Fútbol | Real Murcia

García de la Vega: «El Real Murcia es mío y lo recuperaré»

Mauricio García de la Vega, ayer, en su apartamento junto a la Nueva Condomina./Nacho García / AGM
Mauricio García de la Vega, ayer, en su apartamento junto a la Nueva Condomina. / Nacho García / AGM

«No tengo miedo. Vengo de México y allí las cosas son complicadas, lo que nos forja el carácter y hace que no nos rindamos», afirma el empresario mexicano

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Mauricio García de la Vega no se rinde y se ha empeñado en recuperar el Real Murcia, un club que adquirió el 7 de marzo, tras ejecutar una opción de compra del contrato que firmó junto a Raúl Moro en la notaría de Antonio Escolano. El de Guadalajara (México) es un hombre de firmes convicciones que no piensa dar su brazo a torcer, a pesar de todas las zancadillas que está recibiendo en las últimas semanas. Enfrente tiene a un grupo encabezado por el propio Moro, que, junto a Deseado Flores, Miguel Martínez y Pedro Contreras, ha abierto las puertas del club al empresario oriolano Víctor Gálvez, pero el mexicano no se asusta y desde uno de los pisos integrado en las torres de la Nueva Condomina sigue trabajando en su estrategia para recuperar el Murcia, que vivirá un episodio importante mañana en la vital Junta de Accionistas.

«Hice un exhaustivo estudio antes de comprar el Murcia. Nadie conoce este club mejor que yo»

-¿No quiere tirar la toalla?

-Yo vengo de México y allí las cosas son muy complicadas, lo que nos forja el carácter de una forma que hace que no nos rindamos. Yo hice mi plan de vida aquí, tengo pensado traer a mi familia hasta Murcia y alquilar una casa. Vamos a hacer nuestra vida aquí. Lo aposté todo al Real Murcia, porque el proyecto me gustó y la afición me parece fenomenal. Tenemos varios proyectos alrededor del club y hay grandes oportunidades para llevarlos a cabo.

«Algunos se aferran con uñas y dientes a seguir en el club; todo nace el día que decidí prescindir de ellos»

-¿De quién es el Real Murcia?

-El club es mío, yo ejercí una opción de compra después de hacer un exhaustivo estudio día a día. Nadie conoce el club mejor que yo, me metí hasta las tripas. Todo lo que está pasando ahora es una reacción posterior a la opción de compra que hice yo y tras una serie de decisiones que tomé respecto a gente que estaba dentro del club y que tenían que marcharse, pero hay gente que se aferra con uñas y dientes a estar ahí. Pero estoy trabajando para que se solucione todo este asunto y confío mucho en las instituciones, tanto del deporte como las de España. Hagamos todos un esfuerzo por estar dentro de la ley.

«Si siguen con el atropello y construyendo una casa sobre ladrillos falsos, tarde o temprano se va a caer»

-¿Le sorprende todo lo que está haciendo Moro contra usted?

-Más que la actitud de Moro es la de la gente que ha gestionado el club y está moviendo todo este asunto para agarrarse a sus puestos. Moro no es consciente de los actos legales que está realizando. Avisados están. Yo, a través del notario, les he notificado que están cometiendo irregularidades. Dos consejeros ya optaron por la legalidad. El Consejo no puede desoír la solicitud de inscripción de la compra que hicimos. Fue un requerimiento formal.

-Lo que más daño le puede estar haciendo es no haber pagado el mes de febrero a los jugadores.

-Hice una aportación de dinero en enero y quedé con los jugadores en pagar otra vez en febrero. Pero cuando llegó la fecha, pagué a la gente que tenía situaciones críticas. Comuniqué a los jugadores que, en cuanto tuviera el control absoluto del club, se les iba a liquidar febrero y marzo. Era la idea que teníamos, llevar al día todo lo del año 2018 y ver la forma de compensar los atrasos de antes de mi llegada.

«En la última reunión con los Gálvez me amenazaron de forma violenta, por eso tuve que llamar a la Policía»

-¿Qué le hizo recular?

-Se lo dije a los jugadores y a los empleados: cuando tuviera el control del club, haría las aportaciones necesarias. Es muy difícil aportar dinero cuando el club lo manejan otras personas que, además, han realizado una mala gestión anterior. De hecho, antes de que yo llegara, ya habían salido dos consejeros por este motivo. Tres consejeros que hoy permanecen ya habían echado a dos consejeros que querían gestionar el club de otra manera. Había dispendios exagerados y otras cosas anteriores que lo único que hacían era empeorar la situación. Yo quiero hacer una administración responsable, una aportación de dinero y, como inversionista, yo quiero que haya disciplina financiera.

-Lo curioso es que, si el grupo de Moro y Gálvez no lo consideran el propietario, ¿por qué le ofrecen un millón para que se vaya?

-Eso me llamó la atención. Yo pedí a Gálvez que se fuera, que el dinero que había puesto se lo devolvería para dejar zanjado este asunto. Ellos pensaron que poniendo un papel sobre la mesa que ellos querían que yo firmara iba a decir que sí. Pero mi intención es quedarme. Después me quisieron echar de la oficina los agentes de seguridad. Y me amenazaron de manera violenta, por eso tuve que llamar a la Policía.

-¿No hubo ninguna posibilidad de llegar a un acuerdo? ¿Es imposible que trabajen juntos?

-Ofrecí a Gálvez que, si de verdad quería aportar, que el millón que me ofrecía a mí se lo diera al club, que lo aportara al Murcia y que pudiéramos hacer las cosas juntos. Estoy abierto a que cualquier persona que quiera ayudar al Murcia, lo haga. Pero me dijo que no, ni siquiera hablamos de a cambio de qué. Le propuse hacerlo dentro de un marco legal. Todo esto puede perjudicar la imagen del Murcia.

-¿Por qué ha acudido al TAS y no a la justicia ordinaria?

-En el contrato teníamos subrogado un posible arbitraje al TAS y vamos a esperar a que decida. Es un organismo supremo para temas deportivos. Tanto la Liga como la Federación y el Consejo Superior de Deportes estarán muy atentos a lo que decida sobre la inscripción de las acciones.

-¿Cúal es su objetivo ahora?

-Que reine la legalidad, que la gente que está haciendo esto irregularmente pueda reflexionar. Si siguen con el atropello y construyendo una casa sobre ladrillos falsos, tarde o temprano se va a caer. Será en un día, en un mes o en dos meses, pero el Real Murcia es mío. Ejecuté una opción de compra previa y seguí todos los pasos legales.

-¿Le dolió no estar en el derbi?

-Es un tema secundario. Lo importante son los jugadores y su profesionalismo. Me duele, pero no tiene tanta importancia. Lo importante es que el equipo vaya bien.

-¿Le preocupa que la afición se canse de tantos problemas?

-Yo he venido a aportar soluciones. Todo este problema no lo he originado yo y necesito que los aficionados separen las situaciones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos