El 'nuevo' Cobatillas calma al vestuario

Cobatillas, en buen estado, en la sesión de entrenamiento celebrada ayer./ Vicente Vicéns / AGM
Cobatillas, en buen estado, en la sesión de entrenamiento celebrada ayer. / Vicente Vicéns / AGM

La plaga de lesiones había levantado recelos en la plantilla del Murcia, que vuelve a un campo resembrado. El mal estado del césped, la poca exigencia de Sanlúcar y el éxodo a otras superficies, causas de que 14 jugadores hayan pasado por laenfermería

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El dato es escalofriante: solo 9 jugadores de los 23 que tiene el Real Murcia no han tenido que pasar por la enfermería esta temporada. El equipo ha sido víctima del pésimo estado de los terrenos de juego de Cobatillas y de la Nueva Condomina, ambos recientemente arreglados. El césped no ha estado a la altura, hasta ahora, del nivel de un equipo que aspira al ascenso, pero la llegada de la selección sub 21 a la Nueva Condomina y la resiembra del campo principal de entrenamiento de Cobatillas han cambiado una situación que era insostenible para los jugadores.

El campo principal de entrenamiento luce ahora un buen aspecto, tras una sesión de cuidados intensivos y después de varias semanas de reposo. Mientras, el equipo de Salmerón vivió un éxodo. La pasada semana el Murcia se ejercitó en cuatro superficies distintas, algo perjudicial para la salud de los futbolistas, que produce lesiones de forma indirecta. Pasó por los campos de césped artificial de la Universidad de Murcia hasta el del Pinatar Arena, la Nueva Condomina y el campo anexo de Cobatillas, que sigue en pésimo estado. Un periplo que, en teoría, ya no tendrá que volver a realizar dado que Cobatillas volverá a ser el campamento base y la Nueva Condomina está bien tras el paso del combinado de Celades.

9
de 23 son los jugadores granas que se han librado de pasar por la enfermería esta temporada.
14
han sufrido diferentes lesiones; la más grave fue la de Curto, que estará fuera unos 6 meses.
4
campos diferentes utilizó el Murcia la semana pasada. Espinardo, Pinatar, Cobatillas y NC.

Según el club grana, «se está trabajando todo el año en los campos, como hicimos desde que llegamos. La temporada pasada pasó igual, ya que los campos estaban muy mal y acabaron muy bien».

Los futbolistas del Murcia pidieron al extécnico grana que hiciera entrenamientos más largos y duros

Pero por el camino, el que se llevó la peor parte fue Víctor Curto, lesionado el pasado 15 de octubre, cuando su equipo se enfrentaba al Marbella en la Nueva Condomina. El delantero grana, en la lucha por un balón, chocó contra un rival y se rompió el ligamento cruzado anterior. No se puede demostrar que el mal estado del césped haya sido el culpable, pero el hecho de estar seco, de que no se regara en los minutos previos, como es habitual, por el fallo de una bomba y que tuviera mucha arena, influyó en una acción en la que a Curto se le quedó el pie clavado.

La Nueva Condomina también fue el escenario en el que se lesionó David Mateos, esta vez en un entrenamiento, al meter el pie en un agujero. Fue antes del choque que el 5 de noviembre enfrentó a los granas frente al Jumilla. La elongación en el aductor de la que todavía no se ha repuesto del todo, aunque ya entrena con aparente normalidad, fue la consecuencia.

Otra de las lesiones gordas del año fue el esguince de ligamento de Fran Carnicer, también consecuencia directa del césped de Cobatillas. El centrocampista andaluz pisó mal en un entrenamiento antes de la resiembra y tuvo que retirarse con una lesión que, aunque era de ocho semanas, acabó en cinco gracias a la implicación del jugador, que acortó los plazos. Pero la lista de lesiones menores es interminable. Molinero tuvo una sobrecarga en el bíceps, mientras que Pedro Martín, Mateos y Jordan tuvieron problemas en los aductores. Santi Jara, Juanra, Fede Vega (también sufrió del cuádriceps) y el propio Pedro Martín han estado tocados de los isquiotibiales, lesiones achacables por los expertos a la rotación constante por varios terrenos de juego y superficies.

Martín suma ya tres lesiones musculares este año, mientras que Llorente se hizo un esguince de tobillo en Cobatillas, un problema que también han tenido Xiscu y Juanma Bravo. Las continuas pequeñas molestias que han sentido los jugadores y que no les han dejado entrenar con normalidad se han traducido en el cansancio del equipo grana al final de los partidos. Como en el choque de Copa contra el Barça, cuando varios de ellos pidieron el cambio a la vez en el tramo final. De momento, solo Santomé, Chamorro, David Sánchez, Armando, Orfila, Álex Ortiz, Elady y Nadjib se han librado de la enfermería.

Pisar el acelerador

Para la plantilla grana el culpable de la avalancha de lesiones no ha sido solo el césped y la rotación por diferentes campos. También ha influido la mala planificación física de Sanlúcar. Y es que, obsesionado por el miedo a las lesiones, el gaditano se decantó en su etapa por hacer sesiones cortas y con poca carga física, hasta el punto que los mismos futbolistas pidieron a su extécnico que pisara el acelerador y que alargara los entrenamientos.

Incluso Fernando Moreno, el preparador físico que llegó con Sanlúcar, tuvo algún roce con su técnico ante la imposibilidad de entrenar más fuerte. Cuando era técnico grana, en sus círculos más cercanos, comentó en varias ocasiones que prefería «que los jugadores se lesionaran en los partidos y no en los entrenamientos». Semanas después de su marcha, pesos pesados del vestuario grana como Biel Ribas y David Sánchez señalaron a Sanlúcar como parte del problema de los malos resultados. «Ahora estamos entrenando bien», aseguran.

«Nunca hice una jugada así que acabara en gol»

Santi Jara es el protagonista de la semana en el Murcia. Su tanto en Almendralejo ha dado la vuelta al mundo: «Es un gol que al final nos da los tres puntos, aunque fuera muy bonito y haya salido en muchos sitios. No deja de ser un gol que nos concedió la victoria y que nos da la opción de estar en una zona más tranquila y la oportunidad de mirar hacia arriba, que es lo que queremos», afirma.

Le ha dado tiempo de ver el gol varias veces: «Es una conducción que empieza desde muy lejos. Parece sencillo porque se estorban entre los defensas. Luego vi el disparo muy claro», asegura. Jara ha marcado goles en su carrera, pero como el del domingo, ninguno: «Nunca hice una jugada así que acabara en gol».

El manchego ya avisó de que solía hacer este tipo de jugadas: «Cuando llegué a Murcia dije que me caracterizo por conducir bien el balón, pero nunca había metido un gol así». El Murcia es distinto: «Llevo tres semanas diciendo que somos otro equipo. Creo que es fruto de que las cosas se están haciendo bien y quiero pensar que con el tiempo vamos a estar mucho mejor, pero no nos vamos a confiar».

El siguiente choque será ante el Badajoz, el sábado a las 19.00 horas, en la Nueva Condomina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos