Raúl Moro fija una asamblea extraordinaria en diciembre para remodelar su Consejo

Tras la marcha de José Carrilero, el extremeño no se siente totalmente apoyado en el órgano de dirección de la entidad y busca nuevas caras para recuperar el control

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Consejo de Administración del Real Murcia tiene las piezas justas. Tras la renuncia de José Carrilero, el órgano de dirección del club cuenta con cinco consejeros, los mínimos legales. Raúl Moro, propietario del 84% de las acciones de la entidad, quiere más apoyos tras la marcha de Carrilero y quiere renovar el gobierno del club, en el que también se encuentran Deseado Flores, Miguel Martínez, Stefan Settels y Enrique López. Cabe recordar que los tres últimos procedían del Consejo anterior liderado por Martínez Abarca y que llegaron a él tras el fallecimiento de Jesús Samper en diciembre de 2015 con el objetivo de mantener a la entidad con vida, mientras que Flores desembarcó en el Murcia hace un año de la mano de Moro.

En la Junta Extraordinaria, fijada para el viernes 1 de diciembre, los dos únicos puntos del orden del día son el «cese del actual Consejo» y el «nombramiento del nuevo», una circunstancia que apunta a que la remodelación en el órgano de dirección del club puede ser total. Moro quiere sumar a su proyecto a consejeros que tengan proyección en la Región y al mismo tiempo llegada al tejido empresarial. El extremeño también quiere nuevos consejeros que acompañen en los viajes al primer equipo. Lo que llama la atención es que la Junta Extraordinaria haya sido fijada apenas unas semanas antes de la fecha en la que el Consejo debería fijar la Junta General anual en la que deben aprobarse las cuentas del ejercicio y en la que también podrían haberse aprobado estos ceses y nombramientos de nuevos consejeros. Algunos miembros del actual Consejo se enteraron en la tarde de ayer, y por sorpresa, de la celebración de esta Junta Extraordinaria que puede ser vital para el futuro del club.

Fotos

Vídeos