de pulsaciones y con el mejor de los estados de ánimo posibles. La mejor forma de afrontar seis semanas de dura pelea para intentar llegar al fútbol profesional a finales de junio. El Murcia llega al 'playoff' cargado de moral y dispuesto a barrer a cualquier equipo.

Mir, que al final ha conseguido su deseo de acabar como segundo de grupo gracias a la victoria de ayer del Murcia y el pinchazo del Villanovense, hasta se permitió el lujo de hacer una revolución total en su once ante el Extremadura. De hecho, solo Roberto Alarcón y Guardiola repitieron respecto al equipo que la pasada semana saltó al césped del Municipal de La Roda. Los puntos en juego eran importantes para el equipo grana a la hora de terminar la primera fase de la temporada con un buen sabor, pero también era fundamental para el valenciano dar una oportunidad a la segunda línea grana. Al final, a Mir le salió todo redondo y mató dos pájaros de un tiro, enchufando a toda la plantilla grana a un sueño que arranca hoy con el sorteo de la fase de ascenso.

En los primeros minutos fue Elady el que más ganas mostró. El jugador jienense, que llegaba al choque en estado de gracia tras marcar dos goles ante La Roda, hizo una jugada individual en los primeros minutos, aunque su disparo salió alto. Unos minutos más tarde hizo otra aproximación que no encontró rematador. El Murcia era un equipo chispeante, aunque también cometió algún error por falta de concentración, como el que provocó la jugada de Javi, que disparó alto. La ocasión más clara de la primera parte para los visitantes llegó a los veinte minutos, cuando una pérdida de balón de Adri Cruz en el centro del campo propició un contragolpe de Javi Pérez que buscó a Willy. El delantero del Extremadura se plantó cara a cara con Diego Rivas, aunque el portero suplente del Murcia cubrió bien la portería y evitó el 0-1.

El Murcia se repuso pronto del golpe. Primero con un disparo de Roberto Alarcón que se fue arriba y después con otra llegada grana en una jugada en la que participaron Alberto López, Ramos y Adri Cruz, que disparó demasiado flojo. Pero la jugada para enmarcar de la primera parte llegó a la media hora de juego, cuando Elady robó un balón en el centro del campo y, tras avanzar algunos metros, sirvió una asistencia de gol a Roberto Alarcón, que de forma inteligente dejó el balón pasar para que Rubén Ramos, con un gran gesto técnico, sentara a un defensor y al portero y mandara el balón a la red. Una jugada cargada de técnica y confianza que dejaba patente la calidad de la segunda línea de atacantes granas.

Guardiola no falla

El equipo estaba en estado de ebullición y Sergi Guardiola se probó con un disparo que salió mordido. El Murcia tenía más hambre, quería más. Solo cuatro minutos más tarde del primer gol, otro pase de mérito de Roberto Alarcón acabó en la diana, ya que esta vez Guardiola colocó el remate en toda la escuadra. Los delanteros del Real Murcia estaban en estado de gracia, con la puntería afinada y les salía todo. La grada disfrutaba de un choque que a las siete de la tarde dejaba al cuadro grana como segundo del grupo IV debido al pinchazo del Villanovense en Sanlúcar de Barrameda. La fiesta era total en una grada llena de camisetas granas.

La segunda parte, con el partido casi resuelto, arrancó con un ritmo más plomizo, con los dos equipos perdiendo demasiados balones en el centro del campo, pero con un Murcia que no se conformaba con el 2-0. El Extremadura, con más titulares que suplentes sobre el campo, apenas llegaba a la meta grana. A los siete minutos de la reanudación Borja Gómez se encontró con un balón muerto en el punto de penalti, pero lo estrelló contra el portero visitante. Doce minutos después José Ruiz se soltó la melena y mandó un balón al larguero, fue justo antes de que Curto, que había salido por Guardiola, tuviera su primera oportunidad.

El delantero tarraconense saltó al césped con hambre, pero no encontró su gol hasta la recta final del partido, en un doble remate cargado de raza y coraje que acabó en la red. El Murcia, que tuvo ocasiones para acabar con un resultado más holgado, demostró que es un candidato firme al ascenso y que llega a la fase decisiva de la temporada en un momento más que dulce. La Nueva Condomina, que agradeció el esfuerzo, se fue contenta casa y pensando que, aunque el Murcia acaba la Liga segundo, la misma posición que el año pasado, tiene muchas más posibilidades de ascender.