Pagan 110.000 euros para poder inscribir a los recién fichados

ALBERTO GÓMEZMURCIA

El Real Murcia se puso ayer manos a la obra para desbloquear la suspensión de los derechos federativos que pesa sobre el club por las denuncias que arrastra ante la AFE por algunas de las deudas que tiene pendientes. El equipo grana presentó un justificante de pago ante la federación murciana en el que atestigua que había realizado un ingreso por valor de 110.000 euros, el total de los pagos que debía efectuar. La federación española debe confirmar esta mañana que ha recibido el ingreso y levantar el bloqueo para que la entidad pimentonera pueda tramitar las fichas de Molo y Carlos Martínez, fichajes del Murcia en el presente mercado invernal y que a última hora de ayer no habían sido dados de alta.

Sin embargo, los granas deberán hacer frente a otro pago que parece que no entraba en sus planes. El Murcia debió pagar el 30 de diciembre como muy tarde 15.000 euros al Betis de Valladolid por la deuda que tienen los pimentoneros con este club por el traspaso de Sergio Escudero al Schalke 04 alemán, pero los murcianistas hicieron el pago a mediodía de ayer, motivo por el que deben abonar otros 3.000 euros adicionales. Así se firmó ante notario el 1 de agosto de 2017, en caso de que el Murcia pagara fuera de plazo.

El Betis recibió ayer esos 15.000 euros, pero comunicó por correo electrónico a María Dolores Alcolea, secretaria de presidencia de los murcianos, que deben abonar otros 3.000 euros para que la entidad vallisoletana retire su denuncia ante la federación española.

Por otra parte, el jugador Wilson Cuero, ahora en el Linense, pero que jugó la temporada pasada en el Murcia, también debe cobrar. Ayer no lo hizo. Además, el extrenador Manolo Sanlúcar y su ayudante Fernando Moreno también denunciaron a los pimentoneros.

Biel Ribas, a la espera. Medita denunciar al club

Además, según apuntó ayer el diario 'Última Hora' de Mallorca, el portero del Real Murcia Biel Ribas puede estar meditando denunciar a los granas por los impagos de las nóminas. La primera plantilla lleva camino de estar tres meses sin cobrar y el guardameta fijó una cláusula en su contrato en la que quedaba libre en caso de que se produjera un retraso en el pago de su salario de un mes y diez días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos