Fútbol | Real Murcia

Ribas, un hueco sin grietas en el corazón grana

Biel Ribas contempla cómo entra el balón en el 2-1, el pasado sábado./Antonio Gil / AGM
Biel Ribas contempla cómo entra el balón en el 2-1, el pasado sábado. / Antonio Gil / AGM

Su compromiso y su sinceridad mantienen intacta la fe de la afición en el meta, pese al error en el derbi. El ex del UCAM es un jugador especial que no deja indiferente: ama la naturaleza, vive apartado de la ciudad y se pirra por su todoterreno y su barco

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

No parece que el gol encajado por Biel Ribas el pasado sábado en el Cartagonova, que fue clave en la derrota grana, vaya a pasar factura al portero balear. El remate de Aketxe pilló por sorpresa a uno de los mejores futbolistas del Murcia en lo que va de temporada. El balón pasó por debajo del guardameta grana, que incluso lo desvió hacia el interior de la red con su cuerpo. Fue una jugada cargada de mala suerte.

Pero el fallo y la parte de culpa que pudo tener Ribas en el definitivo 2-1 ha pasado desapercibido para la afición grana, que ve al ex del UCAM como uno de los baluartes que pueden devolver al club grana al fútbol profesional. «Con la cabeza bien alta, hemos luchado hasta el final. La mala suerte nos condenó. Sí, mala suerte. Dos goles de rebote, a seguir remando», aseguró en su cuenta de Twitter tras el derbi. También se acordó de los murcianistas que fueron al Cartagonova: «Lo vivido al final con la afición, impresionante», dijo, en relación a los minutos posteriores al encuentro que los futbolistas del Murcia pasaron junto a sus aficionados en el fondo norte del Cartagonova, pidiendo disculpas por la derrota.

14 partidos ha jugado en Liga con el Real Murcia,
en los que ha encajado 16 goles. En los cuatro últimos partidos ha encajado solo dos.
2 penaltis ha detenido Biel Ribas
esta temporada que se han transformado en 4 puntos. Ante el Villanovense y el Granada B.

El del sábado no era un partido fácil para Ribas, que el pasado verano protagonizó uno de los casos más sonados del mercado de fichajes, coqueteando a la vez con el Murcia y el Cartagena, al que finalmente dejó plantado. Su foto estrechando la mano de Deseado Flores en Mallorca cuando tenía apalabrada su llegada al Cartagena incendió las redes sociales y las relaciones entre los dos clubes. Precisamente Ribas quería pedir disculpas a Paco Belmonte por la forma en la que se gestionó su fichaje por el Murcia, y así se lo hizo saber a través de un mensaje, aunque finalmente el encuentro no se produjo en el derbi por los compromisos de ambos.

«Mi reto cuando firmé era cambiar la opinión de muchos murcianistas sobre mí; esta presión me va muy bien»

«Los futbolistas somos mercenarios. No tengo la vida solucionada y busco estabilidad», afirma

«El verano fue difícil para mí por lo del Cartagena y el Murcia. Lo tenía casi hecho con el Cartagena, pero en el último momento se metió Deseado y me llamó, la oferta fue irrechazable», aseguró el portero grana antes del derbi a Popular Televisión. De hecho, no tiene pelos en la lengua para mostrar las razones que mueven a los futbolistas a decantarse por uno u otro equipo: «Siempre, en este tipo de decisiones hay un motivo económico. El aficionado a veces no lo entiende, pero los futbolistas somos mercenarios del fútbol. Yo no tengo la vida solucionada y tengo que buscar económicamente una estabilidad», afirma, demostrando que, efectivamente, no tiene pelos en la lengua.

Las personas que coincidieron con Biel Ribas en el UCAM le tiran elogios, pese a que ahora juega en un eterno rival: para todos sus excompañeros es simpático y muy directo, es agradable en el trato y nunca se esconde. Además tiene carácter ganador, clave en su carrera futbolística. «El juego del Real Murcia no es muy atractivo aún, pero lo importante son los puntos. Desde luego que desde que fiché por el Murcia me siento observado, pero esa presión añadidada a mí me va bien. Me gusta jugar con esta presión. Cuando firmé por el Murcia sabía que muchos murcianistas estarían en mi contra, pero mi reto era cambiar la opinión de la gente. También es normal que la afición, cuando estaba en el UCAM, se metiera conmigo. Sabía donde me estaba metiendo cuando fiché por el Murcia».

Por las calas de Mallorca

Detrás de Biel Ribas se esconde un perfil de jugador diferente, lejos de los estereotipos actuales que siguen la tendencia marcada por las grandes estrellas internacionales, tanto a la hora de vestir como de pasar el tiempo libre. Ribas es otra cosa. Nacido en Palma de Mallorca hace 31 años, es un amante empedernido de la naturaleza. En sus perfiles en internet se deja ver descendiendo un río en piragua, escalando una montaña y disfrutando junto a su perro Brutus de sendas y paisajes que atrapan los sentidos. También es habitual que el portero grana se pierda con su barco por las calas de Mallorca.

Destaca asimismo su cuidado todoterreno, con el que va a todas partes desde su casa en un resort cercano a Corvera, donde vive desde que llegó hace casi dos años al UCAM. Es otra de las actividades que le gusta: meterse por cualquier camino con su 4x4, que en alguna foto ha mostrado lleno de barro hasta los topes. Los coches, es fácilmente apreciable, son otra de sus grandes pasiones. Incluso ha protagonizado alguna anécdota graciosa esta campaña en su nuevo equipo, como cuando hizo un encargo de carne procedente del norte para celebrar una barbacoa en Cobatillas de la que iban a disfrutar todos sus compañeros. El problema es que la carne, uno de sus platos preferidos, fue enviada al UCAM Sports Center, uno de los locales que regenta la UCAM, su exclub.

Rápidamente el propio Ribas se personó para recogerla y pedir perdón por el fallo. Son ciertos detalles que dibujan la personalidad de un portero que esta temporada se ha acostumbrado a salvar al Murcia en muchos de los partidos que ha puntuado. Como cuando detuvo un penalti en Villanueva de la Serena, cuando el Murcia perdía 1-0 y estaba al borde del descalabro. Ribas paró el penalti y después Curto logró el empate. Una situación parecida a la del Murcia-Granada B, cuando el balear detuvo un penalti al Granada en los primeros minutos, hecho que cambió el rumbo de un encuentro que ganó el Murcia 2-0. De ahí que su crédito esté aún intacto y que su afición confíe ciegamente en él.

Fotos

Vídeos