Fútbol | Segunda B

Basadre: «Es un orgullo entrenar al Murcia, es un equipo de Primera»

Víctor Basadre, este sábado, durante su primera rueda de prensa en Cobatillas./Javier Carrión / AGM
Víctor Basadre, este sábado, durante su primera rueda de prensa en Cobatillas. / Javier Carrión / AGM

El nuevo técnico grana asegura que se siente «sereno y confiado» y que le hubiera gustado ver a Sanlúcar triunfar

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Víctor Basadre es una persona discreta, que no está acostumbrada a los focos. Este sábado hizo su primera aparición en la sala de prensa de Cobatillas y antes de que arrancara su primera rueda de prensa como entrenador del Real Murcia dejó una muestra de su inexperiencia en estos actos: «No estoy muy acostumbrado a posar, así que no sé donde mirar», dijo, a la vez que los fotógrafos tomaban instantáneas del nuevo técnico grana.

Su elección para sacar del atolladero al club grana alteró su ritmo vital: «No hay motivo para no dormir, tengo la conciencia tranquila. Pero si es cierto que se notan muchas cosas nuevas. Como los 250 mensajes que el primer día tenía en mi teléfono móvil. O las 70 o 80 llamadas que recibí en las primeras horas, incluso de gente que no conocía. Pero es lógico, es la repercusión que tiene el Real Murcia. Este es un club de Primera, un toro de los grandes. Lo tengo claro desde hace mucho tiempo. Para mí es un orgullo, pero soy más amigo de la vida tranquila y me abruma un poco», dijo el gallego.

Pero Basadre aceptó el reto, sin dudarlo: «Me siento muy sereno, confiado y muy tranquilo. Lo digo de corazón, me siento refrendado por los días que llevo con el grupo. La predisposición ha sido muy buena. El nivel de aceptación de la plantilla ha sido el correcto, todo ha sido muy positivo». Quiso acordarse de su antecesor: «Me hubiera gustado muchísimo que hubiera triunfado, porque el trato hacia mí fue exquisito. Ojalá que Sanlúcar hubiera triunfado y hubiera llevado el equipo a Segunda. Y a mí me hubiera gustado llegar a Segunda B con el filial, lo digo de corazón. Yo personalmente tengo mis retos, he vuelto este año a ser profesional del fútbol tras algunos momentos duros, pero no tenía prisa por llegar a Segunda B, y menos en esta circunstancia. Eso sí, la oportunidad es única».

El nuevo entrenador del Real Murcia explica cuál fue su relación con Murcia: «La primera vez que pise Murcia fue en el año 1992, con el Lugo. Llovía a cántaros. Nos alojamos en el Hispano y yo me acababa de sacar el carné de entrenador. El Lugo jugaba en La Condomina un partido de 'playoff' contra el Elche porque el Martínez Valero estaba clausurado. La ciudad me encantó. Luego Fabri me trajo de segundo entrenador al Murcia, e hice amistad con mucha gente. Ellos fueron los culpables de que después, ya con familia, decidiera asentarme en la Región. Aquí me siento muy bien, como uno más. He trabajado en el Murcia en varias etapas. Incluso cuando vivía en el norte también trabajé para el Murcia, haciendo informes, en muchas ocasiones», afirmó.

Basadre es un apasionado de este deporte: «He visto fútbol todos los fines de semana, durante toda mi vida, desde los 16 años, y de tres a cinco partidos en directo cada fin de semana. Intento estar siempre al día. Muchos de los jugadores que están aquí ya los conozco de etapas anteriores. He participado en hacer la plantilla, pero las decisiones las han tomado Deseado Flores y Juanma Barroso, yo solo he colaborado dando mi opinión. Pero no he sido el típico entrenador de filial que solo los ha visto jugar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos